Los datos suponen ya el 4,8% del PIB en España

Los datos suponen ya el 4,8% del PIB en España

La gestión de datos se ha convertido en un sector estratégico que continuará creciendo y será clave en la transformación del modelo productivo de España. El IEE ha publicado un estudio sobre su impacto en la economía en el que destaca la gestión de datos que realiza Agbar a través de su red Dinapsis


La recogida, gestión e interpretación de datos protagonizan una transformación que ya impacta en los modelos de producción, en la mano de obra, en la relación con los consumidores. Los datos se han convertido en un bien de inversión y en el recurso más valioso del siglo XXI.

Un estudio pionero realizado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) determina por primera vez el impacto de los datos en la economía española y arroja resultados impactantes. El sector de datos está entre los 10 primeros de la economía española y aporta el 4,8% del PIB, con un valor añadido de 54.000 millones de euros. En cuanto a empleo, el sector mantiene 860.000 empleos, el 4,8% del total nacional.

El informe fue presentado este miércoles por el presidente del IEE, Íñigo Fernández de Mesa, en un encuentro al que asistieron la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas; el jefe de la División de Análisis e Inteligencia de Mercados del Banco de España, Ricardo Gimeno; y el director general del Área Económica de la Comunidad de Madrid, Juan Manuel López Zafra.

Fernández de Mesa destacó que cada euro invertido en el sector tiene un impacto de 1,8 euros en la economía española y que por cada persona que emplea se generan 1,8 empleos en otros ámbitos de la economía. «Los datos se han convertido en un bien de inversión, en un sector estratégico con un gran poder inductor y generador de valor», señaló el presidente del IEE en la presentación.

Destacó además las grandes oportunidades de se abren gracias a los datos en la mejora de la productividad, la eficiencia y la toma de decisiones. «La digitalización y la gestión de datos es esencial para las administraciones y las empresas y los próximos años serán decisivos en esta transformación«. Fernández de Mesa también apuntó los principales retos para el sector de datos que se centran en la falta de capital humano, las dificultades para obtener recursos financieros y las barreras regulatorias.

Presentación del estudio del IEE. | Foto: IEE

Por su parte, la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial destacó que la economía digital ha pasado de un 19 a un 21% en su aportación al PIB en apenas un año y que está siendo la «verdadera palanca de transformación del modelo económico y productivo» que se está produciendo en España.

«Todas las industrias van a ser digitales. Todas las empresas van a depender de los datos y de la inteligencia con la que se traten esos datos. El 40% de la economía europea será digital en 2030 y tenemos por delante unos años apasionantes de transformación y trabajo», señaló Carme Artigas.

España «ha apostado por una recuperación basada en la digitalización y en una reindustrialización en base a los datos. Los datos van a tener que activarse como un valor más en el balance de las empresas. Todos los datos que tenemos ahora en España (sanitarios, de consumidores, sensores…) solo serán el 20% de los datos que tendremos en 2025. Y de todos los que habrá entonces, el 65% serán datos empresariales e industriales«.

Para la secretaria de Estado es imprescindible crear espacios de datos industriales y datos de la administración abiertos a nivel europeo. «Necesitamos colaboración público privada, nuevos mecanismos para trabajar juntos, canalizar entre todos los fondos para que tengan impacto a corto, medio y largo plazo», explicó.

Artigas desgranó numerosos planes y proyectos puestos en marcha gracias al Plan de Recuperación en España, como la creación de la primera agencia estatal de supervisión de Inteligencia Artificial o los espacios de intercambio de datos que se pondrán en marcha con cada PERTE, para subrayar que «nuestro país se puede convertir en el más atractivo para el talento, la inversión y el emprendimiento en el sector digital. Debemos entender que los datos son el gran recurso económico de las próximas décadas y todos los sectores, públicos y privados, debemos trabajar juntos n esta transformación».

Dinapsis, ejemplo de la gestión de datos

La publicación del IEE sobre “El impacto económico del sector de datos en España”, incluye un capítulo sobre el caso de gestión de datos en Agbar a través de su red de transformación digital Dinapsis, firmado por Guillermo Pascual, director de Operaciones de la compañía.

En este capítulo se destaca cómo Agbar desarrolla nuevas soluciones «combinando el conocimiento experto junto con las nuevas tecnologías digitales, buscando la optimización de la gestión ambiental. Esta combinación es lo que denominamos inteligencia operacional, y se aplica a ámbitos diversos como pueden ser la telelectura de los consumos de agua, la transformación digital de las plantas de tratamiento, o la contribución a la consecución de la Agenda 2030, entre otros»,

Pascual señala que todo ello se realiza «garantizando la seguridad de los datos (disponibilidad, integridad y confidencialidad) a través de la prevención, la ciberseguridad, el compromiso con la gestión responsable de los datos y un modelo de gobernanza que tutela la calidad de los mismos».

Sala de control de Dinapsis Canarias. | Foto: Dinapsis.

El director de Operaciones de Agbar destaca que la apuesta de la compañía por las nuevas tecnologías y por la economía del dato, junto con el conocimiento avanzado de la operación, les ha permitido «transformar por completo la gestión del ciclo del agua y ambiental, incrementando la eficiencia en la prestación de estos servicios y mejorando el rendimiento de todos los activos que forman parte de las infraestructuras, con el objetivo de poder garantizar el suministro en este contexto de creciente estrés hídrico».

Las redes de agua gestionadas por Agbar tienen un alto nivel de sensorización (son más de 6.000.000 de objetos IoT conectados), generando y gestionando unos 15 terabytes de datos diariamente. Desde la potabilización, distribución, plantas de tratamiento, lectura digital de contadores, relación con los clientes, relación con la administración de la ciudad, los datos permiten aumentar eficiencia de todas las operaciones así como la toma de decisiones, mejorando además la resiliencia de los territorios y la calidad de vida de la población.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas