Educación: la clave social para el cambio frente al clima

Educación: la clave social para el cambio frente al clima

El segundo encuentro de la iniciativa ‘Climas para el Cambio’, impulsada por Hidraqua, ha tenido lugar en Elche, donde se ha destacado el papel central de la educación en la lucha contra el cambio climático


Elche ha acogido este martes el segundo encuentro temático de ‘Climas para el Cambio’ que ha versado sobre «cómo está cambiando la educación para que el clima no cambie». Este proyecto, lanzado por Hidraqua, de la mano de sus empresas participadas, aborda a través de encuentros y acciones cómo los sectores más representativos de la Comunitat Valenciana trabajan en la lucha contra la crisis climática y la hoja de ruta a seguir para mitigar sus efectos en esta región.

Tras el primer debate realizado en abril en Paterna sobre el papel del sector empresarial, en esta ocasión se ha hablado de la importancia de la educación ambiental, no solo circunscrita a la escuela, sino dirigida a toda la sociedad, como la mejor herramienta para lograr cambios en la ciudadanía y avanzar en el camino de la sostenibilidad.

Segundo encuentro de ‘Climas para el Cambio’

El encuentro, organizado por Aigües d´Elx, ha contado con la participación del alcalde de Elche, Carlos González; Federico Buyolo, director de innovación cultural de la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón; Mónica Pérez Clausen, directora de académica de la Escuela del Agua; y Javier Prieto, director gerente de Aigües d´Elx.

El segundo encuentro de ‘Climas para el Cambio’ se ha celebrado en Elche.

Todos han coincidido en la necesidad de una sociedad concienciada y unas nuevas generaciones educadas en sostenibilidad para ganar la lucha frente al cambio climático. Una sociedad civil que cumpla su papel, junto a administraciones públicas y empresas, en el cuidado del planeta.

El alcalde de Elche, Carlos González, ha señalado que tanto el sector público como el privado deben «dar ejemplo» frente a una ciudadanía en el que los «escépticos y negacionistas», afortunadamente, cada vez tienen menos lugar. Sin embargo, en una sociedad concienciada, el componente económico de un consumo responsable también pone freno al avance en sostenibilidad. «Parte de la población puede asumir los costes asociados de ser más sostenibles, pero hay ciudadanos y empresas que no pueden. Por tanto no solo la concienciación o la falta de ella nos hace avanzar a dos velocidades, también la capacidad económica. Debemos favorecer y facilitar el acceso a este tipo de consumo responsable para no dejar a nadie atrás», señaló.

Carlos González, alcalde de Elche.

«La educación juega un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático y las aulas son clave en este proceso. Las generaciones futuras tienen la llave para asegurar el futuro de la humanidad», afirmó el alcalde de Elche.

Por su parte, Federico Buyolo apuntó que «hemos pasado de darnos cuenta de que somos parte del problema, a tener que ser el todo de la solución. Está en nuestras manos actuar. Hay que acelerar el paso«. El experto, que ha participado en l planteamiento de la nueva ley educativa, destacó que «las líneas maestras de la Agenda 2030 y los principios de sostenibilidad están plenamente introducidos de manera transversal en el currículo educativo».

Sin embargo, frente a la presencia de estos conceptos en los niveles de Primaria y Secundaria, Buyolo reclamó trabajar más para que tengan más peso en la Formación Profesional y en las enseñanzas universitarias. «Los nuevos profesionales tienen que tener la sostenibilidad más presente porque todo lo que viene está marcado por esta línea». El experto hizo referencia a los proyectos que se pondrán en marcha gracias a los fondos Next Generation. «El 30% están destinados a la lucha directa contra el cambio climático y el 70% restante no pueden afectar negativamente a este objetivo. Todos debemos ser capaces de participar. Es tiempo de actuar«.

Formación para el cambio

En este sentido, Mónica Pérez Clausen, directora de académica de la Escuela del Agua del grupo Agbar, señaló en el encuentro ‘Climas para el Cambio’ que la escuela participa en dos proyectos europeos para detectar las green skills o competencias profesionales verdes que necesitarán las nuevas posiciones y nichos de trabajo que se abrirán en los próximos años gracias al proceso de desacarbonización de la economía y el avance de la Agenda 2030.

Mónica Pérez Clausen, directora académica de la Escuela del Agua.

La Escuela del Agua tiene un amplio programa de formación en el ámbito del agua y el medio ambiente para formar y desarrollar a los profesionales del sector con el máximo nivel de excelencia y competencia. Y en esta tarea, la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático está presente en todas sus aulas.

Además de la formación a jóvenes y profesionales, la entidad también desarrolla programas destinados a la ciudadanía en general y a los alumnos y alumnas de Primaria y Secundaria. Ejemplo de ello es Aqualogia, que acerca a los escolares el conocimiento de los ciclos natural y urbano del agua, además de concienciar sobre el cambio y la actuación colectiva en el desafío climático.

También desarrolla programas específicos dirigidos a las niñas para despertar vocaciones científicas y técnicas y aprovechar todo el talento en avanzar hacia hacia la sostenibilidad.

Mónica Pérez Clausen destacó que «es un reto tan enorme que no podemos prescindir de nadie. Todos debemos jugar un papel en esta lucha. Como nos dice el ODS17 no podemos ir solos. Las alianzas son imprescindibles y en la Escuela del Agua lo tenemos muy claro».

Finalmente, el director gerente de Aigües d´Elx, destacó la concienciación de los ciudadanos de Elche en hacer un uso responsable del agua y contener el consumo, que no ha crecido desde 2019. Javier Prieto también destacó que la empresa impulsa junto a la Escuela del Agua los programas de Aqualogía y STEM entre los alumnos y alumnas y acoge en sus instalaciones numerosas prácticas de estudiantes de formación profesional y universidades.

Todos los participantes señalaron la importancia de una sociedad formada que, en alianza con administraciones públicas y sector privado, impulsen una acción climática decidida y ambiciosa.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas