El 77,7% de la superficie de regadío ya es de bajo consumo

El 77,7% de la superficie de regadío ya es de bajo consumo

Los regantes defenderán en la Mesa de la Sequía del próximo lunes que el 77% del regadío en España es ya de bajo consumo y ha ahorrado 3.000 m3 de agua por hectárea y año desde 1996


El ministerio de Agricultura reunirá el próximo lunes el grupo de trabajo de la Mesa de la Sequía para analizar el impacto de la sequía en el sector agrario. A este grupo de trabajo técnico, configurado como una red de intercambio de información y propuestas, y que ha estado activo estas últimas semanas, asistirán representantes de los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación, y de Transición Ecológica y Reto Demográfico, así como de las comunidades autónomas, además de las organizaciones profesionales agrarias, cooperativas agroalimentarias y comunidades de regantes. Desde la Federación Nacional de Regantes anuncian que defenderán los esfuerzos realizados por el regadío español para ahorrar en el consumo de agua destinado a la producción de alimentos.

Los regantes explicarán en la Mesa de la Sequía del lunes que los 5.000 millones invertidos en modernización han permitido ahorrar 3.000 m3 por hectárea y año desde 1996
Así pondrán sobre la mesa que casi 8 de cada 10 hectáreas regadas son de bajo consumo de agua, después de que en 2021 aumentara en 1.642.465 el número de hectáreas que se riegan por goteo y aspersión con respecto a las que había antes de 2000.

Desde entonces, el porcentaje de riego modernizado ha escalado 36,7 puntos, hasta el 77,7% de la superficie regada, según la última Encuesta de Superficies y Rendimientos de Cultivos (ESYRCE), que fue publicada recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y el lunes usará la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) en la Mesa de la Sequía «para desmontar las acusaciones que han sufrido estos agricultores».

La Federación ya denunció la demonización del regadío, asegurando que ninguna población en España ha soportado restricciones de agua por culpa de estos cultivos, puesto que así lo asegura la propia Ley de Aguas y los Planes de Sequía de las Confederaciones Hidrográficas, que establecen claramente la prioridad de uso siempre para el abastecimiento.

Asimismo, Fenacore defenderá que los 5.000 millones invertidos en modernización han permitido ahorrar 3.000 m3 por hectárea y año desde 1996, lo que contradice el «injusto señalamiento de despilfarradores en las últimas semanas».

En paralelo, la Federación pondrá sobre la mesa los datos oficiales, que señalan que la superficie regada en España es de 3.877.901 hectáreas, «una cifra que desmiente las trasladadas a los medios durante este verano».

En este contexto, Fenacore alerta sobre los peligros de lanzar datos erróneos y sesgados sobre el uso del agua y, por el contrario, omitir otros evidentes como, por ejemplo, que los caudales ecológicos han reducido un 16% de media la disponibilidad de agua en España, que además en épocas de sequía sólo repercute al regadío, por lo que ese porcentaje podría duplicarse e incluso triplicarse.

Así, Fenacore pedirá al Gobierno que estudie caso por caso las causas de la sequía, que pueden estar relacionadas con la falta de lluvias, los efectos del cambio climático, el crecimiento de todas las demandas, la poca eficiencia en los usos, el incremento de caudales ecológicos o la menor escorrentía superficial a causa del abandono de los cultivos de secano. 

Además, reitera que la falta de inversión en obras de regulación agravará la amenaza que suponen las sequías, máxime teniendo en cuenta que un porcentaje elevado de infraestructuras hidráulicas de interés general no se han realizado pese a estar recogidas en los sucesivos planes y resultar esenciales para mitigar los efectos de las sequías. 

Doble potencia e IVA reducido

Finalmente, como medida complementaria para combatir los previsibles periodos de sequía, Fenacore planteará la urgencia de permitir modificar dos veces al año la potencia eléctrica: posibilidad recogida en la Ley impulsada por el Ministerio de Agricultura para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria y cuyo reglamento no se ha desarrollado.

Según cálculos de la Federación, la doble tarifa eléctrica, unida a una reducción del IVA, puede abaratar la factura de los regantes en casi un 30%, lo que resultaría especialmente relevante en mitad de una crisis energética que afecta especialmente a estos agricultores, que ocupan la segunda posición en el ranking de los grandes consumidores de energía -sólo por detrás de Adif-.

Y este ahorro, a juicio de Fenacore, sería determinante para culminar el proceso de modernización y reducir drásticamente los consumos de energía y agua de los cultivos de regadío.

Según el presidente de Fenacore, «España puede sentirse orgullosa de tener uno de los regadíos más modernizados del mundo. Ni somos despilfarradores de agua, ni merecemos que nos señalen como culpables de la sequía”.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas