El cambio climático entra en los programas formativos del ciclo urbano del agua - EL ÁGORA DIARIO

El cambio climático entra en los programas formativos del ciclo urbano del agua

El cambio climático y los nuevos escenarios que prevén los expertos para los recursos hídricos exigen un nuevo enfoque en los profesionales del ciclo urbano. Estos deben formarse para afrontar nuevos retos con las herramientas de digitalización y conocimientos multidisciplinares orientados a la sostenibilidad, circularidad y resiliencia


Más de 1.000 millones de personas viven actualmente en regiones con escasez de agua, y hasta 3.500 millones podrían experimentar escasez de agua para 2025.

El aumento de la contaminación degrada los ecosistemas acuáticos costeros y de agua dulce. Y el cambio climático está cambiando los patrones de precipitación y acelerando el derretimiento de los glaciares, alterando los suministros de agua e intensificando las inundaciones y la sequía.

Mapa de riesgo de sequía en la UE. | Foto: WRI

Actualmente, hay 17 países que se enfrentan a una situación en la que consumen más del 80% de su suministro de agua disponible, de media, cada año, según el último informe del World Resources Institute (WRI).

España, en el puesto 28 del ranking de estrés hídrico elaborado por este organismo internacional, se encuentra entre los países de estrés hídrico alto, es decir, entre los que consumen entre el 40% y el 80% de su suministro de agua disponible al año. Sin embargo, zonas del sur, este e incluso del centro de la península alcanzarían el riesgo hídrico extremo.

Este contexto de cambio y patrones climáticos que impactan ya directamente sobre los recursos hídricos, con consecuencias socioeconómicas, sanitarias, ambientales y de biodiversidad, exigen una formación continua en los profesionales y gestores del ciclo urbano del agua con un enfoque holístico que oriente su capacitación y la actualice para poder enfrentar los nuevos retos que el cambio climático les va a exigir a corto y medio plazo.

Albert Folch, responsable del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universitat Politècnica de Catalunya señalaba durante su participación en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el clima, celebrada el pasado mes de diciembre en Madrid, que el calentamiento global ha llevado a las instituciones universitarias y formativas a introducir contenidos en los planes de estudio que incorporen nuevas tecnologías y conocimientos sobre el cambio climático a nivel de investigación para afrontar los nuevos retos.

En su opinión, es necesario unir esfuerzos en aspectos de adaptación y mitigación al cambio climático en todos los niveles.

“Tenemos por delante un reto grande para gestionar los recursos hídricos que exige un enfoque multidisciplinar que acompañe al conocimiento técnico y profundo de una materia con una visión trasversal que conecte con otros conocimientos. Solo así se podrán afrontar los retos que nos va a poner por delante el cambio climático tanto en materia de adaptación, mitigación, resiliencia”.

Una investigadora de Berkeley muestra un vial con indigoidina producida por hongos en laboratorio. | FOTO: Marilyn Chung/Berkeley Lab

En este contexto de cambio en el clima, pero también socioeconómico hay que cambiar los sistemas de gobernanza y hay que formar y profesionalizar a los gestores y técnicos para dotarse de esas nuevas herramientas y tecnologías que permitan gestionar los recursos hídricos en los distintos escenarios que se plantean a futuro, afirma Folch.

“Desde el ámbito universitario hay que buscar alianzas para poder aterrizar los avances en investigación a la realidad de los sectores, por ejemplo, mediante doctorados industriales”.

Másteres profesionales sobre agua

Otra herramienta que puede ayudar a reprofesionalizar a los gestores del ciclo integral del agua son los másteres profesionalizadores como el de Tecnología y Gestión del Agua de la Escuela del Agua.

Lluc Pejó, director de la Escuela del Agua, entiende que la formación tanto profesional como superior en este contexto cambiante ofrece una gran oportunidad para afrontar los retos que la gestión de los recursos hídricos plantea para el futuro inmediato, aunando los conocimientos de universidades y centros de formación profesional con las de empresas y profesionales expertos para lograr la transferencia de un conocimiento aplicado y puntero en torno al ciclo del agua.

Este escenario de cambio obliga a modificar los enfoques y adaptar las formas de aprender en continuo de los profesionales para poder gestionar un recurso esencial como el agua del que depende el desarrollo de las comunidades, la salud pública, la actividad económica y la propia naturaleza. Un recurso comprometido y cada vez más escaso que demanda profesionales de primer nivel.

El cambio climático no es una disciplina por sí misma, sino un fenómeno que exige de transversalidad de conocimientos y aproximaciones, por lo que los programas de formación en el ciclo integral del agua deben propiciar profesionales con una amplia competencia técnica y de gestión con una visión holística del recurso y los ecosistemas con una marcada orientación ambiental.

La propia Escuela del Agua imparte entre su oferta de formación superior un Máster en Tecnología y Gestión del Agua que a lo largo de sus nueve ediciones ha ido evolucionando y adaptando su programa para reprofesionalizar y orientar los conocimientos de los nuevos gestores de recursos hídricos hacia la realidad y nuevos retos del cambio climático.

En esta evolución la digitalización, la resiliencia, la circularidad y la sostenibilidad son los ejes de la formación integral que requieren los nuevos gestores del ciclo urbano del agua, tal y como afirma Eva Marina Rodríguez, Manager de Formación Abierta de la Escuela del Agua. “Si bien el sector del ciclo integral del agua está muy profesionalizado en todas las categorías, desde las más técnicas a las gerenciales, estamos en un momento crucial en el que la formación continua es más necesaria que nunca para incorporar a la gobernanza y a la propia operativa de las empresas un nuevo enfoque orientado a la sostenibilidad y dotado del conocimiento y las herramientas tecnológicas que permitan afrontar el reto del cambio climático”, afirma Rodríguez.

Los conceptos de economía circular, revalorización del recurso, resiliencia, adaptación, y, sobre todo, herramientas y soluciones tecnológicas donde la digitalización será esencial, deben formar parte del enfoque de actuación de todos los profesionales del ciclo urbano del agua, “más aún a nivel gerencial donde las estrategias de la nueva gobernanza del agua llevan todos estos cambios en el ADN”, afirma Rodríguez.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas