Australia mejora el control de la calidad de agua de sus ríos - EL ÁGORA DIARIO

Australia mejora el control de la calidad de agua de sus ríos

Ante la alerta mundial por la preocupante situación de la Gran Barrera de Coral, Australia monitorizará y controlará la contaminación proveniente de tierra que llega hasta el arrecife a través de los ríos y arroyos que fluyen hacia aguas costeras


La Gran Barrera de Coral es una de las grandes maravillas naturales del planeta y una de las más amenazadas. El pasado 30 de agosto se lanzó una alerta para poner en conocimiento de la humanidad la frágil situación que está atravesando este arrecife que se extiende más de 348 mil kilómetros cuadrados.

La Autoridad del Parque Marino anunció que el estado de la Gran Barrera de Coral está en una condición de “muy mala”, que aumenta la preocupación tras la anterior actualización de la condición del arrecife que la consideraba “mala” a secas.

Por ello, el Gobierno australiano se ha puesto en marcha para adoptar medidas concretas con el fin de paliar esta situación. Entre ellas, los expertos han señalado la necesidad de monitorizar y controlar la contaminación proveniente de tierra que llega hasta los corales a través de los ríos y arroyos que fluyen hacia aguas costeras.

El tamaño del arrecife, que se extiende por 2.300 kilómetros a lo largo de la costa de Queensland, hace que sea extremadamente difícil hacerse una idea de lo que sucede a tiempo real.

Por ello, investigadores del Centro de Excelencia para Fronteras Matemáticas y Estadísticas (ACEMS), en colaboración con científicos del Departamento de Medio Ambiente y Ciencia de Queensland, han desarrollado herramientas estadísticas predictivas que determinen el despliegue de sensores de bajo coste en esos ríos y corrientes.

“En la actualidad, hay menos de 50 estaciones permanentes de monitorización de ríos que proporcionan información sobre la contaminación que baja hasta la Gran Barrera de Coral. Eso significa que hay miles de kilómetros de tierras costeras y vías fluviales sobre las que tenemos información limitada”, explicó la doctora Catherine Leigh, investigadora asociada de ACEMS.

Predicción de datos

En una primera etapa, los sensores de bajo coste aún no pueden mostrar las dos cosas más importantes para determinar la calidad del agua: la medición de sedimentos y nutrientes. Los sedimentos pueden sofocar plantas y animales. Los nutrientes son importantes para la vida, pero un desequilibrio puede conducir a graves problemas. Sin embargo, estos sensores solo medirían la turbidez y la conductividad, es decir, la claridad del agua y los niveles de iones como la sal en el agua.

En una investigación publicada en PLOS ONE, el equipo de ACEMS desarrolló herramientas estadísticas para tomar esos datos de turbidez y conductividad y predecir los niveles de sedimentos y nutrientes en el agua.

Al poder predecir los niveles de sedimentos y nutrientes, estos sensores serían suficientes para monitorizar de manera más completa los cauces que desembocan frente a la Gran Barrera de Coral.

“En este momento, alguien tiene que ir físicamente a donde está la estación de monitorización, obtener una muestra, llevarla de vuelta al laboratorio y analizarla. Si podemos automatizar este proceso con los sensores, podemos obtener predicciones mucho más frecuentes lo que está sucediendo “, explicó el Dr. Sevvandi Kandanaarachchi, investigador asociado de ACEMS en el Departamento de Econometría y Estadísticas Comerciales de la Universidad de Monash. “Predecir estas cantidades es importante porque si cambian repentinamente, será una aviso de que el caudal necesita ser examinado”.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Entradas destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies