El noroeste peninsular será más seco y el Levante más húmedo en el año 2050 - EL ÁGORA DIARIO

El noroeste peninsular será más seco y el Levante más húmedo
en el año 2050

El informe “Evolución de las precipitaciones en España” sostiene que en 2050 el noreste peninsular será más seco y el Levante más húmedo. Además, se reducirán las precipitaciones en toda la península y se intensificarán las temperaturas debido al calentamiento global


Las precipitaciones en España son similares a las de hace 50 años, según un análisis elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad que, además, augura un importante descenso de estas en el noroeste peninsular y un aumento en el Levante en el horizonte de 2050.

El informe “Evolución de las precipitaciones en España” está elaborado con registros de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) desde 1965, y tiene el objetivo de dar visibilidad al uso del agua.

Según el estudio, solo las Islas Canarias occidentales, la Comunitat Valenciana y Navarra experimentarán incrementos en la precipitación media anual, de carácter moderado y de distribución más irregular en el tiempo, por lo que los fenómenos de gota fría se prevén más intensos y frecuentes.

En el resto del territorio, la reducción de precipitación será la tónica general, más acusada en el noroeste del país.

La falta de precipitaciones provocará que Galicia abandone su tradicional imagen de bosques mixtos caducifolios y prados

El documento incide en que las lluvias escasearán donde más llueve en la actualidad, alcanzando reducciones máximas en áreas de Galicia interior, Lugo y Orense con disminuciones de más de 500 litros por metro cuadrado anuales.

En todo el noroeste peninsular el resultado será “tan drástico”, según el documento, que su vegetación y agricultura serán más similares a las del sudeste peninsular, abandonando la tradicional imagen de bosques mixtos caducifolios y prados tan usuales en esos territorios.

Respecto a las temperaturas, el estudio advierte de que debido al calentamiento global estas se intensificarán, por lo que si se mantiene una perspectiva de escasez de precipitaciones, cada vez habrá menos disponibilidad de agua.

Ante esta situación, desde el Observatorio recomiendan incrementar los esfuerzos de concienciación de que el agua es un recurso limitado y proponen gestionar de manera responsable e inteligente el recurso, potenciar acciones de conservación del agua en la naturaleza– suelo y bosques- y fomentar la inversión en la investigación de las dinámicas meteorológicas.

El Observatorio de la Sostenibilidad subraya que aunque estos datos son preliminares, la falta de precipitación, los episodios de calor, inundaciones puntuales y las evidencias de la crisis climática justifican este análisis desde que existe información cuantitativa.

Los autores del estudio argumentan que la “clara tendencia en la disminución de precipitaciones” en algunas regiones debería propiciar un estudio serio para tomar medidas que garanticen la disponibilidad y abastecimiento futuro del agua en ciudades, zonas verdes o cultivos.

Asimismo, detallan que en la metodología empleada en el informe se han utilizado diversos análisis estadísticos y que las previsiones para 2050 reflejan lo que sucedería si no se tomaran medidas para mitigar las emisiones actuales de alto nivel.

Evolución de las precipitaciones en España

El informe, que también ha estudiado la tendencia de las precipitaciones entre el periodo 1965-2018, arroja que en su conjunto estas son “similares a las de hace unos años”, es decir, no consta una tendencia significativa ni de aumento ni de disminución.

Por comunidades autónomas y en el periodo 1981-2018, se observa un fuerte receso de las lluvias en Galicia y Canarias, pocas variaciones en Cataluña y un importante aumento en Asturias, Navarra, Cantabria, Baleares, Extremadura y País Vasco; el resto de comunidades muestra una subida, pero ligera.

Si el análisis se aplica a capitales de provincias y en el mismo periodo temporal, la fuerte disminución de precipitaciones sobresale en Vigo, Girona, Córdoba, Cádiz, Sevilla, Asturias, Bilbao y Cuenca y, por el contrario, la tendencia lluviosa aumenta en Jaén, Palencia, Lugo, Huelva, Segovia, Ourense y A Coruña.

Otro aspecto de gran relevancia es el que atañe a las confederaciones hidrográficas: entre 1990-2016 las lluvias han subido en todas las cuencas, sobre todo en la del Guadalquivir, cuenca del Norte y Sur, Guadiana, Ebro y Duero, si bien la del Tajo es la que menos ha aumentado.

 



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Entradas destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies