La inversión extranjera en agua y saneamiento se desploma

La inversión extranjera en agua y saneamiento se desploma

Los flujos de inversión privada internacional en agua y saneamiento se desplomaron a nivel mundial un 67% en 2020, según un informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) que alerta sobre la incertidumbre existente


La pandemia ha provocado un desplome económico general que ha tenido un fuerte impacto en la inversión extranjera, uno de los principales medios que tienen los países, especialmente aquellos en vías de desarrollo, para progresar en sostenibilidad. La última edición del informe anual que publica la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés) sobre flujos de inversión confirma que éstos se desplomaron a nivel mundial en un 35% en 2020, pasando a 1 billón de dólares desde 1,5 billones de dólares el año anterior. Una gran caída que ha sido especialmente mala en el sector del agua y el sanemiento, donde la inversión extranjera ha caído un 67% en solo doce meses, dificultando el progreso de un Objetivo de Desarrollo Sostenible, el sexto, que es clave para la Agenda 2030.

Es más, en las economías en desarrollo y en transición, las tendencias positivas en el período prepandémico se revirtieron con la crisis del COVID-19. Y es que, si tenemos en cuenta que el número de proyectos nuevos anunciados en el sector del agua y el saneamiento aumentó a una tasa del 4% anual en el período prepandémico (2015-2019), según la UNCTAD, la tendencia negativa es aún más importante. Además, el impacto de la pandemia también agravó las tendencias en otros sectores que ya estaban luchando por mejorar antes de la pandemia, como energía, alimentación y agricultura y salud.

“En agua, saneamiento e higiene (WASH), los inversores extranjeros no anunciaron ni un solo nuevo proyecto” llega a afirmar el informe, aunque matiza que este mal dato se refiere solamente a la inversión directa extranjera. Por ejemplo, en lo relativo al financiamiento de proyectos transfronterizos, el número de acuerdos WASH anunciados en 2020 aumentó de uno a tres, lo que elevó el valor de 225 millones dólares a 792 millones dólares. Sin embargo, la falta de inversión directa extranjera motivó una falta de progreso sobre todo en los países más atrasados económicamente, donde la capacidad de llevar a cabo proyectos transfronterizos es prácticamente nula y se depende mucho de ese impulso al desarrollo que suponen los flujos exteriores.

En total, en los países en desarrollo, el número de nuevos proyectos anunciados se redujo en un 42% y las inversiones para la financiación de proyectos internacionales – importantes para la infraestructura– en un 14%. “Estos tipos de inversión son cruciales para la capacidad productiva y el desarrollo de la infraestructura y, por lo tanto, para las perspectivas de recuperación sostenible”, ha explicado Isabelle Durant, Secretaria General interina de la UNCTAD, que explicó cómo el covid ha provocado sobre todo un colapso en los flujos de inversión hacia sectores relevantes para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como el agua.

Es más, todos los sectores de inversión de los ODS registraron una disminución de dos dígitos desde los niveles anteriores a COVID. El impacto exacerbó el declive en sectores que ya eran frágiles antes de la pandemia, como el saneamiento, la energía, la alimentación y la agricultura y la salud. “La caída de la inversión extranjera en los sectores relacionados con los ODS puede ralentizar el progreso logrado en la inversión en los ODS en los últimos años, lo que representa un riesgo para el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y para la recuperación sostenida postpandemia”, dijo Durant.

Fuerte caída en LATAM

Los flujos de inversión extranjera directa (IED) hacia América Latina se desplomaron un 45% en 2020 a 88.000 millones de dólares, lo que supone la caída más pronunciada de la inversión extranjera directa entre los países en desarrollo. “Las economías latinoamericanas enfrentaron un colapso en la demanda de exportaciones, la caída de los precios de las materias primas y la desaparición del turismo, lo que provocó una de las peores contracciones de la actividad económica en todo el mundo”, ha asegurado el director de la División de Inversiones y Empresas de la UNCTAD, James Zhan.

La caída de la IED fue severa en todos los ámbitos, pero hubo diferencias notables entre sectores. Las entradas de inversiones en las industrias de hidrocarburos, manufactura y viajes y ocio se contrajeron severamente, mientras, que la inversión extranjera orientada hacia las exportaciones de minerales y metales se vieron sustentadas en parte por una recuperación de los términos de intercambio de las materias primas durante la segunda mitad del año. En el sector del agua, no se ha anunciado ni un solo nuevo proyecto de inversión extranjera en LATAM en todo el período analizado.

inversión extranjera

“Lo más importante es que la pandemia tuvo graves consecuencias para la inversión internacional en sectores relevantes para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con una contracción de la inversión en infraestructura de más del 75%. Esto se suma a la vulnerabilidad de la región y representa un obstáculo importante para lograr los ODS”, ha explicado Zhan.

Se espera que los flujos de inversión hacia y desde la región se mantengan en un nivel bajo en 2021 y lo más probable es que no recuperen su nivel anterior a la crisis antes de 2023. La recuperación de las entradas variará según los países y las industrias, y los inversores extranjeros se fijarán en sectores como la energía limpia y los minerales críticos para el desarrollo sostenible que se verán impulsados por la recuperación mundial. Otras industrias que muestran signos de recuperación incluyen la información y las comunicaciones, la electrónica y la fabricación de dispositivos médicos.

Sin embargo, las proyecciones de crecimiento más bajas de la región en comparación con otras regiones en desarrollo, y la inestabilidad política y social en algunos países, ponen un riesgo a la baja en las posibles entradas de inversión extranjera directa.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas