Regar para poblar el medio rural - EL ÁGORA DIARIO

Regar para poblar el medio rural

La gestión eficiente del agua en el medio rural y el desarrollo del regadío constituyen una herramienta para combatir la despoblación en la España “vacía”, según concluye la jornada organizada por el Instituto de Ingeniería del Agua


Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) 13 de las 15 provincias que más habitantes han perdido durante los diez últimos años son aquellas que menos superficie regada tienen.

Jornada “La importancia del agua en el Desarrollo Rural”.

Esta fue alguna de las cifras que se pusieron sobre la mesa en la jornada organizada por el Comité de Asuntos rurales del Instituto de Ingeniería del Agua “La importancia del agua en el Desarrollo Rural”, sobre la base de que el desarrollo rural viene íntimamente ligado a la disponibilidad de energía eficaz y barata y al uso eficiente del agua como recurso escaso.

Una de las principales conclusiones es que la disponibilidad de agua, aunque sea en condiciones precarias, puede modificar sustancialmente la rentabilidad y posibilidades de desarrollo de una zona.

En España, el regadío representa algo menos del 15% de la superficie agraria útil y aporta el 65% de la producción final, ocupando una superficie total superior a los 3,7 millones de hectáreas.

Una hectárea de regadío intensivo puede producir el equivalente a 40 hectáreas de secano, lo que convierte el regadío en el garante del abastecimiento de alimentos de primera necesidad para una población mundial creciente, según datos de la Federación Nacional de Regantes (Fenacore).

Regadío
Regadío

España es un referente internacional en regadío modernizado. Más de la mitad de la superficie regada cuenta con sistemas de riego localizado, que está considerado el más eficiente.

Más del 75% de nuestra superficie de riego está modernizada y quedan pendientes de modernización un millón de hectáreas; cuando a nivel mundial, de los más de 330 millones de hectáreas de superficie regable, apenas un 6% cuenta con sistemas de riego localizado.

En este sentido Beatriz Pino Díaz. Ingeniero de Montes, Consejera Técnica de la Subdirección General de Regadíos e Infraestructuras Rurales del Ministerio de Agricultura, ha destacado la importancia de la innovación y la tecnología aplicada al ahorro de recursos hídricos en la agricultura española.

Así, explicó el Sistema de Información Agroclimática del regadío, una red de estaciones meteohidrológicas para estimar el dato de volumen de agua consumida por las especies de regadíos. Estas estaciones toman datos paramétricos que permiten calcular la evapotranspiración del cultivo y estimar sus necesidades hídricas.

Así “podemos calcular las demandas hídricas de los cultivos con el objetivo del ahorro y un uso eficaz, y se han convertido en un elemento clave para la planificación hidrológica”, destacó Pino que además, insistió en que esta herramienta se enmarca en una agricultura de innovación y tecnología aplicada.

Pino recordó que el regadío consume el 65% del consumo global de agua de España, “por eso desde hace más de 20 años la Administración es consciente de la necesidad de ahorrar y aportar toda la tecnología disponible a este objetivo sabiendo que una hectárea de regadío produce de media seis veces lo que una hectárea de secano.

Pino resaltó que el desarrollo de la agricultura de regadío tiene una repercusión en el mundo rural porque fija población, genera actividad riqueza y empleo tanto directo como indirecto.

Gestión de los recursos forestales

Jose Anastasio Fernández Yuste, Catedrático de Hidráulica Fluvial e Hidrología de la E.T.S.I. Montes, Forestal y del Medio Natural de la UPM, destacó la importancia de la gestión de los recursos forestales como una infraestructura hidráulica más, por su capacidad reguladora de la cantidad y calidad de los recursos hídricos.

Fernández llamó la atención sobre el hecho de que el ciclo hidrológico solo contempla “de los muros de la presa para abajo” y se olvida que más arriba de la presa “hay una oportunidad en el monte, en tanto que proveedor de servicios hidrológicos, de intercepción, de cinética, generador de energía potencial, disipación y captación de agua en el suelo”.

Todos estos servicios ecosistémicos, de regulación de extremos y provisión, actúan sobre la cantidad y calidad del recurso y actúan tanto en avenidas como en sequías, y en la regulación de los flujos de precipitaciones, que convierten a los bosques en una infraestructura verde esencial para la gestión eficiente de los recursos hídricos.

El catedrático habló de una “gestión hidrológica de los bosques” a pesar de contar con el conocimiento y la experiencia en una buena gestión hidroforestal, apostando por un paisaje diversos en manchas, con especies resilientes y adaptadas al cambio climático y al stress hídrico.

Hace falta “voluntad política y dinero” para afrontar esta gestión como parte de los recursos hidrológicos y, resaltó, las posibilidades que ofrece el Pacto Verde Europeo para lograr hacer de los bosques un instrumento imprescindible.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies