Según los expertos el 5G podría bloquear la predicción meteorológica

Expertos advierten de que el 5G podría bloquear la predicción meteorológica

La Organización Meteorológica Mundial pide en el seno de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones que se celebra en Ginebra protección para los sistemas de control y vigilancia satelital de la Tierra, ya que el desarrollo del 5G podría bloquear la predicción meteorológica vital ante el cambio climático


La Organización Meteorológica Mundial (OMM) exhorta a los gobiernos a que protejan las frecuencias radioeléctricas asignadas a servicios de observación de la Tierra, cuya importancia es vital para las predicciones meteorológicas y la vigilancia del cambio climático a largo plazo.

Así lo expondrá durante la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones que se está celebrando en Ginebra, del 28 de octubre al 22 de noviembre, donde se tomarán decisiones que tendrán repercusiones importantes para la exploración de la Tierra, la vigilancia del medioambiente y la explotación de los satélites meteorológicos.

En la Conferencia, que se celebra cada tres o cuatro años bajo los auspicios de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), se examina el Reglamento de Radiocomunicaciones, que rige la utilización del espectro de frecuencias radioeléctricas y de las órbitas satelitales. En esta ocasión se examinará la gestión de estos limitados recursos orbitales y de frecuencias.

En la comunidad meteorológica suscita una inquietud cada vez mayor el hecho de que la creciente competencia por los anchos de banda, en particular procedente del sector de los teléfonos móviles de la próxima generación 5G, pueda ir en detrimento de las aplicaciones establecidas para los satélites de observación de la Tierra, las radiosondas, las aeronaves y otros sistemas de observación. Además de la OMM, centros operativos como el Centro Europeo de Predicción Meteorológica a Medio Plazo (CEPMMP) y organismos espaciales como la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT) o la Agencia Espacial Europea (AEE) comparten esa inquietud.

“Obviamente la OMM no desea impedir el desarrollo de nuevas tecnologías de telecomunicación como la 5G. No obstante, nos preocupa que su uso invada el ámbito de las frecuencias utilizadas por aplicaciones que permiten salvar vidas, como las predicciones meteorológicas”, ha declarado Eric Allaix, presidente del Grupo director sobre la coordinación de las frecuencias radioeléctricas de la OMM.

“Debe haber un equilibrio entre los intereses comerciales y tecnológicos a corto plazo y el bienestar y la seguridad mundiales a largo plazo. No deberíamos correr el riesgo de perder gran parte de los logros conseguidos gracias a nuestros servicios de aviso de peligros naturales, lo que además podría suponer un aumento de las pérdidas de vidas y bienes”, dijo el señor Allaix.

Gracias a la oportuna emisión de avisos, en los últimos decenios el número de víctimas mortales se ha reducido de forma considerable. Tales avances son una consecuencia directa del uso de las frecuencias radioeléctricas en los equipos de teledetección.

Los datos obtenidos por esos equipos se incorporan directamente a los sistemas de predicción numérica del tiempo, que proporcionan así predicciones más exactas para períodos más prolongados.

Sin embargo, la tecnología inalámbrica y otras aplicaciones, incluidos los servicios de Telecomunicaciones Móviles Internacionales (IMT), que comprenden tecnologías nuevas como la 5G, someten el espectro radioeléctrico a una presión cada vez más intensa.

Técnicas de detección pasiva

Los meteorólogos avisan de que el 5G podría causar estragos en las predicciones del tiempo. | OMM

En las observaciones meteorológicas por satélite se emplean con frecuencia técnicas de detección pasiva, que utilizan las características de la absorción atmosférica para obtener información sobre el estado presente del sistema Tierra.

Tales mediciones pasivas las realizan instrumentos sensibles, los cuales miden las radiancias de microondas de una intensidad muy baja que emiten naturalmente la atmósfera y la superficie de la Tierra.

Estas técnicas de detección pasiva son las más vulnerables a la interferencia de los nuevos usuarios de las frecuencias radioeléctricas, que generan emisiones electromagnéticas para sus propios fines.

El principal motivo de preocupación es la banda de frecuencia “pasiva” de 23,6 a 24 GHz asignada a las observaciones satelitales, adyacente a la banda de 24,25 a 27,5 GHz reservada para la 5G que está siendo debatida.

La OMM y la UIT llevan muchos años colaborando estrechamente para proteger esas frecuencias radioeléctricas especiales por medio del Reglamento de Radiocomunicaciones de la UIT, pero corresponde a los Miembros de esas Organizaciones tomar conocimiento de los estudios científicos sobre la materia y velar por una protección adecuada y sostenible de esas frecuencias.

Las decisiones correspondientes se tomarán durante la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR), de cuatro semanas de duración, que se celebrará en Sharm el-Sheikh (Egipto).

A la OMM le preocupa que las repercusiones de las decisiones que se tomen en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones solo se pongan de manifiesto cuando sea demasiado tarde para remediarlas.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
COP 25
COP 25
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies