La comarca de Ferrol ha recuperado su dique de mareas

Ferrol recupera su dique de mareas

Ferrol recupera su dique de mareas

El dique de mareas de A Cabana, situado en Ferrol y uno de los grandes atractivos turísticos de la ciudad, es una de las construcciones de este tipo más antiguas de Europa. Este singular enclave ha vuelto a la vida tras una reciente restauración


Cristina Cabana
Madrid | 4 octubre, 2019

Tiempo de lectura: 4 min



El tejido industrial ferrolano le ha ido ganando terreno al mar. La silueta de la ría está marcada por las grúas y barcos de los astilleros o del Arsenal Militar, pero existen rincones en los que el océano ha sido capaz de recuperar su lugar. Es el caso del dique de mareas de A Cabana, una de las pocas construcciones de este tipo que continúan en pie.

Dique de mareas A Cabana
Vista de pájaro el dique. Foto: SB26 Arquitectos

La historia de la ría de Ferrol está innegablemente ligada a la construcción naval. A principios del siglo XIX ya existían tres astilleros en la zona, destacando de entre ellos el Arsenal Civil de A Cabana. Su particularidad residía en el pequeño dique de mareas que albergaba en sus instalaciones. Fue el primero en construirse en Galicia, el segundo más antiguo de España y es, actualmente, el único de este tipo en Europa.

Pedro Carrasco, oficial del cuerpo de ingenieros de la Armada, explica a El Ágora que los diques de mareas son los “más satisfactorios para el medio ambiente ya que no necesitan ningún medio de achique”. Su funcionamiento es muy sencillo: el diseño está adaptado para utilizar el movimiento de las mareas de manera que cuando el mar está en su punto más alto, los barcos atracan en el dique y cuando la marea está en su punto más bajo se vacía por completo, lo que permite cerrar la compuerta y empezar a trabajar en la nave.

El hecho de usar las mareas como método de entrada al dique hace que no puedan construirse en cualquier costa. Se necesitan zonas de gran calado que hagan accesible la entrada para los barcos. Este tipo de movimientos marinos se suele dar en las costas canadienses y en algunas zonas de Gran Bretaña, pero los diques más destacados de estos lugares son de “media-marea”. El sistema es muy similar, pero se necesitan métodos de achique para evacuar el agua por completo.

Su actividad ha variado a lo largo de la historia

Dique de mareas A Cabana
Transformación de barco en el dique de A Cabana. Foto: Biblioteca Nacional de España

Además de las peculiaridades técnicas, el dique de A Cabana destaca por los diferentes usos que se le han dado a lo largo de la historia. Durante sus comienzos, hacia el año 1810, albergó construcciones para la Armada Española y sirvió de apoyo del Arsenal Militar que se encuentra en las proximidades. Su actividad naval continuó hasta principios del siglo XX, cuando las instalaciones del dique fueron vendidas para convertirlas en una fábrica de jabón, actividad que cesó a mediados de siglo.

Desde entonces la zona tienen un carácter más lúdico, llegando a ser una de las discotecas más famosas de la zona. ‘La Nave’ fue la sala de referencia para los jóvenes de la comarca entre finales de los 90 y principios de los 2000 y a su lado el dique de mareas sufría una considerable dejadez que distaba mucho del gran papel que tuvo años atrás.

El cierre de la sala de fiestas supuso un nuevo abandono del lugar, el lodo anegó el fondo de la construcción y los temporales de viento y lluvia que azotan la zona hicieron mella en sus cantiles, que no recibían ningún tipo de mantenimiento.

La restauración, una nueva vida para el dique

Dique de mareas A Cabana
Vista desde el dique de A Cabana. Foto: SB26 Arquitectos

Esta situación se vio revertida en el año 2017, cuando el ayuntamiento de Ferrol empezó un proyecto para su rehabilitación. Las obras, que terminaron el pasado mes de julio, han permitido que el dique de mareas de A Cabana recupere su esencia y se convierta en uno de los referentes turísticos de la zona, no solo por su historia en la comarca, sino por ser uno de los pocos diques de mareas que aún quedan en pie en el mundo.

Tras la limpieza del fondo y la restauración de las naves, que actualmente son utilizadas por el Club de Remo de A Cabana, la zona ha recuperado su encanto y se ha convertido en uno de los atractivos turísticos de la ciudad.

Según explica Pedro Carrasco, con la restauración realizada podría incluso volver a utilizarse como dique: “Estaría bien que albergase algún barco de exposición que sirviese para explicar su funcionamiento y las condiciones especiales que presenta”.

El mar ha sido y siempre será uno de nuestros grandes aliados y en esta ocasión ha ganado un pequeña batalla y ha recuperado una pequeña parcela a la tierra.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Entradas destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies