El consumo mundial amenaza a los primates - EL ÁGORA DIARIO

El consumo mundial amenaza a los primates

Según un estudio, entre 2001 y 2017 se perdieron 179 millones de hectáreas de bosque en los trópicos debido a la creciente demanda de productos alimentarios. La situación ha provocado que alrededor del 60% de las especies de primates que habitan esas zonas se encuentren en peligro de extinción


El 30,7% de la superficie terrestre, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se encuentra cubierta por bosques, unos ecosistemas que, a pesar de jugar un importante papel en la lucha contra el cambio climático, están siendo destruidos. Para ese mismo organismo, 13 millones de hectáreas de bosque desaparecen cada año, provocando que las especies que dependen de ellos se vean arrastradas a una situación de debilidad. Es el caso de los primates.

Según un reciente artículo publicado en la revista revisada por pares PeerJ-Journal of Life and Environmental Sciences, alrededor del 60% de las especies de primates que habitan los trópicos se encuentran en peligro de extinción y aproximadamente el 75% poseen poblaciones en declive.

La deforestación y el cambio climático y sus consecuencias son las principales causas de degradación del hábitat de los primates, tal y como indica la ONU. El informe, por su parte, va un paso más allá y explica que “las crecientes demandas del mercado de alimentos y productos no alimentarios y la extensión de las tierras de cultivo que solicitan los países con altos ingresos, y de la comunidad global en general” son uno de los principales responsables de la deforestación y, como consecuencia, de la destrucción del hábitat de estos mamíferos en riesgo de extinción.

Según explican Alejandro Estrada, Paul A. Garber y Abhishek Chaudhary, autores del estudio, “estas crecientes demandas han desembocado en una expansión global y acelerada de la agricultura y de las industrias extractivas que conducen a la pérdida y degradación generalizada del hábitat de los primates “.

Para poder llegar a esta conclusión, los autores reunieron información de diversas bases de datos, como Global Forest Watch, entre los años 2001 y 2017. Gracias a esos datos, observaron que se perdieron 179 millones de hectáreas de bosque durante ese periodo de tiempo y que el 50% o más de esa destrucción fue impulsada por la expansión de la producción de los productos básicos.

Una situación que puede empeorar debido al aumento de la demanda de esas mercancías, según los autores. “La extracción global de recursos de productos básicos se duplicará de 85 mil millones de toneladas actuales a 186 mil millones para el año 2050”, subrayan.

Por ello, los investigadores instan en revertir esta tendencia actual a través de la implantación de prácticas sostenibles como reducir el consumo de aceites de palma o crear una agricultura más sostenible.

Los beneficios de los primates

En 2017, estos mismos autores publicaron en la revista Science Advances un estudio en el que expusieron diversos argumentos de por qué la extinción o disminución de estos seres vivos puede ser fatal incluso para el conocimiento humano.

Según los autores, a través del análisis de los datos aportados por la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y de la ONU, los primates son especie presa, depredadora y mutualista en las redes alimenticias y, por lo tanto, influyen en la estructura, función y resiliencia del ecosistema.

Además, su evolución, ecología de la alimentación y distribución geográfica están estrechamente vinculados a la diversificación de las angiospermas, una fuente principal de alimentos (polen, néctar, frutas y semillas) para muchos animales y humanos.

Por otro lado, para los autores, los primates contribuyen significativamente a la riqueza biológica, cultural y al patrimonio natural de los países en los que ocurren. Por ejemplo, en todo el sur y el sudeste de Asia, estos mamíferos tienen una alta presencia en la mitología hindú y budista.

Los expertos añaden, por último, que este tipo de fauna es un modelo altamente valorado, que avanza en nuestra comprensión de la historia evolutiva de nuestra especie y proporciona información sobre el comportamiento humano, la cognición, la crianza de los hijos, entre otras cosas.

“Los primates y sus hábitats son un componente vital del patrimonio y la cultura natural del mundo y, como nuestros parientes biológicos vivos más cercanos, los primates no humanos merecen toda nuestra atención, preocupación y apoyo para su conservación y supervivencia”, concluyen los autores.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies