¿Por qué el agua vence a la piedra?

¿Sabías por qué el agua vence a la piedra?

Un estudio de la Universidad de Minnesota Twin Cities muestra por qué las gotas de líquido tienen la capacidad de erosionar superficies duras, un descubrimiento que podría ayudar a los ingenieros a diseñar materiales más resistentes a la erosión


«El agua puede fluir o puede golpear, sé como el agua, amigo mío». La famosa frase «Be water» pronunciada por el especialista en artes marciales Bruce Lee se ha empleado en mil formas y campañas publicitarias, y con ella, al estilo de la filosofía zen, se señalan las virtudes de la adaptación y la tenacidad, y la capacidad que tiene lo débil de vencer a lo fuerte.

Ahora, un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Minnesota Twin Cities revela por qué las gotas de líquido tienen la capacidad de erosionar superficies duras. Una explicación científica a la filosofía contenida en el Be water, my friend de Bruce Lee.

La investigación, publicada en Nature Communications, podría ayudar a los ingenieros a diseñar materiales mejores y más resistentes a la erosión.

Usando una técnica recientemente desarrollada, los investigadores pudieron medir de forma precisa efectos como el esfuerzo cortante y la presión creados por el impacto de las gotas de líquido en las superficies, un fenómeno que solo se había estudiado visualmente hasta ahora.

«Vacía tu mente, no tengas forma, no tengas cuerpo. Como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Si la pones en una botella, se transforma en la botella. Si la pones en una tetera, es la tetera. El agua puede fluir y golpear. Sé agua, amigo».

Los investigadores han estado estudiando el impacto de las gotas durante años, desde la forma en que las gotas de lluvia golpean el suelo hasta la transmisión de patógenos como el COVID-19 en aerosoles. Es bien sabido que las gotas de agua que gotean lentamente pueden erosionar las superficies con el tiempo. Pero, ¿por qué algo aparentemente suave y fluido puede tener un impacto tan grande en las superficies duras?

«Hay dichos similares en las culturas oriental y occidental de que ‘el goteo de agua ahueca la piedra'», explicó en un comunicado Xiang Cheng, autor principal del artículo y profesor asociado en el Departamento de Ingeniería Química y Ciencia de los Materiales de la Universidad de Minnesota.

«Tales dichos tienen la intención de enseñar una lección moral: ‘Sé persistente. Incluso si eres débil, cuando sigues haciendo algo continuamente, tendrás un impacto’. Pero, cuando tienes algo tan suave como gotas que golpean algo tan duro como rocas, no puedes evitar preguntarte: ‘¿Por qué el impacto de la caída causa algún daño?’ Esa pregunta es lo que motivó nuestra investigación», explica Xiang Cheng.

En el pasado, el impacto de las gotas solo se analizaba visualmente con cámaras de alta velocidad. La nueva técnica de los investigadores de la Universidad de Minnesota, llamada microscopía de estrés de alta velocidad, proporciona una forma más cuantitativa de estudiar este fenómeno al medir directamente la fuerza, el estrés y la presión debajo de las gotas de líquido cuando golpean las superficies.

Un estudio de la Universidad de Minnesota Twin Cities muestra por qué las gotas de líquido tienen la capacidad de erosionar superficies duras, un descubrimiento que podría ayudar a los ingenieros a diseñar materiales más resistentes a la erosión.| FOTO: CHENG RESEARCH GROUP, UNIVERSITY OF MINNESOTA
Un estudio de la Universidad de Minnesota Twin Cities muestra por qué las gotas de líquido tienen la capacidad de erosionar superficies duras, un descubrimiento que podría ayudar a los ingenieros a diseñar materiales más resistentes a la erosión.| FOTO: CHENG RESEARCH GROUP, UNIVERSITY OF MINNESOTA

Los investigadores descubrieron que la fuerza ejercida por una gota se extiende con la gota que impacta, en lugar de concentrarse en el centro de la gota, y la velocidad a la que la gota se extiende supera la velocidad del sonido en períodos breves, lo que genera un impacto de onda a través de la superficie. Cada gota se comporta como una pequeña bomba, liberando su energía de impacto de forma explosiva y dándole la fuerza necesaria para erosionar las superficies con el tiempo.

Además de allanar una nueva forma de estudiar el impacto de las gotas, esta investigación podría ayudar a los ingenieros a diseñar superficies más resistentes a la erosión para aplicaciones que deben soportar los elementos exteriores. Cheng y su laboratorio en la Universidad de Minnesota Twin Cities ya planean expandir esta investigación para estudiar cómo las diferentes texturas y materiales cambian la cantidad de fuerza creada por las gotas de líquido.

«Por ejemplo, pintamos la superficie de un edificio o cubrimos las palas de las turbinas eólicas para proteger las superficies», dijo Cheng. «Pero con el tiempo, las gotas de lluvia aún podrían causar daños por impacto. Por lo tanto, nuestra investigación después de este artículo es ver si podemos reducir la cantidad de esfuerzo cortante de las gotas, lo que nos permitiría diseñar superficies especiales que puedan mitigar el estrés».



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas