El Consejo de la UE valida las nuevas normas para el uso agrario de aguas regeneradas

El Consejo de la UE valida las nuevas normas para el uso agrario de aguas regeneradas

La Unión Europea da un paso más para facilitar el uso agrario de aguas urbanas regeneradas de cara a reducir el riesgo de escasez de agua para los cultivos ante el nuevo escenario de cambio climático. España ha liderado gran parte de la redacción de la nueva normativa que validará el Parlamento Europeo


La Unión Europea ha dado un paso más para el aprovechamiento de fuentes no convencionales con la adopción del reglamento que recoge los requisitos mínimos para la reutilización de aguas residuales urbanas regeneradas en la agricultura.

El objetivo de esta nueva norma, que sólo necesita la validación del Parlamento Europeo, es garantizar la seguridad de la ciudadanía y los recursos hídricos ante el escenario de cambio climático.

A través de esta nueva fuente alternativa de recursos hídricos se pretende garantizar que haya suficiente agua disponible para el riego agrícola, en particular durante las olas de calor y las sequías más intensas, puede ayudar a evitar la pérdida de cosechas y la escasez de alimentos.

El propio Consejo de la unión Europea destaca que habida cuenta de la disparidad de condiciones geográficas y climáticas entre Estados miembros, cada Estado miembro podrá decidir si procede o no el empleo de agua regenerada para el riego agrícola en todo o parte de su territorio.

La redacción de la nueva normativa ha sido compleja, con muchas implicaciones que ha liderado España. En esta nueva regulación es importante establecer las nuevas exigencias de calidad de las aguas para que su retorno al medio a través de otros usos, ya sean para riego o industria, garanticen la seguridad alimentaria y la salubridad.

De otra manera podrían incluso que se llegara a cuestionar la calidad de las producciones en las que se utilizara este recurso.

Esta decisión adoptada ayer implica que el Consejo ha adoptado su posición afirmativa en primera lectura. Ahora el Reglamento debe ser aprobado por el Parlamento Europeo en segunda lectura, antes de que pueda publicarse en el Diario Oficial.

En la actualidad, la reutilización del agua es una práctica establecida en muy pocos Estados miembros, que se está explotando muy por debajo de su potencial.

España, en línea con el resto de paises mediterráneos de la UE, reutiliza hasta un 40% de agua y dispone desde 2007 de un Real Decreto que lo regula.

Por tanto, en principio sólo tendrá que acomodar su normativa al nuevo procedimiento administrativo europeo que se adopte, especialmente en materia “de monitorización y seguimiento”.

Las normas acordadas facilitarán y estimularán la generalización de esta práctica beneficiosa, que puede garantizar un suministro más previsible de agua a los agricultores de la UE y ayudarles a adaptarse al cambio climático y a mitigar sus efectos.

regadío

Mediante el establecimiento de unos requisitos mínimos, las nuevas normas garantizarán la seguridad de esa práctica y aumentarán la confianza de los ciudadanos en los productos agrarios que se encuentran en el mercado interior de la UE. Este enfoque armonizado también facilitará el buen funcionamiento del mercado interior de los productos agrarios y creará nuevas oportunidades de negocio para operadores y proveedores de tecnología.

En virtud de la nueva legislación, las aguas residuales urbanas que ya se hayan sometido a determinados tratamientos con arreglo a las normas de la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas deberán someterse a un tratamiento adicional para cumplir los nuevos parámetros mínimos de calidad y, de ese modo, serán aptas para su uso en agricultura.

Además de los requisitos mínimos armonizados, la nueva legislación establece unos requisitos mínimos de seguimiento; disposiciones en materia de gestión de riesgos para evaluar los posibles riesgos adicionales para la salud y los posibles riesgos para el medio ambiente y hacerles frente; y un procedimiento de concesión de licencias y una serie de disposiciones sobre transparencia, en virtud de las cuales deberá ponerse a disposición del público la información más importante sobre cualquier proyecto de reutilización del agua.

El reto para hacer atractivas las aguas regeneradas para los regantes es que los operadores del ciclo integral, que en España son punteros a nivel internacional, logren unos costes de regeneración de agua competitivos para que los usuarios opten por él frente a otras fuentes más comprometidas.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies