El cambio climático prorroga seis semanas la temporada de incendios - EL ÁGORA DIARIO

El cambio climático prorroga seis semanas la temporada de incendios

El cambio climático con más episodios de elevadas temperaturas y periodos de sequía ha prolongado en seis semanas el periodo de riesgo de incendio forestal en todo el mundo, amenazando la biodiversidad. 2020 va camino de superar 2019, que fue récord en fuegos


WWF ha alertado de que los incendios forestales de 2020 podrían ser peores que los de 2019 tras presentar el informe internacional ‘Incendios, bosques y futuro: una crisis fuera de control’ junto a Boston Consulting Group (BCG).

Desde 2010 cada año se han quemado alrededor de 4 millones de km2, lo que equivale al 3% de la superficie del planeta
El documento refleja que el número de alertas de incendios en todo el mundo, en abril, aumentó en un 13% en comparación con el año pasado, que ya fue un año récord en incendios forestales.

Un clima más cálido y seco debido al cambio climático y la deforestación, causada principalmente por la conversión del suelo para la agricultura, son las principales causas.

En estos momentos, están ardiendo California y la Amazonía, unos fuegos que se suman a un planeta en llamas y pueden hacer que 2020 supere las cifras récord alcanzadas en 2019.

En España más causas antropogénicas

Los seres humanos son responsables del 75% de todos los incendios forestales a escala mundial, si bien este porcentaje puede subir hasta el 95% en España, según el informe.

Si continúan las tendencias actuales, habrá consecuencias devastadoras a largo plazo debido a la liberación de millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono a la atmósfera.

Este es un factor más que se suma a los impactos inmediatos que diezman la biodiversidad, destruyen ecosistemas vitales, amenazan vidas, propiedades, formas de vida y economías, junto con el riesgo de graves problemas de salud a largo plazo para millones de personas en todo el mundo, según los impulsores del documento.

Entre las principales causas de este aumento constante de incendios forestales WWF destaca las negligencias, como las quemas de rastrojos que se descontrolan, barbacoas y accidentes con maquinaria, pero también puede haber clara intencionalidad, como el caso de la Amazonía, donde los fuegos son intencionados y están ligados al interés por deforestar para ampliar la superficie de cultivos o de pastos para la ganadería.

Parque Nacional Serranía de Chiribiquete (Colombia) EFE

El número de alertas de incendios en todo el mundo, en abril, aumentó en un 13% en comparación con el año pasado, que ya fue un año récord en incendios forestales
En concreto, la deforestación ha aumentado constantemente en la Amazonía brasileña, con alertas de deforestación de agosto de 2019 a julio de 2020 un 33% más altas que en el mismo período del año anterior.

Los últimos datos muestran que los incendios en la Amazonía brasileña este año superan en un 52% el promedio de los diez años anteriores y casi una cuarta parte (24%) superior a los últimos tres años.

Con las cifras de julio de la Amazonía brasileña, que muestran un aumento del 28% en el número de incendios durante el mismo período del año pasado debido a los altos niveles de deforestación ilegal, WWF está pidiendo que se tomen medidas de emergencia inmediatas, como prohibir la deforestación en la Amazonía durante cinco años.

La organización también considera que Europa debe apoyar reforzando el marco legislativo para evitar que el consumo de alimentos, agrocombustibles y otros productos contribuya a aumentar la deforestación importada.

En 10 años ha ardido el 3% de la Tierra

El informe también indica que, si bien la tendencia global desde que se tienen registros en 1900 es de un ligero descenso de la superficie quemada, debido a la mejora de los medios de extinción, a un territorio cada vez más fragmentado y a la disminución de la superficie de bosques en el mundo, WWF lamenta que desde 2010 cada año se han quemado alrededor de 4 millones de km2, lo que equivale al 3% de la superficie del planeta.

Además, en ciertos países como EE.UU. o Canadá, la superficie afectada por incendios está aumentando y las previsiones del cambio climático apuntan a que las condiciones van a facilitar un aumento de estos incendios y que, si no se actúa de forma urgente, para 2100 se incrementará notablemente la superficie afectada y volver a la situación de 1950.

Por ello, ve imprescindible un compromiso decidido de los países de todas las zonas más afectadas por los incendios forestales y, en particular, de la Amazonia y de las Cuenca del Congo, que tienen que desarrollar planes y políticas de deforestación cero de sus bosques primarios.

Considera que Europa debe contribuir reforzando el marco legislativo para evitar que el consumo de alimentos, agrocombustibles y otros productos contribuya a aumentar esta deforestación importada y ve urgente evitar la entrada de productos vinculados con la destrucción de los bosques y, al mismo tiempo, imprescindible impulsar una transición agroalimentaria hacia sistemas alimentarios sostenibles.

También aboga por invertir en la conservación de los ecosistemas forestales a través de la protección de los mismos y del desarrollo de medidas que sirvan para prevenir estos grandes incendios, así como en su restauración.

El cambio climático propicia incendios forestales

El informe también profundiza en la estrecha relación existente entre los incendios forestales y el cambio climático, que produce un aumento de las condiciones propicias para los incendios, como temperaturas más altas y períodos de sequía más prolongados.

En este sentido, WWF alerta de que en todo el mundo la temporada de alto riesgo de incendios forestales ha aumentado en seis semanas.

Estas condiciones climáticas generan un círculo vicioso ya que aumentan las posibilidades de que se produzca un incendio, lo que a su vez destruye la vegetación que puede actuar como reservorio de CO2 y libera lo almacenado, agravando el cambio climático.

Llamas en Vacaville, California. | Foto: EFE/EPA/NEAL WATERS

Esto se puede ver en California, donde las altas temperaturas y la prolongada sequía, unida a tormentas eléctricas, han provocado varios incendios (entre los que se encuentran el segundo y tercero más importantes de la historia), que han arrasado ya más de 500.000 hectáreas y se han cobrado siete vidas.

Además, han obligado a evacuar a 115.000 personas y han destruido más de 1.500 estructuras.

Para hacer frente a este problema, WWF subraya que es imprescindible que los gobiernos del mundo se comprometan a adoptar medidas para frenar el cambio climático y cumplir con el Acuerdo de París, presentando este mismo año sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDCs, por sus siglas en inglés).

Según el coordinador de conservación en WWF España, Luis Suárez, “en España el Gobierno tiene una gran oportunidad para impulsar una transición verde y justa y promover políticas de lucha contra el cambio climático y la conservación de la biodiversidad, gracias a los fondos para la recuperación económica que va a recibir de la Unión Europea”. “Esperamos que aproveche este momento para realizar una verdadera recuperación sostenible basada en la naturaleza”, concluye.


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies