Una rana se come una luciérnaga

Una rana se come a una luciérnaga

La fauna de nuestro planeta puede ser de lo más curiosa y su apetito de lo más sorprendente. Esta pequeña rana decidió que una luciérnaga podría ser un buen alimento, lo que no se imaginaba era que este plato tendría unos efectos secundarios un tanto peculiares.

Pese a haber sido ingerida, la luciérnaga sigue brillando por lo que el estómago del batracio iluminado deja una estampa de lo más sorprendente.

Marta Carrión
Youtube: Un Canal De Emociones |

Lo último de Visto y oído