¿Qué es una rissaga o ‘tsunami’ atmosférico?

¿Qué es una rissaga o ‘tsunami’ atmosférico?

En algunos lugares, como Menorca, en Baleares, se experimentan bruscas subidas del nivel del mar de hasta dos metros. Es un fenómeno de origen meteorológico, causado por cambios de presión barométrica

 


Esta semana, la Agencia Estatal de Meteorología lanzaba un aviso por peligro de rissaga en Menorca, indicando que se podían esperar súbitas subidas del nivel del agua de hasta 90 centímetros, lo que podría afectar a las embarcaciones de los puertos y también causar violentas entradas de agua en el litoral.

¿Qué es una rissaga? Este término balear, que podría traducirse como resaca, se refiere a un curioso fenómeno que ocurre en diversos mares del mundo y que, en el caso de España, es especialmente llamativo en Menorca, la más norteña de las islas Baleares.

En las calas y puertos de Menorca se pueden experimentar oscilaciones extraordinarias del nivel del mar que llegan a alcanzar los dos metros de amplitud en periodos de 10 minutos. Es una bajada rápida de la marea que viene acompañada inmediatamente de una subida más brusca si cabe.

Hay que tener en cuenta que el Mediterráneo es un mar que tiene mareas astronómicas muy suaves, no más de 20 centímetros arriba o abajo en periodos de varias horas. Por eso, la elevación del mar en un orden de hasta 10 veces mayor, y en apenas unos minutos, siempre ha parecido un fenómeno extraordinario… y violento.

Hay referencias históricas que documentan la aparición de este tipo de eventos marinos desde hace siglos, pero no fue hasta mediados del siglo XX cuando los científicos establecieron las causas.

La formación de las rissagas se debe principalmente a factores meteorológicos. Las mareas normales, que afectan a todos los océanos del mundo, están relacionados con la atracción gravitacional que la Luna ejerce sobre la Tierra. Es un fenómeno astrónomico.

Las rissagas, sin embargo, tienen un origen localizado en la propia Tierra. Son las variaciones en la presión atmosférica las que provocan estas alteraciones con fuerte oleaje y subidas descontroladas del nivel del mar. También se las conoce como meteotsunamis, pero en ningún caso tienen que ver con seísmos marinos, como ocurre en los tsunamis o maremotos, sino con la meteorología.

«La formación de las rissagas se debe principalmente factores meteorológicos»

Una de las claves para la aparición de la rissaga es la generación de ondas gravitatorias en el seno de una corriente de vientos fuertes en niveles medios y altos de la troposfera. Son condiciones especiales atmosféricas que también se ven afectadas por la configuración de la costa.

La explicación científica al fenómeno de las rissagas señala que el tipo de interacción entre el mar y la atmósfera que las produce solo acontece durante los meses más cálidos del año. Tanto es así, que hasta ahora solo ha habido constancia histórica de rissagas en el Mediterráneo español entre abril y octubre.

Hay también una circunstancia fundamental relacionado con la topografía que explica la aparición de las rissagas. Tiene que ver con la propia configuración del puerto o la cala donde estas acaecen. En el caso de Menorca, es el puerto de Ciutadella, en el extremo oeste de la isla, el que históricamente sufre más el fenómeno.

Esto se debe a que la propia forma de la bahía, con una longitud de un kilómetro y una anchura de 50 metros y un pronunciado talud entre su bocana y el fondo del mar, amplifica el efecto de la masa de agua movida por el proceso atmosférico.

A vista de pájaro, el puerto de Ciutadella parece un perfecto refugio para los barcos, inexpugnable también para un ataque desde el mar. Pero, cuando se dan las condiciones atmosféricas necesarias, es el propio mar el que asesta un bofetada brutal a los barcos anclados en él.

Efectos de una rissaga en el puerto de Ciutadella. | FUENTE: Meteored
Efectos de una rissaga en el puerto de Ciutadella. | FUENTE: Meteored

 

Efectos de una rissaga en el puerto de Ciutadella. | FUENTE: Meteored

«Las mareas normales, que afectan a todos los océanos del mundo, están relacionados con la atracción gravitacional que la Luna ejerce sobre la Tierra»

Como explica Jorge González Márquez, del Centro Meteorológico Territorial en Illes Balears, en un interesante y documentado artículo en Meteored, “el fenómeno de la rissaga se manifiesta como un descenso repentino del nivel del agua del puerto, que llega a quedar vacío en cuestión de minutos en las zonas de menor profundidad”. Debido a esto, las barcas de pescadores llegan a tocar fondo y muchos peces mueren por asfixia. “Otras zonas del puerto no quedan totalmente vacías, pero sí se aprecia en ellas un descenso del nivel del agua que obliga a quedar varadas a numerosas embarcaciones”, añade González Márquez.

Pasados unos minutos, el agua vuelve repentinamente al puerto, lo que provoca el arrastre de las embarcaciones, que se golpean entre sí o contra los muelles, sufriendo severos daños. La avalancha de agua puede provocar también inundaciones en zonas próximas al puerto o a la cala, afectando a infraestructuras o personas.

Como señala el experto Jorge González Márquez, el fenómeno puede repetirse cíclicamente durante horas, «pudiendo surgir de nuevo en el mismo día o en días sucesivos después de un periodo de calma».

Otros casos de mareas altas

La importancia de la estructura del terreno sobre el efecto de las mareas puede apreciarse de forma espectacular en la bahía de Fundy, en el Atlántico canadiense, que es mundialmente conocida por sus grandes mareas, que pueden alcanzar 21 metros y es tenida como el lugar de la Tierra que experimenta las más altas fluctuaciones del nivel del mar en la costa durante el día y a lo largo del año.

En este caso, el fenómeno no es atmosférico, como son las rissagas, sino puramente de interacción entre la fuerza del mar y la forma de la costa.

Vista cenital de la bahía de Fundy, en el Atlántico canadiense. | CRÉDITO: National Oceanographic and Atmospheric Administration and U.S. Geological Survey (USGS) Woods Hole, MA Labels by Syagria.)
Vista cenital de la bahía de Fundy, en el Atlántico canadiense. | CRÉDITO: NOOA Y  U.S. Geological Survey (USGS) Woods Hole, MA Labels by Syagria.)

La bahía de Fundy tiene la forma de un embudo de 80 kilómetros de anchura en la entrada y termina en dos prolongamientos estrechos. Los científicos explican que el período que tarda el oleaje para ir de un extremo a otro de la bahía y el tiempo que transcurre entre dos mareas altas, que es de unas 12 horas, es similar. De este modo, los dos fenómenos entran en resonancia y amplían la diferencia entre la marea alta y la marea baja.

Hay que añadir también que la bahía se estrecha gradualmente entre su entrada y los estrechos senos de su final, de modo que el volumen de agua se ve forzado a alterar su configuración y subir de la altura para compensar la disminución de la anchura.

Un fenómeno similar se vivió en Japón, durante el tsunami de 2011, cuando algunos puntos de la costa sufrieron el embate de olas de tamaño gigantesco. Si aquel maremoto de origen sísmico azotó el litoral con olas de hasta 20 metros de media, en algunos puntos estas llegaron hasta los 50 de altura, debido a la estructura costera. Afortunadamente, esto ocurrió en lugares no poblados.

Imagen que deja ver la diferencia del nivel de la marea en la bahía de Fundy en el Atlántico de Canadá. | FOTO: Mary Lane
Imagen que deja ver la diferencia del nivel de la marea en la bahía de Fundy en el Atlántico de Canadá. | FOTO: Mary Lane

Documentos desde el siglo XV

Las rissagas en el puerto de Ciutadella, en Menorca, se conocen desde hace tiempo. Hay referencias del siglo XV que hablan de hundimientos de barcos en el puerto a causa de mareas extraordinarias y repentinas

En el caso de las islas Baleares, la interacción entre la atmósfera y el mar como causa de la rissaga fue tratada por primera vez en 1979 por Jansá y Ramis, desarrollando un modelo matemático para su estudio. Estos autores apuntan como novedad, la posible influencia de ondas gravitatorias generadas en niveles medios de la troposfera por efecto de la cizalladura del viento como causa de las oscilaciones de presión atmosférica en la superficie


Para saber más sobre rissagas recomendamos el artículo La rissaga, publicado por Jorge González Márquez en Metored.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas