El ciclo urbano del agua, listo para garantizar el abastecimiento en el peor escenario

El ciclo urbano del agua, listo para garantizar el abastecimiento en el peor escenario

El sector del ciclo integral del agua se prepara para afrontar la crisis del COVID-19 estableciendo mecanismos y protocolos para garantizar el abastecimiento de agua potable y el saneamiento a todos los ciudadanos aún en el peor de los escenarios


Garantizar el suministro de agua potable es una de las encomiendas fundamentales que recoge el Real Decreto de Estado de Alarma, como sector estratégico ante la crisis humanitaria y económica provocada por la evolución del coronavirus COVID-19.

A fin de establecer los mecanismos necesarios para garantizar el abastecimiento de agua potable y el saneamiento y la depuración a toda la ciudadanía en el peor de los escenarios, los gestores del ciclo integral del agua han solicitado ayuda al Gobierno y la preparación de contingentes de las Fuerzas Armadas experimentados en potabilización y vigilancia de infraestructuras críticas como presas y potabolizadoras.

En una carta remitida al Gobierno, las patronales del ciclo urbano del agua, AGA y AEAS han trasladado al Mando Único para la gestión de la crisis del coronavirus las necesidades del sector para garantizar el agua potable si la pandemia llegara a afectar a las plantillas, en tanto que contingentes necesarios y estratégicos, o a las infraestructuras críticas como presas, potabilizadoras o depuradoras.

En esta ocasión el interlocutor natural del sector del agua, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en constante interlocución con los gestores ha sido el encargo de trasladar estas propuestas al Mando Único, a lo que las empresas se refieren como un canal de comunicación leal, franco y útil en ambas direcciones.

Además ha establecido un manual de buenas prácticas para que todos los operadores adopten una batería de medidas, tanto generales como relativas a la movilidad, la higiene, el control de los posibles casos de COVID-19, la situación en las oficinas de atención al usuario, los servicios mínimos, y medidas específicas para la operación de las plantas potabilizadoras y depuradoras y el mantenimiento de las redes.

En términos de operatividad, AGA y AEAS han solicitado flexibilidad en las condiciones establecidas en el Convenio Colectivo para las dotaciones de las plantillas y en la movilidad del personal, así como en las facilidades para contratar personal si los recursos humanos se vieran mermados por la pandemia.

También han requerido a las autoridades que mantenga los equipos de protección individual (EPIS) para trabajadores de potabilizadora y laboratorio y que se garantice el transporte de reactivos imprescindible para el funcionamiento de potabilizadoras y depuradoras.

Para poder realizar las operaciones de reparación y mantenimiento de manera eficiente el sector necesita que se permita la circulación en vehículos compartidos cuando los desplazamientos sean para acometer misiones, siempre respetando las distancias de seguridad personal.

En previsión de casos de extrema necesidad, el sector del agua urbana ha pedido que las Fuerzas Armadas, tengan preparadas sus sistemas portátiles de potabilización de emergencia; pensando sobre todo en fallos posibles en zonas rurales.

Igualmente, han solicitado que estén “preparados” los cuerpos del ejército familiarizados con el abastecimiento y saneamiento del agua (cuerpos de ingenieros del ejército, farmacéuticos, etc). Además, de la presencia del Ejército de manera continuada en instalaciones estratégicas como presas y potabilizadoras.

Las patronales han insistido en la necesidad de que se pongan las medidas necesarias para frenar los posibles sabotajes (robos de cobre) en determinadas instalaciones donde suele ser habitual (depuradoras medianas y pequeñas, pequeñas centrales hidroeléctricas, etc.); y que se pueden acrecentar ahora, debido al confinamiento de la población general en sus casas. La reparación de dichas posibles averías provocadas por los robos, conllevaría una movilización de personal que no sería fácil conseguir debido a la recomendación de mantener al máximo número de empleados en sus domicilios.

Los gestores han pedido a las autoridades su colaboración para difundir mensajes de correcto uso del agua de grifo para combatir el coronavirus; así como de la no necesidad de hacer acopio de agua embotelladas en sus domicilios.

Atendiendo a las últimas indicaciones recibidas, no se cortará el agua a las personas vulnerables (en coordinación con los servicios sociales de los Ayuntamientos), por problemas económicos sobrevenidos por el actual estado de alerta

Manual de contingencia ante el COVID-19

Para el conjunto de las empresas gestoras del ciclo integral del agua en España, AGA y AEAS han preparado un Manual de Contingencia para adecuarse al escenario de la pandemia y anticiparse a los distintos escenarios que se pudieran presentar.

El objetivo de las medidas es garantizar la continuidad de su servicio y evitar la propagación del virus tanto en su plantilla como en la sociedad en general y para ello las empresas disponen de retenes de contingencia para asegurar la continuidad de los servicios de abastecimiento y saneamiento.

Se cierran todas las oficinas de atención comercial y realizarán los trámites por teléfono o telemáticamente. El personal de oficina, no adscrito a operaciones de mantenimiento, reparaciones, averías, etc., están ya realizando teletrabajo desde sus domicilios particulares, igual que el personal no relacionado con servicios esenciales también permanecerá en sus domicilios.

Medidas en el ámbito de la continuidad del servicio

Se han suspendido todos los cortes programados de suministro. Las brigadas de mantenimiento y conservación estarán dedicadas a la resolución de incidencias: roturas de tuberías, problemas en redes de saneamiento, etcétera.

Se han establecido grupos de personas que permanecerán en aislamiento en sus domicilios en previsión de que se produzcan casos de infección entre la plantilla de los centros.

En los centros de atención telefónica se han reducido las plantillas operativas simultáneas para rotarlas y asegurar el servicio continuamente.

Los laboratorios de calidad de agua han dividido también sus plantillas para asegurar el control permanente de la calidad de agua y que cumpla con la normativa vigente para el agua suministrada.

En Sistemas de Información también se han establecido grupos separados para garantizar la prestación continuada de los servicios.

Hay gabinetes de crisis permanentes para recoger la información diaria y tomar decisiones, según las directrices recibidas de las administraciones públicas y del gobierno.

Además, se han facilitado pautas generales de seguridad, higiene y desinfección.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas