No son extraterrestres ni plásticos ni medusas: son salpas - EL ÁGORA DIARIO

No son extraterrestres ni plásticos ni medusas: son salpas

La costa granadina y malagueña ha amanecido estos días cubierta de pequeños seres transparentes, gelatinosos como las medusas, pero inocuos. No son seres de otro planeta ni tampoco trozos de plástico, sino colonias de salpas, un zooplancton, que las corrientes han arrastrado a la costa


Muchos paseantes que han disfrutado estos días de la costas granadinas y malagueñas se han sorprendido al ver sus orillas cubiertas de pequeños seres transparentes y gelatinosos, habituales del interior del mar y poco comunes en la playa.

Se trata de una acumulación de salpas (Salpa fusiformis), un zooplacton común e inocuo que acostumbra a formar colonias en forma de cadena y no son urticantes.

Tienen el aspecto de una bola pequeña de gelatina que se deshace fácilmente al tocarla o sacarla del agua.

Al contrario de lo que sucede con las medusas, que son predadores de organismos de plancton y de larvas de peces, las salpas son consumidores de microorganismos, es decir, de fitoplancton o microalgas.

salpa, placton, oceanoEl director del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Málaga, Jorge Baro, ha explicado en declaraciones a El Ágora que, pese a no ser algo habitual, es absolutamente normal que ocasionalmente aparezcan colonias de salpas en la orilla que, terminado su ciclo vital, son arrastradas fuera del mar por las corrientes.

En esta ocasión, ha señalado Baro, se ha producido una proliferación de salpas derivada de un bloom fitoplactónico (un exceso de fitoplácton) en las costas malagueñas a cuyo reclamo han acudido colonias de salpas que se han reproducido en extremo.

Una vez terminado su ciclo vital, el temporal de Levante y las corrientes las han depositado en la orilla.

Colonia de salpas más conocida como Cinturón de venus
Colonia de salpas más conocida como Cinturón de venus

El año pasado el litoral cantábrico y las costas gallegas de A Coruña, Santiago Parra también se vieron salpicadas de salpas; algo que para el director del IEO de A Coruña no es extraño.

Esta proliferación de salpas no se debe a terremotos ni a erupciones submarinas, como se ha comentado en corrillos y en redes sociales. De hecho, las salpas suelen estar a unos 200 metros de profundidad y hasta a 20 millas de la costa. Lo que no se puede descartar es que esta abundante proliferación esté relacionada con el incremento de la temperatura del mar a causa del cambio climático.

Parra ha añadido que las salpas no son depredadores y que juegan un papel importante en la cadena trófica ya que, aunque su composición nutricional es en un 90% agua, constituye alimento de otras especies como tortugas, delfines u otras especies pelágicas como el pez luna.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies