China da los primeros pasos para cerrar los mercados y granjas de fauna silvestre

China da los primeros pasos para cerrar los mercados y granjas de fauna silvestre

El Gobierno chino lanzó en enero una orden temporal para evitar la venta de animales silvestres para consumo humano en los mercados. Ahora, las autoridades presentan un plan de subsidios para que los criadores de estas especies en granjas abandonen la actividad


A comienzos de febrero, las autoridades chinas tomaron una decisión largamente esperada por los expertos en epidemiología y de conservación de la fauna de todo el mundo. Como una medida más para contener la propagación del coronavirus, el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo, la máxima autoridad legislativa del país, tomó la decisión de prohibir el comercio ilegal de fauna silvestre y eliminar el consumo de animales salvajes, según informaba en su momento el diario oficial China Daily.

Una de las tradiciones chinas es el consumo como alimento o como remedio naturista de animales salvajes, vendidos en los conocidos como mercados húmedos. Este nombre, del inglés wet market, se otorga a los mercados de comida al aire libre populares en Asia donde se sacrifican y cocinan los animales en directo. La costumbre de regar continuamente el suelo para limpiar los restos ha originado la denominación de mercado húmedo o mojado, que sería una transcripción más exacta.

Se cree que fue en uno de ellos, el Mercado de Mariscos de la ciudad de Wuhan, donde se originó el virus SARS-CoV-2, que provoca el Covid-19. El patógeno, que afecta habitualmente a los murciélagos, mutó hasta llegar al ser humano pasando antes por otro huésped animal, que pudo ser una de las 70 especies silvestres que se venden vivas en ese mercado.

En el mercado de Wuhan además de pescado y marisco, se vendía de forma subrepticia carne de rata, pavos reales y cocodrilos, según se ha difundido en numerosos medios tras estallar la crisis del coronavirus.

Ayudas a los criadores

Los animales que se ofrecen en estos lugares son capturados en la naturaleza o criados en granjas. Estas últimas instalaciones aprovechan un resquicio legal para existir. En principio, la legislación china prohíbe desde hace años la cría de animales silvestres para su venta, pero la mayoría de esta granjas tienen licencia como centros de protección e investigación de la vida silvestre. En realidad, muchas de ellas han degenerado en cómplices del comercio de vida silvestre debido a la supervisión laxa y la relajada aplicación de la ley.

El diario China Daily informa ahora que algunas autoriadades regionales chinas están dando pasos para estimular el abandono de estas prácticas. Así, las provincias chinas de Hunan y Jiangxi ofrecerán subsidios a granjeros para que abandonen la cría de animales salvajes y opten en su lugar por la ganadería o por el cultivo de frutas y verduras.

Ratas y murciélagos a la venta en un mercado asiático. | Foto: Maurizio Biso

Hunan  ha puesto en marcha un plan provincial para compensar a los criadores de animales salvajes tras la prohibición estatal del tráfico y consumo por su supuesta relación con el coronavirus.

En concreto, los criadores de 14 especies, informa Europa Press, recibirán subsidios que pueden llegar a los 600 yuanes (77 euros) por cada ejemplar de civeta; 630 yuanes (80 euros) por puercoespín; 378 yuanes (48 dólares) por ganso salvaje y 2.457 yuanes (315 euros) por el ciervo muntjac chino (Muntiacus reevesi) un ungulado natural del país asiático.

También se pagarán 120 yuanes (15 euros) por kilo de cobra, de serpiente de cascabel o de serpiente rata, y 75 yuanes (9 euros) por kilo de rata de bambú. Además, los criadores recibirán ayudas financieras para transformar su actividad y dedicarse al cultivo de frutas, verduras, té o a la ganadería.

Estas ordenanzas regionales responden a la orden gubernamental de suspensión temporal de las actividades con animales silvestres que lanzó Pekín a finales de enero. Un mes después, el Gobierno del país aprobó otra propuesta para prohibir su comercio de forma definitiva, pero esta tiene todavía que ser ratificada definitivamente durante la sesión anual del poder Legislativo chino, que comienza precisamente este viernes 22 de mayo.

Cocodrilos a la venta en un mercado húmedo de Guangzhou, en China.

Mucho camino por recorrer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado encarecidamente que se ponga fin a los llamados mercados húmedos, por ser un foco evidente de zoonosis o de transmisión de enfermedades animales a los humanos. “Los gobiernos deben imponer prohibiciones en estrictas sobre la venta y comercio de vida salvaje como alimento”, afirmada el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus al comienzo de la pandemia de coronavirus.

En declaraciones que recoge Efe, el especialista Peter J. Li del grupo de protección animal Humane Society International celebra la aprobación de las propuestas regionales de apoyo al cambio de actividad: “Los granjeros chinos tienen la oportunidad de abandonar un comercio que supone una amenaza directa a la salud humana, algo que ya no se puede tolerar a la luz del Covid-19, afirma.

No obstante, en su opinión, “China aún se enfrenta a grandes desafíos” para erradicar por completo estas prácticas “debido al proteccionismo local, las violaciones de la legalidad por parte de los comerciantes y la falta de mecanismos para aplicar la ley”.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies