La NASA comienza las pruebas de su novedoso avión eléctrico

La NASA comienza las pruebas de su novedoso avión eléctrico

La agencia especial ha anunciado que dentro de poco comenzarán a probar el prototipo del X-57 Maxwell, un avión eléctrico compuesto por 14 propulsores capaces de lograr una mayor eficiencia que otros de su mismo tamaño, y que no emite ningún tipo de gas contaminante


El futuro de la movilidad es aún incierto, aunque de momento se conoce que este va a pasar por la vía eléctrica. La prueba reside en las ciudades, que poco a poco se llenan de vehículos impulsados por esta energía, aparentemente más sostenibles, que, además, sirven de ejemplo para otro tipo de transportes, como los barcos o incluso los aviones.

En este sentido, la NASA ha querido dar un pequeño impulso a esta transición gracias al desarrollo del proyecto X-57 Maxwell, un prototipo de avión impulsado únicamente por energía eléctrica.

Según la agencia espacial, el X-57 Maxwell se trata de un avión de una sola ala que monta 14 propulsores de hélice capaces de reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono, así como la contaminación acústica. Además, en comparación a otros aviones del mismo tamaño, el X-57 destaca por reducir en un 40% los costes operativos, por lo que le vuelve mucho más eficiente.

El avión integra 14 propulsores de hélice: 12 para despegues y aterrizajes y uno de mayor tamaño en cada punta para el vuelo de crucero

El proyecto, que dio sus primeros coletazos en el 2014, se encuentra en estos momentos en su primea fase de prueba el Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la agencia en Edwards, en California.

Para Tom Rigney, director del proyecto, que el avión por fin esté construido y listo para ser probado supone un hito que les permitirá seguir aprendiendo de sus errores, a la vez que les ayuda en la innovación de este tipo de tecnologías.

“El objetivo del proyecto X-57 es ayudar a desarrollar estándares de certificación para los mercados emergentes de aviones eléctricos, incluidos los vehículos de movilidad aérea urbana, que también se basan en complejos sistemas de propulsión eléctrica distribuida”, ha informado la NASA.

Además, la agencia espacial también ha destacado que, una vez acabado todo, compartirá el diseño de la propulsión eléctrica de la aeronave y el proceso de aeronavegabilidad con el fin de promover el desarrollo y la certificación de aeronaves que utilicen una propulsión eléctrica.

Otros aviones eléctricos

A pesar del novedoso avance, el X-57 Maxwell no ha sido el primer avión eléctrico que ha surcado los cielos, ya que en el 2016 el avión Solar Impulse II fue capaz de dar la vuelta al mundo en 505 días gracias solo a la energía del sol.

No obstante, cabe destacar que aquel avión en nada se parece al novedoso vehículo de la NASA ya que, aunque ninguno de los dos lanzase emisiones contaminantes, el Solar Impulse se trata de un aparato mucho más tosco y lento que en más de una ocasión demostró serios problemas, sobre todo con las baterías.

A pesar de las diferencias, hay que subrayar que ambos luchan por el mismo objetivo: lograr un transporte aéreo sostenible.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Entradas destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies