¿Cuántos grandes ríos del planeta fluyen libremente hasta el mar? - EL ÁGORA DIARIO

¿Cuántos grandes ríos del planeta fluyen libremente hasta el mar?

Un estudio recién presentado identifica el número de grandes ríos del planeta que fluyen libres de presas y embalses. Sólo el 37% de los cauces superiores a los 1.000 kilómetros de longitud están libres de obras, la mayor parte de ellos en el Ártico, el Amazonas y el Congo


Los ríos han tenido un papel fundamental en la construcción de las civilizaciones. El agua, los alimentos o la propia energía de sus corrientes han sido empleados por la Humanidad para impulsar la sociedad y la economía. Sin embargo, durante el último siglo, muchas corrientes fluviales han sufrido una sobreexplotación que está provocando que pierdan las características que las hacen únicas. Una de las más evidentes es la construcción de infraestructuras para retener el agua, que aunque ofrecen importantes servicios a los intereses humanos, también restan a los ríos muchas de sus funcionalidades ecosistémicas.

Un estudio publicado recientemente en la revista Nature acaba de ofrecer el mapa más fiel sobre la situación de los ríos más grandes del mundo, estudiando el estado de conectividad de 12 millones de kilómetros de ríos y señalando la ubicación y extensión de los que aún fluyen libres. El trabajo ha sido llevado a cabo por un equipo internacional de 30 expertos de diversas entidades, liderados por el Departamento de Geografía de la McGill University (Canadá).

El autor líder del estudio, el profesor Günther Grill, señala que hay una creciente disminución de ríos muy largos -aquellos que tienen una longitud superior a 1.000 kilómetros- que no están alterados por infraestructuras humanas. Según el estudio, solo un 37% de los ríos mundiales de ese tipo continúan sin alteraciones. Los ríos que se salvan de la actividad humana se limitan a zonas remotas del Ártico, de la Cuenca del Congo y del Amazonas. El estudio estima que hay 246 ríos de más de 1.000 kilómetros de longitud en el planeta,de los cuales hay 90 que llegan hasta el océano sin encontrar grandes barreras humanas por el camino.

presas, ríos, agua, ecosistema
Grado de conectividad de los ríos del mundo. En azul, los que menor fragmentación poseen | WWF

“Los ríos y lagos brindan importantes servicios ecosistémicos para los seres humanos, como agua potable , fuentes de nutrición, transporte y recreación. Sin embargo, la actividad humana amenaza directa o indirectamente la capacidad de los sistemas acuáticos para proporcionar estos servicios”, subraya el profesor Grill.

De forma paralela a este fenómeno, las especies de agua dulce han experimentado la disminución más pronunciada de todos los vertebrados en el último medio siglo, con un promedio de 83% desde 1970, según un estudio de WWF, entidad que también ha colaborado en el estudio sobre la conectividad de ríos publicado en Nature. La razón a la que apuntan desde la organización de conservación de la naturaleza es la modificación del hábitat o la sobrexplotación producidos por causa humana.

Para Günther Grill, la  construcción de represas y embalses es una de las causas importantes de alteración que sufren las especies fluviales, al disminuir la conectividad del río y generar fragmentación de los hábitats.

“Efectivamente, las barreras transversales (azudes, presas, pasos de carreteras, puentes descalzados, etc.) son el factor principal de las presiones físicas que sufren todos los ríos, largos y cortos. Cuanto mayor es el número de barreras, mayor el grado de fragmentación”, explica Pao Fernández Garrido, coordinadora de proyectos para la Fundación Mundial de la Migración de los Peces.

presas, agua, ecosistema
Presa de Aldeadávila, en el Duero. | José Luís Vega. Shutterstock

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), en Europa hay más de 7.000 grandes presas y miles de pequeñas de estas estructuras. Por otro lado, la Comisión Internacional de Grandes Presas (ICOLD) tiene un registro de más de 59.000 grandes presas en todo el mundo, entendiendo por gran presa aquellas que tienen un muro de 15 metros de altura o superior. Pero estas cifras se refieren a obras de considerable tamaño. Si se incluyen barreras y azudes pequeños, el número se multiplica. “Hemos hecho una estimación de cuántos azudes y presas puede haber en toda Europa, y aproximadamente hablamos de un millón. Es una auténtica locura”, subraya Pao Fernández, quien también indica que no existen buenos inventarios ni criterios homogéneos para llevarlos a cabo.

“Unos pocos países, como Francia, Suecia o Reino Unido tienen buenos inventarios. Francia, por ejemplo, computa 95.000 obstáculos en sus ríos, de los cuales más de 70.000 son azudes y presas”, añade la coordinadora.

Para Pao Fernández, la sobreconstrucción de presas supone un problema a largo plazo. “Ahora no podemos ver los efectos del enorme número de estas construcciones porque la velocidad de reacción de un ecosistema fluvial es muchísimo más lenta que, por ejemplo, la velocidad de reacción del cuerpo humano al tapar sus arterias, y los daños se verán en varias décadas”, añade.

“Todas las presas tienen una vida útil limitada, por ello es importante revisar todas aquellas presas sin uso o abandonadas. Si la presa no tiene ningún beneficio, es mucho más económico su demolición”, apunta Pao Fernández

Los ríos hay que verlos como una hoja. En este caso, la hoja puede ser la cuenca de un río perfectamente y todas las venas de esa hoja están conectadas con la vena principal ¿verdad? La vena principal es la que se une al final en el peciolo y luego el peciolo al tallo. ¿Correcto? Imagínese que ponemos un tapón en la vena principal, nada más terminar el pedúnculo y comenzar la vena. Estamos bloqueando toda la hoja, o lo que es lo mismo, toda la cuenca”, ejemplifica la coordinadora. “En el caso de los ríos europeos, tenemos un tapón aproximadamente cada kilómetro de río”, añade.

Sin embargo, esto no significa que haya que eliminar todas estas estructuras. Según Pao Fernández, las presas ofrecen diversos beneficios “como la facilitación del regadío o la generación de energía”.

Necesitamos presas”, explica la coordinadora. No obstante, estas deben ser las justas y necesarias para que causen el menor impacto en el ecosistema, a la par que ofrecen todos sus beneficios: “Podemos ubicar las presas necesarias en afluentes donde el impacto sea el mínimo posible para el resto del ecosistema y al mismo tiempo dejar ríos libres para beneficiarnos también”.

“Existen ríos en otros países que se han recuperado y, aparte de aumentar la salud del ecosistema, están reportando beneficios económicos directos y económicos derivados de la eficiencia en su explotación”, enfatiza Pao Fernández.

Beneficios de los ríos saludables e inconvenientes de las presas

Beneficios:
– Buena calidad del agua
– Correcto mantenimiento de los acuíferos
– Mantenimiento de poblaciones de peces de forma sostenible
– Barrera contra las inundaciones

Inconvenientes:
– Pérdida de hábitat
– Disminución de fertilidad del suelo
– Retención de nutrientes y sedimentos en las partes altas del río
– Declive de las especies



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
COP 25
COP 25
Entradas destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies