Soluciones innovadoras ante la emergencia hídrica

Soluciones innovadoras ante la emergencia hídrica

El agua ha sido protagonista en la primera jornada de BNEW en Barcelona con un debate sobre cómo puede ayudar la tecnología frente a la emergencia hídrica. Digitalización, eficiencia y reutilización son las claves para maximizar un agua cada vez más escasa


Barcelona se convierte esta semana en la capital mundial de la nueva economía con la celebración de BNEW del 3 al 6 de octubre, el evento internacional de referencia que busca la generación de alianzas para favorecer un nuevo modelo económico más transversal y resiliente, con la sostenibilidad y la digitalización como claves. En la primera jornada de BNEW, el agua ha sido una de las protagonistas con la celebración de una mesa de debate, ‘Soluciones tecnológicas innovadoras en el marco de la emergencia hídrica’, en la que la tecnología se ha mostrado como motor del cambio necesario ante un reto que requiere respuestas urgentes y certeras. Tras un verano que ha demostrado que la emergencia climática ya es una realidad, la sequía ya es un problema estructural y los sectores se enfrentan a desafíos en su competitividad a causa de la escasez del recurso, la innovación en el ciclo integral del agua es la respuesta.

En la mesa han intervenido Xavier Bernat, director de Acción Climática de Aigües de Barcelona; Sandra Casas, jefa de Investigación en Tecnologías del Agua de EURECAT; Ester Vilanova, gerente de Soluciones Digitales en la consultora AMPHOS 21; y Carlos Velázquez, director de Sostenibilidad de Roca.

Mesa de debate sobre soluciones tecnológicas ante la emergencia hídrica en BNEW.

Xavier Barnat ha destacado la necesidad de un nuevo modelo en el que no dependamos del recurso vinculado a la climatología. Este cambio debe sustentarse en tres pilares: «la innovación, que permita una nueva relación con la ciudadanía; la eficiencia y sostenibilidad del servicio, siempre buscando la excelencia; y el aprovechamiento de cada gota de agua, dándole una nueva vida a través de la reutilización». La gestión en este sentido de Aigües de Barcelona ha permitido no solo reducir el consumo de agua por persona y día a 105 litros, uno de los consumos más bajos de Europa, sino también reducir un 24% la huella hídrica de sus procesos.

Xavier Bernat, director de Acción Climática de Aigües de Barcelona.

Bernat ha señalado que la gestión del agua se ha convertido en una fuente de datos que «aportan valor no solo a los procesos sino también a la ciudadanía». En este sentido destacó los centros de transformación digital Dinapsis que son capaces de gestionar 1,5 millones de datos de diarios y que desarrollan soluciones innovadoras al servicio de ciudades más sostenibles y resilientes ante los efectos del cambio climático. También ha apuntado los beneficios en materia de salud que tienen soluciones como la epidemiología en base a las aguas residuales, que ha permitido tomar decisiones sanitarias certeras durante la pandemia de covid-19.

Por su parte, Sandra Casas afirmó que la tecnología es el motor del cambio pero debe ir acompañada de gobernanza, una legislación sólida y un cambio de mentalidad. «Debemos combinar tecnologías de tratamiento, regeneración, reutilización, digitalización y modelizaciones y crear soluciones con impacto real en el territorio, que favorezcan el cuidado del recurso, aseguren su calidad y faciliten la toma de decisiones».

Ester Vilanova también destacó las tecnologías de tratamiento de datos «que nos permiten anticiparnos a los problemas» y resaltó cómo la digitalización ha facilitado la rápida toma de decisiones en la gestión de las aguas subterráneas.

Carlos Velázquez señaló la importancia de la concienciación de los usuarios y de la ayuda que suponen productos del día a día como los aireadores en los grifos o los mecanismos de descarga doble en los inodoros para el ahorro del agua. También habló de nuevas soluciones que Roca está desarrollando como sistemas que permiten recircular el agua de lavabos, duchas y bañeras y aprovecharla para la cisterna del váter.

PERTE para el agua digital

Como no podía ser de otra forma, la recién abierta convocatoria del PERTE de digitalización del agua ha ocupado parte del diálogo de la mesa. Para Xavier Bernat se trata de una «oportunidad histórica de dar un salto cuantitativo y cualitativo en el ciclo del agua, no sólo urbano, sino también en el ámbito industrial y agrícola». Además resaltó que este nuevo mecanismo establece que debe articularse con colaboración público-privada lo que permitirá que las «investigaciones e innovaciones que se están desarrollando se lleguen a implantar y se den soluciones eficaces a la emergencia hídrica».

Ester Vilanova y Sandra Casas también destacaron la posibilidad que da el PERTE de «implantar todo lo que hemos aprendido en los centros de investigación, demostrar toda la capacidad tecnológica que hemos desarrollado«, coincidieron.

Contar con todos

En el debate también se resaltó la importancia de crear conciencia, educar, sensibilizar a la ciudadanía como parte activa en la solución ante la emergencia hídrica. Pero también de la implicación de todos los actores con parte en este reto. «El grupo Agbar trabaja con 470 partners externos. Cuando involucras a todos los agentes de la cadena desde el inicio, después es más fácil desarrollar e implantar soluciones de las que se sienten parte. Debemos actuar colectivamente y actuar ya. Cualquier retraso contribuye al agotamiento del recurso. Hay que apostar por una visión más holística, con urgencia y estructuralidad de los cambios», señaló Bernat.

Sandra Casas también destacó la necesidad de concienciar en sostenibilidad y cambiar mentalidades. «Involucrar a ciudadanos, administraciones, sectores es imprescindible para que las soluciones lleguen a implantarse a todos los niveles».



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas