La transición hídrica contará con 1.780 millones en 2022 - EL ÁGORA DIARIO

La transición hídrica contará con 1.780 millones en 2022

En los Presupuestos Generales del Estado con mayor gasto público de la historia de España se prevé una inversión para el agua de 995 millones de euros a los que hay que sumar 705 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de los fondos europeos


El Gobierno entregó este miércoles el ‘Libro Amarillo’ con las cifras de inversión con las que “dejar atrás la pandemia” y emprender una senda de crecimiento. La presentación de las cuentas completas de los Presupuestos Generales del Estado para 2022 es el primer paso de una tramitación parlamentaria en la que se pretende recabar el máximo apoyo posible gracias a unas cuentas expansivas.

Se trata de los presupuestos con el mayor gasto público de la historia, 240.000 millones de euros y el Gobierno da por hecho que contará con la llegada de 27.633 millones adicionales de los fondos europeos. El ‘espíritu verde’ de las cuentas pretende impulsar una transición ecológica justa que vele por la resiliencia y la adaptación del país en su lucha contra el cambio climático.

En el texto, el agua tiene su espacio pero, como viene siendo habitual, lejos del peso que requiere y de la importancia del recurso y su gestión en este reto global. En total, la inversión en infraestructuras hídricas alcanzará el próximo año 1.780 millones de euros: 995,98 millones de inversión pública (785 millones de euros del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) más 211 millones de euros de las Sociedades de Aguas), a lo que habrá que sumar 705 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) de los fondos europeos.

Inversiones en infraestructuras.

En el texto se destaca que “el objetivo en materia de infraestructuras del agua es satisfacer la demanda de forma sostenible” por lo que las prioridades serán la ejecución de las medidas comprendidas en los planes hidrológicos destinadas a aumentar la seguridad hídrica y promover un uso más eficiente de los recursos, así como medidas destinadas a la adaptación al cambio climático, incorporando a la gestión del agua los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Las líneas de trabajo a desarrollar serán aumentar la seguridad hídrica, conservar, mantener y modernizar las infraestructuras existentes y avanzar en adaptación al cambio climático. Paralelamente, los objetivos a conseguir en cuanto a calidad de las aguas son la mejora del estado de la depuración de las aguas residuales, de la calidad de las masas de agua y ecosistemas asociados, mantenimiento, conservación y protección del patrimonio medio ambiental y mejora de la gestión.

El Miteco también dispondrá además de 67 millones, a los que se sumarán 95 millones del MRR, para la adaptación de las infraestructuras costeras al cambio climático. También se han consignado 166 millones, más 343 del MRR, para infraestructuras medioambientales para la mejora de la calidad del aire, prevención, reducción y control de la contaminación, la transición hacia una economía circular, la producción y consumo sostenibles, la protección de ecosistemas forestales para mitigar los procesos de desertificación, y la protección de ecosistemas marinos y terrestres.

A la espera de los PERTES

Con el fin de impulsar la transformación de sectores clave, se ha puesto en marcha un proceso de Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), habiéndose aprobado ya el primero, centrado en la transformación de la cadena de valor de la automoción con el fin de que España lidere el despliegue del vehículo eléctrico y conectado.

El Gobierno señala en el documento de los presupuestos que se han recibido distintos proyectos por parte de diversos sectores y que “se está trabajando para acelerar su aprobación en Consejo de Ministros en el próximo trimestre”. Entre ellos se encuentra la propuesta de un ambicioso plan para digitalizar el parque de contadores de los servicios de agua y gas en los hogares españoles.

A la espera de que se concreten estos planes a financiar por los fondos europeos, el Libro Amarillo ya desvela ’26 componentes de inversión para la transformación económica’ a los que irán destinados los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El componente 5 es el relativo a la ‘Preservación del litoral y recursos hídricos’ y comprende una serie de actuaciones que pretenden, por un lado, la preservación del litoral mediante la implantación de la política de adaptación de la costa a los efectos del cambio climático y, por otro lado, la adecuada gestión de los recursos hídricos mediante la potenciación de la política del agua. Además, y como elemento soporte a las políticas de agua, se impulsará la digitalización y mejora en los procesos de observación y predicción meteorológica para la mejora de las proyecciones climáticas y para el seguimiento del cambio climático.

microplásticos
Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP).

Para el año 2022 está prevista una inversión en este componente de 859,2 millones de euros. Así, a través del Plan de Recuperación se financiarán actuaciones en materia de gestión de los recursos hídricos por valor de 344,6 millones de euros, destacando el seguimiento y restauración de ecosistemas fluviales y reservas naturales fluviales, actuaciones para mitigar el riesgo de inundación y medidas de reducción de la extracción de agua subterránea (recuperación de acuíferos) con la aplicación de recursos alternativos, como el agua regenerada y el agua desalada.

En este sentido, el texto destaca además actuaciones en depuración, saneamiento, eficiencia, ahorro, reutilización y seguridad de infraestructuras, por valor de 255 millones de euros. De hecho, resalta actuaciones en la mejora de la gestión del agua y el tratamiento de las aguas residuales, persiguiendo integrar las aguas residuales regeneradas como recurso, reducir las pérdidas y mejorar los sistemas de abastecimiento y distribución de agua. Por último destaca la necesidad de incrementar la reutilización de aguas residuales en aquellas regiones que sufren mayor estrés hídrico.

En cuanto al agua en la agricultura, en el marco del Plan de Recuperación y Resiliencia se financiarán también actuaciones de modernización de regadíos en las comunidades de regantes españolas. Así, está previsto invertir más de 300 millones de euros, fundamentalmente, en la implantación de nuevas tecnologías de riego más eficientes, el establecimiento de sistemas de control del agua mediante telecontrol y monitorización, la mejora en la capacidad de regulación y las redes de transporte y distribución del agua de las comunidades de regantes y el establecimiento de dispositivos electrónicos para realizar el seguimiento y la evaluación en tiempo real de las necesidades de agua en los cultivos.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas