Water Congress 2021: industrias comprometidas con la gestión del agua en Chile

Water Congress 2021: industrias comprometidas con la gestión del agua en Chile

Centrado en el rol y la importancia de la innovación en el agua, se desarrolló de manera virtual el 9º Congreso Internacional en Gestión del Agua en Minería y Procesos Industriales en Chile


Con un formato virtual, pero manteniendo la conexión de siempre, se comenzó este miércoles, 7 de julio, el Water Congress 2021, el 9º Congreso Internacional en Gestión del Agua en Minería y Procesos Industriales, “una nueva oportunidad que tenemos para valorar el agua como elemento transversal y fundamental de toda la actividad humana”, según precisó en su sesión inaugural Gladys Vidal, directora del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería de Chile (CRHIAM).

Asimismo, Vidal hizo un llamado a analizar la gestión de este recurso desde una perspectiva interdisciplinaria, “que nos permita conciliar de manera sustentable las diferentes necesidades de la industria, las personas y el ecosistema”, porque de esa manera se podrá aportar con conocimiento, experiencia y herramientas en búsqueda de soluciones a los elementos que hoy afectan el escenario hídrico en Chile y otros países.

Para Arjan Budding, director del Programa de Gestión Sostenible del Agua de la Wageningen University de Holanda, es necesario tener una visión integral del agua, tomando en consideración elementos como la gobernanza, ya que sin ella “es muy difícil tener sostenibilidad en el manejo del recurso hídrico”.

“Sin agua no habrá vida en la Tierra y es nuestra responsabilidad ahora y en el futuro asegurarnos de usar ese importante recurso de manera responsable, no abusar de él, explorando posibilidades, en vez de explotar recursos”, comentó Budding.

Minería y cambio de enfoque

La primera exposición estuvo a cargo de Carolina Ahumada, Principal Water Management en BHP, quien se refirió al rol y la importancia de la innovación en la gestión del agua en la minería.

Para Ahumada, los procesos como los que se llevan a cabo en Chile, con un importante cambio en las regulaciones, una mayor conciencia y empuje por el valor social, “deben también empujarnos como industria a participar activamente con otros actores en seguir desarrollando y promoviendo la inversión en innovación, en su más amplio sentido de la palabra, no solo en temas de tecnología”, opinó.

Asimismo, la profesional de BHP expresó que es necesario “plantearnos el enfoque de desafiar el status quo y crear oportunidades en cada una de las etapas del proceso minero y, por supuesto, con gran foco en la gestión del agua”. A su juicio, esto debe venir siempre acompañado de cambios culturales, tanto internos como externos, respecto a la gestión del agua, “no solo asociados a suministro o demanda, sino que también a seguridad y sustentabilidad”, los que deben abarcar a todos los involucrados en el proceso minero.

En síntesis, innovación de pensamiento en los procesos y en cómo se relacionan, además de innovación tecnológica, son esenciales para abordar los riesgos, oportunidades y desafíos en la gestión del agua, según detalló Ahumada.

Avances sanitarios

Jessica López, presidenta de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios (ANDESS), comentó que más de la mitad de la operación es economía circular en la industria sanitaria en Chile.

Esta industria se distribuye en 238 sistemas de producción de agua potable, que llega a los hogares a través de 41.000 kilómetros de redes, la que posteriormente se recoge de los hogares y comercios por medio de 33.000 km de redes de alcantarillados, para ser llevada a 300 sistemas de tratamientos de aguas servidas. Estos “permiten hoy que el 80% de las aguas servidas tratadas sean reusables”, y se disponen en cauces que la autoridad define, según comentó López.

Captura de la ponencia de Jessica López, presidenta de ANDESS.

Asimismo, sostuvo que la cobertura de agua potable en las ciudades de Chile es del 100%, estando pendientes los campamentos y otros nodos. El consumo promedio es 15 m3 en hogares, con estimación de 150 litros por persona al día, un 50% más de lo que recomienda la OMS como un consumo óptimo por persona (100 litros por persona al día). Pese a ello, “hace más de 20 años, el consumo ha caído casi un 30%”, explicó.

A ello añadió que el tratamiento de las aguas servidas en Chile es del 100%, con diversas modalidades.

Sector frutícola

Hoy Chile es el principal proveedor de fruta en el hemisferio sur, con cerca de 350.000 hectáreas de frutales distribuidas entre Atacama y Chile Chico, aunque presenta una mayor concentración entre Valparaíso y Ñuble. La fruticultura representa para el país entre 5.000 a 6.000 millones de dólares FOB al año y las faenas trabajan durante todo el año.

Alrededor de 3 millones de chilenos viven hoy de la fruta, dado que el sector entrega 800.000 empleos. Luego del proceso constituyente, el agua subió entre los puntos prioritarios para discutir, señaló Jorge Valenzuela, presidente de la Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta).

“En la medida que avancemos en eficiencia y tengamos políticas claras para asegurar el agua, podemos resolver esta urgencia y aportar al desarrollo de nuestro país”, precisó. Por ello, señaló que es muy importante seguir innovando para enfrentar la crisis hídrica que ya es un “problema estructural no resuelto”, a su juicio.

Una de los elementos que afecta al país es la falta de una institucionalidad clara, “algo que nosotros hemos hablado, puesto arriba de la mesa y discutido mucho con las autoridades y también internamente en nuestro gremio”, comentó, porque “hoy si alguien quiere hablar de agua con el Estado de Chile, tiene que hablar con 44 instituciones vinculadas al agua en los distintos ministerios”, lo que hace muy compleja la discusión en torno a este tema.

En ese sentido, ve la necesidad de evolucionar a una política de Estado que defina una única institucionalidad que gestione, dirija y vele por la seguridad hídrica para todos.

Visión desde los territorios

Ulrike Broschek, subgerente de Sustentabilidad de Fundación Chile, precisó la necesidad de elegir un camino a seguir por Chile en materia de agua.

Hoy estamos transitando por un escenario tendencial, que da un resultado con un desenlace realmente negativo, donde se profundiza el problema y no se alcanza la seguridad hídrica en los diferentes usos ni un desarrollo diversificado”, comentó.

En tanto, el segundo escenario es el sustentable, en el que sí se alcanza la seguridad hídrica, pero implica una transición, un cambio de rumbo bastante notorio, que es complejo. Por ello, la pregunta que surge es ¿cuál es el camino que nosotros vamos a tomar como país? Lo que va mucho más allá del camino tecnológico, porque la tecnología y soluciones existen, “es una decisión como país de cuál es el futuro al que vamos a ir yendo”, opinó.

Captura de la ponencia de Ulrike Broschek.

“El futuro no se predice, sino que se construye y todo lo que hagamos hoy va a incidir en el escenario futuro. Pero no está claro cuál desenlace se va a tener”, opinó.

Desde la iniciativa multisectorial Escenarios Hídricos 2030, definieron cuatro pilares en los que se necesita avanzar paralelamente para alcanzar la seguridad hídrica: gestión e institucionalidad, conservación y protección de los sistemas hídricos, eficiencia y eso más estratégico y la incorporación de nuevas fuentes de agua.

“Lo difícil para nosotros como país ha sido avanzar hacia las acciones, hacia una acción decidida, sistemática, permanente, estratégica, como conjunto, de manera multisectorial, en una estrategia clara y profunda”, manifestó.

Seguridad hídrica

Ya en la jornada del jueves, Claudia Papic, gerenta general del Fondo del Agua, especificó que el desafío está “en la seguridad hídrica de nuestra cuenca”, refiriéndose a contar con agua para satisfacer las necesidades sanitarias y de consumo de las comunidades en áreas urbanas y rurales, así como restablecer las condiciones de los ríos y acuíferos de la cuenca.

Y apuntó a que “tenemos que abordar el problema, más allá de lo que nosotros estimemos que entendemos como solución”. Además, señaló que el Fondo de Agua aspira a transformarse en una organización que diseñe e impulse organismos financieros y de gobernanza, articulando actores públicos y privados de la sociedad civil, con el fin de contribuir a la seguridad hídrica y al manejo sustentable de la cuenca, a través de soluciones basadas en la naturales e innovaciones tecnológicas.

Para ello, “necesitamos que todos los actores de la cuenca y tomadores de decisiones sean parte de este proceso y converjan en la generación de estas soluciones”, concluyó.

Por su parte, Edson Landeros, gerente de Planificación de Aguas Andinas, comentó el enfoque en economía circular que tiene la compañía, desde la captación de agua superficial y subterránea. “Para abastecer a la ciudad, necesitamos alrededor de 6 millones de m3 al año”, precisó, en tanto que en 2020 produjeron 774 millones de m3 de agua 100% apta para el consumo humano.

Captura de la ponencia de Edson Landeros, gerente de Planificación de Aguas Andinas.

El escenario actual obliga a la compañía a enfrentar varios desafíos, como garantizar el abastecimiento, anticipando soluciones que permitan equilibrar el balance futuro entre oferta y demanda; hacer más eficiente la gestión del agua, mejorar los conocimientos en el ciclo hidrológico; incorporar nuevas fuentes, como el reuso; promover un uso eficiente de las aguas subterráneas y del uso responsable del recurso.

Incrementar los estándares de resiliencia en la Región Metropolitana está también dentro de los desafíos de Aguas Andinas, de acuerdo con Landeros, quien destacó también, entre las distintas soluciones, el compromiso por incentivar el reuso de agua depurada, junto con la biofactoría, proyecto emblemático de Aguas Andinas, que ha sido premiado por producir recursos que pueden ser usados en el medio ambiente.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas