El Gobierno declara el agua bien natural y social de primer orden - EL ÁGORA DIARIO

El Gobierno declara el agua bien natural y social de primer orden

El Consejo de Ministros modifica la Ley de Aguas y declara este recurso como bien natural y social de primer orden para evitar desembalses súbitos por parte del sector hidroeléctrico y establece nuevos límites mensuales al ritmo de desembalsado y volúmenes mínimos de reserva


El Consejo de Ministros aprobó este martes un Real Decreto-ley para intentar contener la subida de la luz y mantener la factura final de la electricidad de los consumidores este 2021 en el mismo nivel que 2018, después de que ayer se fulminaran todos los récord y alcanzara un precio de 174 euros por megavatio/hora.

La norma combina medidas generales, que benefician a todos los consumidores, con medidas específicas de mayor incidencia en los consumidores vulnerables, las familias, las pymes y el tejido industrial, así como el medio ambiente y los territorios próximos a los grandes embalses.

De esta manera se modifica la Ley de Aguas para ordenar el uso del agua como bien ambiental y social de primer orden. Así, nuevos límites mensuales al ritmo de desembalsado y volúmenes mínimos de reserva protegerán el medio ambiente y permitirán el desarrollo de actividades económicas sostenibles ligadas a la dinamización de los municipios ribereños.

Así, entre las actuaciones destinadas a todos los consumidores, el Real Decreto-ley incluye medidas coyunturales, como rebajar el Impuesto Especial de la Electricidad al 0,5% y suspender hasta final de año el Impuesto sobre el Valor de Producción de Energía Eléctrica, que grava con un 7% a la generación; aumentar en 900 millones de euros la aportación de la recaudación de las subastas de CO2 destinada a cubrir costes del sistema eléctrico hasta los 2.000 millones durante el ejercicio; o minorar temporalmente los ingresos extraordinarios que está provocando la elevada cotización del gas en algunas centrales eléctricas.

A la par, entre las medidas con mayor incidencia en consumidores concretos, se incrementa la protección de los vulnerables, las familias y las pymes, estableciendo un suministro mínimo vital que prohíbe el corte del servicio por impago a los beneficiarios del Bono Social Eléctrico durante seis meses adicionales a los cuatro ya existentes. También se limita el crecimiento de la tarifa de gas (TUR) para impedir un fuerte incremento por el impacto del coste de la materia prima. Además, se crea un nuevo mecanismo para fomentar la contratación de electricidad a plazo, que beneficiará especialmente al tejido industrial.

El agua, bien natural y social de primer orden

Atendiendo a la consideración del agua embalsada como un bien de primer orden económico, social y ambiental, se modifica la Ley de Aguas para evitar súbitos desembalses.

Así, al inicio de cada año hidrológico, las confederaciones hidrográficas fijarán un régimen mínimo y máximo de caudales mensuales a desembalsar en los embalses mayores de 50 Hm3, tanto para situaciones de normalidad hidrológica como de sequía prolongada, así como un régimen de volúmenes mínimos de reservas embalsadas para cada mes.

Esta introducción de criterios de utilización racional de los recursos hídricos evitará efectos indeseados sobre la flora y la fauna, y contribuirá a alcanzar los objetivos ambientales fijados por la normativa europea.

Por otro lado, ayudará a afrontar los efectos del cambio climático en la disponibilidad de agua en España, superiores al 15% a medio plazo y entre el 35% y el 40% en un horizonte a largo plazo. A la vez, se procurará facilitar el desarrollo de actividades económicas sostenibles ligadas a la dinamización de los municipios ribereños.

Esta medida llega después de que la propia Teresa Ribera señalara a la generación hidroeléctrica como responsable del incremento disparatado de la electricidad, acusando a las empresas eléctricas que gestionan centrales hidroeléctricas de no mostrar “ninguna empatía social”.

Ribera ha llegado a calificar de “escandalosa” la situación que están sufriendo los embalses de Ricobayo (Zamora) y Valdecañas (Cáceres), ante la “drástica” reducción de sus aguas por desembalses súbitos, y ha asegurado que ya se está investigando a la compañía, a la que se ha remitido una carta “para decirle que esto no puede ser”.

La energía hidráulica ha marcado el precio en el mercado mayorista en el 65% de las horas de junio, en el 64% de las de julio y en el 59% de las de agosto.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas