El precio mundial de los alimentos básicos sigue bajando por la menor demanda ante el COVID -

El precio mundial de los alimentos básicos sigue bajando por la menor demanda ante el COVID

Los precios mundiales de los alimentarios básicos disminuyeron por tercer mes consecutivo en abril, ya que el impacto económico y logístico de la pandemia de COVID-19 ha provocado fuertes contracciones de la demanda de muchos productos básicos


El índice de precios de los alimentos de la FAO, que hace un seguimiento de los precios internacionales de los productos que se comercializan habitualmente, alcanzó un promedio de 165,5 puntos en abril, un 3,4% menos que el mes anterior y casi un 10% menos respecto a enero.

La caída del precio del petroleo arrastra las cotizaciones del azúcar y la materia prima para biodiesel y la pandemia contrae la demanda y baja los precios de alimentos básicos

El índice de precios del azúcar de la FAO alcanzó el nivel más bajo de los últimos 13 años, con un 14,6% menos respecto a marzo, cuando registró una caída mensual aún mayor. El descenso de los precios internacionales del petróleo redujo la demanda de caña de azúcar para etanol, desviando la producción para elaborar azúcar, incrementando así las disponibilidades de exportación. Mientras tanto, las medidas de confinamiento en varios países generaron una presión adicional a la baja en la demanda.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO disminuyó un 5,2% en abril, lastrado por la caída de los valores de los aceites de palma, soja y colza. La menor demanda de biocombustibles tuvo un papel importante, al igual que la contracción de la demanda del sector alimentario, junto con una producción de aceite de palma en Malasia y de trituración de soja en los Estados Unidos de América superiores a lo previsto.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO bajó igualmente un 3,6%, y los precios de la mantequilla y la leche en polvo registraron caídas de dos dígitos en medio de una mayor disponibilidad para la exportación, aumento de las existencias, débil demanda de importaciones y el descenso de las ventas en los restaurantes del hemisferio norte.

Por su parte, el índice de precios de la carne se redujo en un 2,7%. La recuperación parcial de la demanda de importaciones de China fue insuficiente para compensar la caída de importaciones en otros lugares. Mientras, los principales países productores sufrieron dificultades logísticas y un fuerte descenso de la demanda del sector de servicios alimentarios debido a las medidas de confinamiento.

La pandemia está afectando tanto a la demanda como a la oferta de carne, ya que el cierre de restaurantes y la reducción de ingresos de los hogares llevan a un menor consumo, y la escasez de mano de obra para la elaboración está afectando a los sistemas de producción justo a tiempo en los principales países ganaderos”, señaló el economista superior de la FAO Upali Galketi Aratchilage.

El índice de precios de los cereales de la FAO bajó solo ligeramente, ya que los precios internacionales del trigo y el arroz subieron de forma significativa, mientras que los del maíz cayeron bruscamente.

Los precios internacionales del arroz crecieron un 7,2% respecto a marzo, debido en gran parte a las restricciones temporales a la exportación impuestas por Viet Nam, que fueron posteriormente derogadas. Al mismo tiempo, los precios del trigo subieron un 2,5% en medio de informes sobre la rapidez en agotarse la cuota de exportación de la Federación de Rusia.

En cambio, los precios de los cereales secundarios -incluido el maíz-, bajaron un 10%, lastrados por la menor demanda en su utilización, tanto para la producción de piensos como de biocombustibles.

Producción de cereal

En la nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales, la FAO dio a conocer sus primeras previsiones sobre la oferta y la demanda mundial de trigo en la temporada comercial 2020/21. La producción mundial se pronostica en 762,6 millones de toneladas, cifra que coincide en líneas generales con el nivel de 2019, con expectativas de cosechas más reducidas en la Unión Europea, África del Norte, Ucrania y los EEUU, que casi compensan las cosechas más abundantes en Australia, Kazajstán, la Federación de Rusia y la India.

Se prevé que la utilización mundial de trigo en 2020/21 se mantenga estable, y que los aumentos previstos en su uso alimentario superen las reducciones de los usos industriales y para piensos. Se prevé que las existencias de trigo al cierre de las temporadas agrícolas en 2021 suban hasta los 274,5 millones de toneladas, impulsadas por el considerable aumento previsto de las existencias de China, mientras que en el resto del mundo se prevé que las existencias mundiales disminuyan casi un 5%, para quedar en su nivel más bajo desde 2013.

La FAO prevé igualmente una elevada producción de maíz este año en Argentina, Brasil y Sudáfrica, donde la recolección de la cosecha comenzará en fecha próxima.

Menor utilización de cereales y mayores existencias en 2019/20

La FAO mantuvo su previsión de producción mundial para 2019 -de 2 720 millones de toneladas- pero redujo su previsión de utilización de cereales en 2019/20 en 24,7 millones de toneladas, en gran parte como resultado de los efectos de la COVID-19 en el crecimiento económico, los mercados energéticos y la demanda de piensos. El nuevo pronóstico refleja sobre todo la reducción del uso del maíz en China y los Estados Unidos.

La FAO redujo también su pronóstico sobre la utilización total de arroz a nivel mundial respecto al mes pasado, debido en parte a la disminución del consumo de alimentos previsto en Nigeria, aunque se espera que el consumo general de arroz alcance un nuevo récord, impulsado por un aumento interanual de la ingesta alimentaria en Asia. También se prevé que la utilización de trigo en 2019/20 suba un 1,2 por ciento respecto a la temporada anterior, en previsión de un aumento del consumo alimentario.

Las menores tasas de utilización dan lugar a un aumento de las existencias mundiales de cereales al cierre de las temporadas de 2020, que ahora se sitúan en 884 millones de toneladas, es decir, 13,6 millones de toneladas por encima de sus niveles iniciales. Esto elevaría el coeficiente entre las existencias mundiales de cereales y su utilización al 31,6 por ciento, superior al 30,7 por ciento previsto por la FAO el mes pasado. El aumento de las existencias de cereales refleja mayormente el incremento previsto de los inventarios de maíz, que se espera ahora alcancen un récord histórico de 428 millones de toneladas.

Se prevé que el comercio mundial de cereales en 2019/20 aumente en un 2,8 por ciento, hasta los 422 millones de toneladas, liderado por el sorgo y el trigo. Las restricciones a las exportaciones de trigo procedente de la región del Mar Negro ya se han levantado en la mayoría de los casos, y no se prevé que afecten a los compromisos de exportación de los países productores


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies