Juventud y conciencia ambiental: arrancan los 'Nobel del agua'

Juventud y conciencia ambiental: arrancan los ‘Nobel del agua’

La Fundación Aquae organiza por sexta vez en España el Stockholm Junior Water Prize (SJWP), una competición internacional que premia los mejores proyectos de investigación escolar sobre el agua


Juventud y concienciación ambiental son dos cualidades que muchas veces van de la mano. En casi cualquier encuesta realizada en los últimos años, las personas de menor edad aparecen invariablemente como las más preocupadas por las posibles consecuencias del cambio climático, una seña de identidad generacional que también se traslada a temas concretos del desarrollo sostenible como el agua. Precisamente con el objetivo de dar un altavoz a los jóvenes y sus ideas en el mundo de la gobernanza de este líquido esencial para la vida, el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo creó en 1997 el Stockholm Junior Water Prize (SJWP), un galardón que por su relevancia mundial en el ámbito académico y científico está considerado el ‘Premio Nobel del Agua’ juvenil.

Esta competición internacional, que premia los mejores proyectos de investigación escolar relacionados con el agua, está coordinada desde hace años en España por la Fundación Aquae, que acaba de lanzar esta semana la sexta edición del certamen. En la final nacional de la edición 2021 pueden participar hasta el 8 de marzo alumnos y alumnas que cursen Secundaria, Bachillerato o Formación Profesional en cualquier centro educativo de España y que en agosto de 2021 tengan entre 16 y 21 años.

Los ganadores en España viajarán el próximo mes de agosto a Estocolmo (Suecia) para participar en la final Internacional del Stockholm Junior Water Prize, donde se verán las caras con proyectos de otros 35 países en el marco de la Semana Mundial del Agua. Este año, el prestigioso premio ha recaído en el equipo japonés, compuesto por Hiro Matsuhashi y Takuma Miyaki, por su innovador método para controlar la escorrentía del suelo y aumentar la producción de alimentos, utilizando la tecnología tradicional japonesa de solidificación del suelo Tataki. Además, en la edición de este año se ha instaurado por primera vez, el Galardón del Público, que complementa al premio del jurado y fue a parar al equipo de Bangladesh por un sistema de bajo coste que ha desarrollado para purificar el agua con ácido poliglutámico.

Aunque no tuvieran éxito en la final internacional, el proyecto español que ganó la edición nacional de este ‘Nobel del Agua’ juvenil demuestra la calidad de las ideas que los jóvenes pueden aportar al sector del agua.  Manuel Martínez, Marc Pérez y Joan Viñallonga presentaron un trabajo de investigación basado en drones para mejorar la productividad de la agricultura. Concretamente, estos tres estudiantes de 2º de Bachillerato de la Escuela Sant Gervasi de Mollet del Vallès (Barcelona), captaban imágenes de una explotación hortícola mediante un drone de fabricación casera y, tras procesar y analizar los datos obtenidos desde el aire, planteaban al agricultor responsable de estas tierras propuestas de mejora.

Dron construido por los propios alumnos ganador de la final nacional de los ‘Nobel del Agua’ juveniles. | Foto: Fundación Aquae

“La hipótesis que hemos formulado defiende que mediante un dron con cámara multibanda se puede obtener información para optimizar la producción agrícola, reducir el consumo de agua y detectar las enfermedades de las plantas, la sequía u otros problemas”, explicó Manuel Martínez, uno de los estudiantes ganadores, que aseguró que su técnica de recabado de datos era perfectamente extrapolable a grandes explotaciones agrarias.

Condiciones para participar

La participación está abierta a cualquier proyecto de investigación escolar cuyo tema central sea el agua, aunque se prefieren sobre todo iniciativas que ayuden a mejorar la gestión de los recursos hídricos, la protección del agua y el tratamiento de aguas, ya sean potables o residuales. Por supuesto, todos los trabajos deben estar orientados a la mejora de la calidad de vida de la sociedad y obtener resultados concretos si quieren optar a ganar el Nobel del Agua juvenil.

Desde el punto de vista metodológico, los trabajos tienen que ser investigaciones escolares basadas en la experimentación científica, el desarrollo de tecnologías o investigaciones de carácter social. Las candidaturas con los proyectos pueden ser individuales o estar conformadas por equipos de hasta dos estudiantes y deben tener como tutor a un profesor del centro que ayude a coordinar la investigación.

“El objetivo de este certamen es premiar la inquietud de los jóvenes por el cuidado del medio ambiente y fomentar las actuaciones contra el cambio climático. Se trata de un premio que busca educar en valores de sostenibilidad y respeto a los recursos naturales, además de fomentar desde las etapas iniciales de la vida el debate científico“, asegura Emma Fernández, miembro del Consejo de Estrategia de Fundación Aquae y jurado en la final nacional de este Nobel del Agua juvenil.

Salvo que las autoridades así lo desaconsejen o prohíban por motivos de salud pública, los alumnos y tutores de los trabajos finalistas serán invitados a la final nacional, que se celebrará en junio de 2021 en Madrid, donde los estudiantes deberán defender sus proyectos, de modo presencial o por videoconferencia, ante el jurado nacional, mediante una exposición oral en castellano o inglés.

Posteriormente, aunque también en función de la situación sanitaria, los autores del trabajo que obtengan el primer lugar en esta final nacional, viajarán junto a su tutor el próximo mes de agosto a Estocolmo (Suecia) para participar en la final Internacional del Stockholm Junior Water Prize, en el marco de la Semana Mundial del Agua. Allí, tras entrevistar a cada uno de los finalistas, un jurado de expertos internacionales decidirá el ganador, que recibirá 15.000 dólares, un diploma y una escultura de cristal azul de manos de la princesa Victoria de Suecia, patrona de este premio.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas