Millones de niños de Sudán del Sur están en peligro por la inseguridad hídrica - EL ÁGORA DIARIO

Millones de niños de Sudán del Sur están en peligro por la inseguridad hídrica

Unicef alerta de que 4,5 millones de niños en Sudán del Sur necesitan ayuda humanitaria urgente amenazados por las sequías, inundaciones y falta de acceso al agua potable, la sanidad y la educación, en el décimo aniversario de la independencia del país


Un nuevo informe de Unicef sobre el impacto en los niños de la crisis humanitaria en Sudán del Sur revela cifras alarmantes: un récord de 4,5 millones de niños (dos de cada tres) en el país africano, que cumple 10 años de independencia, “necesitan desesperadamente apoyo humanitario”.

Unicef lamenta que “las esperanzas de que la independencia trajera un nuevo amanecer para los niños del país se han desvanecido”. Los episodios de violencia y conflicto en el país más joven del mundo, las inundaciones recurrentes, las sequías y otros fenómenos meteorológicos extremos alimentados por el cambio climático, las dificultades para acceder al agua potable y una crisis económica cada vez más profunda han provocado una inseguridad alimentaria e hídrica extremadamente alta y una de las peores crisis humanitarias del mundo. El reciente acuerdo de paz, que solo se ha aplicado parcialmente, hasta ahora no ha logrado solucionar los desafíos que enfrentan los niños y los jóvenes del país, según relata Unicef.

“La esperanza y el optimismo que los niños y las familias de Sudán del Sur sintieron al nacer su país en 2011 se han convertido lentamente en desesperación y desesperanza”, dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. “La infancia de muchos niños de 10 años en Sudán del Sur ha estado plagada de violencia, crisis y abusos de derechos”, denuncia.

Unos 8,3 millones de personas en Sudán del Sur necesitan ayuda humanitaria, una cifra mucho más alta que los niveles observados durante la guerra civil de 2013-2018, que osciló entre 6,1 millones y 7,5 millones de personas. En la actualidad 5,6 millones de personas no tienen acceso a agua potable de manera segura y están en riesgo de contraer enfermedades hídricas.

Una niña acarrea agua en el pueblo de Juba, Sudán del Sur, asolado por una epidemia de cólera desde 2017. | Foto: Phil Hatcher-Moore – UNICEF

La tasa de mortalidad infantil se encuentra entre las más altas del mundo, y se espera que 1 de cada 10 niños no llegue a cumplir los cinco años. 

Los altos niveles de inseguridad alimentaria e hídrica son motivo de especial preocupación. Se espera que alrededor de 1,4 millones de niños padezcan desnutrición aguda este año, la cifra más alta desde 2013. Se espera que más de 300.000 niños, la cifra más alta jamás registrada en el país, padezcan la peor forma de desnutrición y corran el riesgo de morir si no se proporciona tratamiento.

El acceso limitado a la educación y las altas tasas de abandono han dejado a 2,8 millones de niños sin escolarizar, la mayor proporción de niños sin escolarizar en el mundo, con más del 70% de los niños en edad escolar. El cierre de la escuela de 14 meses debido a la pandemia de covid-19 ha empujado a otros 2 millones de niños fuera de la escuela.

A pesar de la inseguridad continua, Unicef está trabajando para aumentar la capacidad de detectar y tratar a los niños por desnutrición aguda, con una carga de casos prevista de 1,4 millones de niños en 2021. La prioridad para la agencia de la ONU: mejorar el acceso al agua potable, saneamiento e higiene y mejorar el acceso a la atención médica básica.

Sin embargo, Unicef alerta de que la financiación sigue siendo limitada. La entidad ha pedido 180 millones de dólares para ayudar a los niños más vulnerables este año y el plan de Respuesta Humanitaria más amplio “sigue siendo igualmente insuficiente”. Los donantes ya han hecho recortes en sus presupuestos para Sudán del Sur, o “han informado de que las reducciones están a la vuelta de la esquina. La crisis empeorará a medida que entremos en la temporada de escasez con un mayor riesgo de inundaciones. Se perderán vidas sin una acción urgente”, alerta Unicef.

“Si nosotros, como comunidad humanitaria, no recibimos fondos suficientes, la realidad para los niños y las familias es que no habrá ayuda”, dijo Andrea Suley, representante de UNICEF en Sudán del Sur. “Las organizaciones humanitarias son responsables de casi toda la prestación de servicios en Sudán del Sur. Sin el fin de la violencia y la inseguridad generalizadas que amenazan a las familias y obstaculizan el acceso humanitario, y sin la financiación adecuada, los centros de salud y nutrición se cerrarán, los pozos no se repararán y el sonido de los generadores que mantienen fríos los refrigeradores de vacunas pronto se desvanecerá”, augura.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas