El Supremo dicta que el pantano de Biscarrués no puede construirse

El Supremo dicta que el pantano de Biscarrués no puede construirse

La Justicia pone fin a un largo conflicto judicial en torno al pantano previsto en el curso medio del río Gállego, en Huesca. Da la razón a los ecologistas, que denunciaron que la obra no cumplía con la Directiva Marco del Agua. La infraestructura, prevista para la regulación hidrológica y el riego en Monegros, no podrá construirse

 


El pantano de Biscarrués, sobre el río Gállego, en Huesca, no podrá levantarse. El Tribunal Supremo pone fin así, en una decisión judicial recién dictada, a un conflicto legal que ha durado más de una década y que ha enfrentado a la administración del Estado y los regantes frente a los diversos colectivos ecologistas y pueblos afectados que presentaron recursos contra la obra.

El Tribunal Supremo ha confirmado el fallo de la Audiencia Nacional de julio de 2017, que declaró nulo el anteproyecto de construcción del embalse de Biscarrués, en la zona del río Gállego, en la provincia de Huesca, así como la declaración de impacto ambiental por una infracción a la norma 2000/60CE –la Directiva Marco del Agua-, y ha desestimado el recurso interpuesto por la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón.

El objetivo principal de la presa era aumentar la disponibilidad de agua de regadío en el Alto Aragón, pero los recurrentes solicitaban la nulidad de las resoluciones del Estado por considerar que la obra dañaría espacios protegidos e inundaría los términos municipales de tres ayuntamientos, Biscarrués, Santa Eulalia y Murillo de Gállego, que también se sumaron a la oposición a la obra junto a las ONGs SEO/BirdLilfe,  Ecologistas en Acción, Greenpeace, Amigos de la Tierra, WWF y Fundación Nueva Cultura del Agua.

En ambos recursos se impugnaban las resoluciones de la Dirección General del Agua del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de febrero de 2012 y de la Secretaría de Estado de Cambio Climático de julio de 2011 con las que se dio luz verde a la construcción del pantano.

Un siglo para un pantano

El Supremo pone fin así a una maraña judicial que ha durado al menos una década, aunque en realidad, el conflicto de Biscarrués  viene de mucho más antiguo.

El proyecto de este pantano tiene más de un siglo y se remonta a los tiempos del regeneracionismo de finales del XIX. La idea de embalsar el río a la altura de Biscarrués, en el tramo medio del río Gállego en las faldas del prePirineo aragonés, para regar las secas tierra de los Monegros y contener avenidas, tiene un siglo de antigüedad.

El primer proyecto realista para llevarlo a cabo se remonta a finales de la década de los 70 del siglo XX. Y desde entonces ha tenido defensores y detractores, que han sostenido un pulso histórico.

En su sentencia, el Supremo no entra al fondo de la cuestión, si la obra es necesaria o no, sino que incide en las formas. La tramitación del expediente no cumplió con las preceptivas exigencias para la declaración de impacto ambiental y la justificación de “interés público” que el Estado le confería no estaba lo suficientemente argumentada como para imponerse sobre las directivas comunitarias del agua, que vigilan con sumo esmero el buen estado ecológico de los ríos.

En conflicto de intereses, prima la ley europea, dice el Supremo. La Directiva Marco el Agua obliga a mantener en buen estado las masas de agua siempre que no medie una razón superior para hacerlo y la administración española no ha sabido justificarlo. La obra afectaba además a diversos espacios incluidos en la Red Natura 2000 de espacios protegidos europeos.

Queda por tanto anulada una infraestructura que suponía una inversión de 130 millones de euros y la ampliación de regadíos en una de las zonas menos pobladas de España.

Problemas de forma

En su sentencia, el Tribunal Supremo determina, según detalla Europa Press, que con el proyecto de esta presa se vulnera la Directiva Marco del Agua y la interpretación que sobre ésta hizo el Tribunal de Justicia de la UE, que en sentencia de julio de 2015 propugnaba la obligación de los Estados miembro de garantizar una correcta evaluación del cumplimiento de las condiciones que marca la directiva para prevenir el deterioro del estado de todas las masas de agua superficiales y protegerlas, mejorarlas y regenerarlas.

La sentencia determina también que la Declaración de Impacto Ambiental del embalse de Biscarrués no contenía todos los estudios y evaluaciones necesarios, y que hubiese sido necesario llevar a cabo un estudio concreto sobre la determinación del interés público, “un análisis científico detallado y específico de este proyecto”, teniendo en cuenta, además, que la declaración de interés público de la presa tiene su origen en una normativa anterior a la Directiva de Impacto Ambiental.

En sus recursos, los ecologistas explicaban precisamente, que el pantano afectaría al Lugar de Interés Comunitario (LIC) del bajo Gállego, un espacio con protección europea dentro de la Red Natura 2000 y aportaban diversos estudios científicos para probar el impacto ecológico previsto, recordando que estos trabajos no se habían tenido en cuenta en la declaración de impacto ambiental.

Además, apelaban a la Directiva europa de protección de aves, señalando que la obra afectaría a territorios de especies declaradas en peligro de extinción como el milano real, argumentado que el estudio de impacto ambiental no había realizado un censo de esta especie.

Reacciones ante la sentencia

Las reacciones ante la sentencia no se han hecho esperar. El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Aragón, Joaquín Olona, ha mostrado su respeto absoluto por la decisión del alto tribunal. “Lamentablemente se ha producido lo que cabía esperar y que da más sentido si cabe a la constitución de la Mesa de Diálogo del Agua”, ha dicho.

En este órgano, ha añadido, se debe buscar “la solución definitiva” para garantizar los regadíos pendientes de Monegros, completar el sistema de Riegos del Alto Aragón, “así como la solución a las obras pendientes e imprescindibles del Pacto del Agua con un nuevo consenso político y social”.

En opinión de los ecologistas, “esta sentencia histórica es especialmente relevante, no solo para el caso de Biscarrués, sino porque sienta un importante precedente y puede tener implicaciones sobre otros proyectos hidráulicos”. “Obligará a revisar todas y cada una de las grandes obras hidráulicas proyectadas en los planes hidrológicos del territorio estatal, actualmente en revisión”, afirma SEO/BirdLife en un comunicado.

Por su parte,  la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, ha solicitado que una vez que el Tribunal Supremo ha declarado nulo el embalse de Biscarrués los esfuerzos políticos, sociales y económicos se centren en sacar adelante la construcción del pantano de Almudévar con la mayor diligencia posible.

En una nota de prensa, la organización agraria recuerda su postura favorable al embalse de Biscarrués, motivo por el que en 2011 apoyó la manifestación que se celebró en Zaragoza en favor de la infraestructura y para exigir a la administración celeridad en la publicación de la declaración favorable de impacto ambiental.

UAGA ha reconocido que “no fue buena idea presionar a la administración y mucho menos dar un ultimátum a los técnicos, que obviaron un informe bastante duro del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas, CEDEX”.

“Reconocidos los errores” el sindicato aboga por “continuar hacia adelante” porque el sector agrario “no puede perder más tiempo esperando los regadíos” y es por lo que incide en la importancia de concentrar esfuerzos para terminar cuanto antes las obras de Almudévar.

Consecuencias jurídicas

La sentencia del Supremo concluye que el “interés público superior” que establece la Directiva Marco del Agua no es equiparable, ni mucho menos, a las declaraciones de “interés general” con las que las administraciones justifican sus obras.

A partir de ahora, deben probar por medios científicos que los daños que provocaría la ejecución de proyectos como los pantanos resultan más beneficiosos para el país que la salvaguarda de la riqueza ambiental de esas zonas, así como plantear alternativas a su construcción.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies