El congreso de AEAS termina defendiendo la inversión en el agua   

El congreso de AEAS termina defendiendo la inversión en el agua   

La sostenibilidad económica del ciclo urbano del agua ha sido uno de los grandes temas que ha acaparado la atención de los 600 expertos reunidos en el XXXVI Congreso AEAS clausurado hoy en Córdoba. La necesidad de inversiones es la principal demanda del sector. El PERTE de digitalización va en la buena dirección, pero no basta para paliar los déficits existentes


La sostenibilidad en todos los sentidos, tanto ambiental como social y económica, ha sido protagonista del gran foro de encuentro del sector, el Congreso AEAS, que ha llegado a su XXXVI edición esta semana en Córdoba. Pero cabe hacer matices. Como señalaba el presidente de AEAS Fernando Morcillo, no todos los ámbitos están igual de resueltos. Así, aunque se ha avanzado mucho en aspectos ambientales y sociales, la parte económica muestra márgenes de mejora.

“En el ámbito social y ambiental hemos avanzado mucho, pero la asignatura pendiente es la sostenibilidad económica del ciclo urbano del agua, que adolece de un importante déficit de inversiones y que se agrava nuevamente por la crisis energética e inflacionista y por el elevado estrés hídrico que nos deja uno de los años hidrológicos más secos desde que hay registros”, afirmaba Morcillo en la sesión inaugural, una apreciación que se ha visto confirmada  por muchos otros ponentes en el centenar de sesiones celebradas posteriormente durante el transcurso del congreso.

Una de las grandes novedades en el ámbito inversor ha sido la aprobación en marzo de 2022 del PERTE de digitalización del ciclo del agua. Un plan específico destinado a incorporar la tecnología y herramientas como la monitorización remota a los usos urbanos, agrícolas e industriales del agua. Precisamente, la última jornada del congreso contó con una ponencia específica destinada a explicar los objetivos y desarrollos de este PERTE, por parte de Javier Sánchez, subdirector General de Protección de las Aguas y Gestión de riesgos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

“La esencia del PERTE es conocer el agua y los usos que se hace de ella” con exactitud e inmediatez, explicaba Javier Sánchez. El representante ministerial destacó que este PERTE de digitalización del ciclo del agua prevé una inversión total de 3.060 millones de euros 1.940 inversión directa y 1.120 de fondos complementarios público-privados mediante varios instrumentos de financiación. Estos son, ha detallado, convocatorias de subvenciones que gestiona el MITECO, transferencias a las comunidades autónomas para que desarrollen sus propias ayudas y contratos directos que licitan la Dirección General del Agua y las confederaciones hidrográficas. 

Javier Sánchez también dio a conocer que hoy mismo se han publicado en el BOE las bases reguladoras de la concesión de ayudas para el desarrollo de proyectos de digitalización y eficiencia en la gestión del agua en municipios mayores de 20.000 habitantes, o agrupaciones de municipios que, en conjunto, alcancen esa población.

Cada ayuda tendrá un importe de entre tres y 10 millones de euros, y se prevén distintos ratios de cofinanciación, en función de la tipología de las actuaciones y las dimensiones de los municipios.

Un sector robusto

Acto seguido se llevó a cabo la clausura del congreso, en la que participaron el presidente de AEAS, Fernando Morcillo; el presidente de EMACSA, Ramón Díaz-Castellanos, el coordinador de la Mesa del Ciclo urbano del Agua, asesor del secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y vicepresidente del Programa Hidrológico Intergubernamental (PHI) UNESCO, Manuel Menéndez; y el presidente de la CH Guadalquivir, Joaquín Páez.

Durante su intervención, Manuel Menéndez destacó la labor de los operadores de abastecimiento urbano, esenciales para que en España contemos con un servicio de alta calidad a precios todavía asequibles, incluso en coyunturas económicas tan difíciles como la actual.

En ese sentido, señaló que fue precisamente durante otra crisis, la originada por la pandemia, cuando se creó la Mesa del Ciclo Urbano del Agua, ya que, nada más comenzar el estado alarma se hizo patente la conveniencia de sistematizar los contactos que ya se estaban teniendo entre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y los operadores.

Subrayó que la Mesa del Ciclo urbano del Agua se ha consolidado como el germen de un futuro «Observatorio del agua” para la gestión de la información sobre los distintos usos del agua y el asesoramiento al Ministerio para la toma de decisiones, tal y como prevé el PERTE de digitalización del Ciclo del Agua. 

Por su parte, el presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), Fernando Morcillo, durante su discurso de clausura, recordó los principales retos a los que se enfrenta el sector del agua urbana. En ese sentido, el presidente de AEAS reclamó la necesidad de realizar un esfuerzo inversor continuado para acometer tanto la renovación de infraestructuras como la construcción de otras nuevas, éstas últimas fundamentalmente en materia de saneamiento, si queremos alcanzar los objetivos medioambientales y la sostenibilidad de los servicios.

Una de las sesiones del XXXVI Congreso de AEAS, celebrado en Córdoba en septiembre de 2022.
Una de las sesiones del XXXVI Congreso de AEAS, celebrado en Córdoba en septiembre de 2022.

Por otro lado, Fernando Morcillo señaló que, de acuerdo con los preceptos establecidos por la Directiva Marco del Agua, España debe avanzar en la “recuperación de costes” y sugirió la potencialidad de atenderlos con las estructuras tarifarias, siguiendo el modelo de los países del norte de Europa.

Asimismo, el presidente de AEAS se refirió a la actual situación de sequía y los problemas de resiliencia de los servicios, donde las recetas, ha afirmado, deben ser la planificación y la anticipación, la concienciación de los usuarios y la intensidad publicitaria para recordar el “uso racional” en los momentos más críticos y no despreciar ninguna solución para disponer de diferentes fuentes y alternativas de suministro, incluyendo la reutilización, que den seguridad a la sociedad.

Además, Fernando Morcillo se refirió aa la coyuntura económica actual, donde los sobrecostes eléctricos han sido y serán desmesurados, lo que ha arrastrado al incremento de precios de suministros y servicios que conforman el coste del agua.

El traslado de esta situación a las administraciones públicas responsables, afirmó, es un reto inmediato, urgente y coyuntural, y la obligación de mantener los equilibrios económicos de los servicios básicos, añadió, van a estresar al sector y requieren una adaptación a los clásicos esquemas de colaboración público-privada. “Sin sostenibilidad económica de los operadores”, ha destacado, “es muy difícil mantener la sostenibilidad social y la ambienta”l.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas