Europa condena a España por no proteger el agua y hábitats de Doñana

Europa condena a España por no proteger el agua y hábitats de Doñana

La sentencia del TJUE expresa que España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de la Directiva Marco del Agua y que no ha tomado las medidas suficientes para evitar las alteraciones en los hábitats de Doñana. Para WWF se trata de “una sentencia histórica”


En una sentencia dictada este jueves, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) expresa que España no ha tomado las medidas adecuadas para proteger las masas subterráneas de agua que alimentan el humedal de Doñana ni para evitar el deterioro de los hábitats protegidos causado precisamente por las extracciones ilegales.

Este caso se remonta al 2009, cuando la Comisión Europea y el Parlamento Europeo recibieron varias quejas y peticiones que denunciaban el deterioro de los hábitats del Espacio Natural Protegido de Doñana debido a la extracción de agua subterránea para el riego agrícola.

La Comisión consideró que esta situación constituía un incumplimiento del Derecho de la Unión. En concreto, suponía infracción de la prohibición de deterioro impuesta por la Directiva Marco del Agua, por lo que Bruselas abrió expediente a España en 2014 y cinco años más tarde elevó el asunto a la Justicia europea tras constatar que las autoridades nacionales no habían actuado para remediar los problemas identificados.

Ahora, en su sentencia, el Tribunal de Justicia estima parcialmente el recurso interpuesto por la Comisión y declara que España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de la Directiva marco sobre el agua en dos aspectos.

En primer lugar, señala que nuestro país “no tuvo en cuenta las extracciones de agua ilegales y las extracciones de agua para el abastecimiento urbano en la estimación de las extracciones de agua subterránea de la comarca de Doñana en el marco de la caracterización adicional del Plan Hidrológico del Guadalquivir 2015-2021”.

Balsa de riego ilegal clausurada en Doñana | Foto: Jorge Sierra / WWF

“El Plan Hidrológico del Guadalquivir 2015-2021 no contiene toda la información necesaria para determinar la repercusión de la actividad humana en las masas de agua subterránea de la comarca de Doñana, en el sentido de la Directiva marco sobre el agua”, informan desde l Tribunal de Justicia.

Por otro lado, dicta que España no previó ninguna medida para evitar la alteración de los tipos de hábitats protegidos situados en la zona protegida de Doñana provocada por las extracciones de agua subterránea para abastecer el núcleo turístico de Matalascañas, en Huelva, dentro de ese Plan Hidrológico.

Para detallar, el TJUE indica que la Comisión “ha demostrado suficientemente” la probabilidad de que estas extracciones de agua “hayan ocasionado alteraciones apreciables en los hábitats protegidos” y, por tanto, “debería haberse tenido en cuenta” en el Plan Hidrológico del Guadalquivir.

Una de las zonas más secas del Parque Nacional de Doñana

No obstante, no considera que haya demostrado que España haya incumplido su obligación de evitar el deterioro del estado de las masas de agua subterránea del Espacio Natural protegido de Doñana en el sentido de la Directiva marco sobre el agua.

“La Comisión no ha acreditado que las masas de agua subterránea del Espacio Natural protegido de Doñana que se encontraban ya en mal estado se hayan deteriorado aún más”, informan desde el tribunal.

Por otro lado, el TJUE declara que España “no ha adoptado las medidas apropiadas para evitar las alteraciones apreciables de los tipos de hábitats protegidos situados en las zonas protegidas «Doñana», «Doñana Norte y Oeste» y «Dehesa del Estero y Montes de Moguer» desde el 19 de julio de 2006 provocadas por las extracciones de agua subterránea”.

En este sentido, destaca aportaciones científicas de las que se desprende que la sobreexplotación del acuífero de Doñana ha acarreado un descenso del nivel de las aguas subterráneas que ocasiona una alteración constante de las zonas protegidas del Espacio Natural protegido de Doñana”.

Estos datos, continúan según informan, confirman “que el deterioro de estos hábitats continúa y que su estado seguirá deteriorándose debido al descenso del nivel piezométrico del referido acuífero. Además, dictaminan que España no ha adoptado las medidas necesarias para poner fin a ese deterioro.

Sentencia histórica

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) ha celebrado esta condena, clasificada como histórica, que confirma el deterioro del espacio natural de Doñana y que concluye que se han realizado “extracciones desmesuradas de agua subterránea” que incumplen las Directivas Marco del Agua y Hábitat.

De este modo, Europa da la razón a la ONG, que denunció a España ante las autoridades comunitarias.

“El Tribunal de Justicia de la Unión Europeo que nos condena por no ser capaces de cuidar un espacio único como Doñana, dando la razón a WWF en las reclamaciones y denuncia que hemos realizado en las últimas décadas. La sentencia no deja lugar a dudas”, ha manifestado Juanjo Carmona, portavoz de WWF.

Carmona insiste en que se están sobreexplotando los recursos Doñana, en especial el agua mientras el Estado y la Junta de Andalucía están incumpliendo la ley europea que debe proteger Doñana. “Está provocando un continuo deterioro de los valores naturales de este espacio único”, ha advertido.

Por eso, reclama al Gobierno y a la Junta de Andalucía que acaten la sentencia que defiende Doñana y que comiencen cerrando los pozos y fincas ilegales al oeste del espacio natural, que frenen la agricultura industrial que avanza por el noreste y pongan en marcha, entre otros proyectos, un ambicioso que restaure ecológicamente las marismas de Doñana y devuelva los caudales y parte de la superficie de regadío.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas