Hope, la sonda espacial que arroja esperanza al futuro de los Emiratos

Hope, la sonda espacial que arroja esperanza al futuro de los Emiratos

Los Emiratos Árabes han lanzado con éxito esta madrugada su primera sonda hacia Marte, dando así por iniciada su particular carrera especial con la que pretenden acabar su dependencia económica del crudo y encaminar al país hacia un nuevo futuro


El 2020, lejos de lo que se pueda pensar, ha supuesto un punto de inflexión para el sector aeroespacial, que ha alcanzado durante este año algunos sus grandes hitos, como el lanzamiento con éxito de la primera nave espacial privada tripulada hacia la Estación Espacial Internacional (EEI).

El siguiente gran hito viene de la mano de los Emiratos Árabes que tras seis años de desarrollo han lanzado su primera sonda al espacio, dando por iniciada su particular carrera espacial con la que pretenden romper su dependencia económica del crudo y encaminar al país hacia un nuevo futuro.

Emblema de la misión a Marte emiratí | Foto: UAE

La Emirates Mars Mission (EMM), como se ha bautizado a esta misión espacial, aspira a colocar en la órbita marciana la sonda Hope, un artefacto desarrollado junto con la empresa japonesa por Mitsubishi Heavy Industries, que tendrá como objetivo estudiar el clima de nuestro vecino espacial.

“La EMM está diseñada para orbitar Marte y estudiar la dinámica de la atmósfera del planeta rojo a escala global, así como a escalas de tiempo diurnas y estacionales”, relatan desde la Agencia Espacial de los Emiratos Árabes (UAE, por sus siglas en ingles).

En concreto, la sonda Hope tiene establecidas tres metas concretas que alcanzar: la primera de ellas es comprender la climática y el mapa meteorológico de nuestro vecino espacial. Después, deberá ofrecer datos que expliquen si existe una correlación entre el clima y el escape de oxigeno e hidrógeno del planeta y, por último, extraer datos de la estructura y la variabilidad del hidrógeno y el oxígeno en la atmósfera superior e identificar el motivo por el cual Marte los está expulsando.

“La misión se focalizará en el estudio de las relaciones existentes entre las capas inferior y exterior de la atmósfera marciana. Gracias a estos datos, por primera vez científicos de más de 200 universidades y centros de investigación de todo el mundo tendrán acceso a una visión completa de la atmósfera del planeta en las diferentes estaciones del año y momentos del día”, afirma Omran Sharaf, director de la misión emiratí.

Para poder realizar un análisis de la atmósfera y obtener los datos pertinentes, la sonda Hope viajará a Marte equipada con “tres instrumentos científicos vanguardistas de enorme precisión”, tal y como explica la UAE.

Hope
Científicos emiratíes ultimando los detalles de su sonda Hope | Foto: UAE

El primero de ellos es el EMIRS, un espectrómetro de infrarrojos térmicos interferométricos que proporcionará una mejor comprensión del equilibrio energético en el clima marciano actual al caracterizar el estado de la atmósfera marciana inferior y los procesos que impulsan la circulación global.

“Consiste en un espejo giratorio que analizará el estado térmico en la atmósfera inferior, la distribución geográfica de polvo, vapor de agua y hielo de agua, además de ofrecer apoyo para identificarlas fuentes y los sumideros de energía a nivel mundial y cómo la atmósfera inferior responde al forzamiento solar diurna y estacionalmente”, detalla la UAE.

El segundo instrumento, el EXI, se trata de una cámara tolerante a la radiación de longitud de onda múltiple capaz de tomar imágenes de 12 megapíxeles mientras mantiene la calibración radiométrica necesaria para un análisis científico detallado.

“La cámara a bordo puede capturar imágenes de hasta 180 fotogramas por segundo y realizar vídeos con una resolución de hasta 4k si es preciso”, destaca la UAE.

Por último, se encuentra equipada con el EMUS, un espectrómetro ultravioleta de gran amplitud que determinará la abundancia de hidrógeno y oxígeno en cada una de las capas de la atmósfera, principalmente.

El lanzamiento

En la madrugada del domingo a lunes, la sonda Hope inició su viaje a Marte desde la isla de Tanegashima, en Japón, a bordo de un cohete H2A202, que forma parte de la familia de vehículos de lanzamiento H-IIA desarrollados por Mitsubishi Heavy Industries.

El lanzamiento se llevó a cabo sin ninguna complicación y, tras varios minutos a una velocidad de 38.000 Km/h, la nave se pudo situar en la órbita terrestre donde empezó a transmitir diversa información vital hacia la Red de Espacio Profundo de la NASA, situada en Madrid.

“La trayectoria de la nave fue la esperada y tras 57 minutos del despegue se confirmó la separación del cohete de 53 metros de altura de la nave que contiene a Hope”, señalaron en un comunicado.

 

Ahora la sonda deberá afrontar un viaje de siete meses en los que tendrá que cubrir una distancia de 493.500.000 km. “Durante este período de espera, los instrumentos se encenderán y se retirarán para asegurarse de que funcionan correctamente. Los instrumentos se calibrarán con estrellas para garantizar que estén listos para funcionar una vez se alcance la atmósfera marciana”, explican desde la UAE.

La llegada a Marte se realizará de forma totalmente autónoma debido al retardo de 15 y 25 minutos que sufren las señales de radio en llegar desde el planeta rojo hasta la Tierra y, una vez que se complete la inserción, no se volverá a contactar con ella hasta completar esta fase. En este sentido, la red satelital situada en Madrid será la primera en recibir datos de la sonda.

La sonda Hope tendrá una órbita científica elíptica que oscilará entre los 20.000 y 43.000 km que se completará en unas 55 horas. Según la agencia espacial, se trata de una órbita innovadora que permitirá recopilar imágenes de todo el ciclo diario del planeta, con el inconveniente de que el contacto con la Tierra se limitará a 6-8 horas, dos veces por semana.

Durante este tiempo, se espera que Hope Probe transfiera más de 1 TB de datos nuevos sobre la atmósfera de Marte y su dinámica.

Contínuos retrasos

La Misión Marte de los Emiratos estaba prevista para ser lanzada 15 de julio de 2020 a las 5:51am (14 de julio a las 22:51 hora peninsular española) desde el Centro Espacial Tanegashima situado al suroeste de Japón.

Sin embargo, debido a las condiciones climatológicas, se vieron obligados a aplazar la misión hasta el viernes 17 de julio de 2020 a las 12:43 am hora de los EAU (16 de julio de 2020 a las 8:43 pm GMT) desde el Centro Espacial Tanegashima en Japón.

Un día después de esta noticia, la Agencia Espacial Emiratí publicó un tuit advirtiendo de un nuevo aplazamiento, achacado a causas meteorológicas, hacía un día comprendido entre el 20 y el 22 de julio.

Finalmente se seleccionó la madrugada del día 20 como fecha idónea. De no haber podido llevarse a cabo, los emiratíes disponían solo de una semana para lanzar su sonda que, en caso de no ser suficiente, se hubiesen visto obligados a aplazar al lanzamiento hasta el 2022, momento en el que Marte volvería a estar a una distancia idónea de la Tierra.

Según detallan, para que el cohete pueda lanzarse, deben cumplirse una serie de requisitos:

  • El viento no debe superar una velocidad de 20,9 metros/segundo.
  • No debe haber precipitaciones superiores a 8mm a la hora
  • Tiene que haber una ausencia de cumulonimbos en la trayectoria del cohete, así como tormentas eléctricas a un radio inferior a 10 kilómetros del sitio de lanzamiento.

HOPE
Condiciones meteorológicas que deben cumplirse para un lanzamiento | Foto: UAE

“Aproximadamente la mitad de las misiones a Marte desarrolladas hasta la fecha han fracasado, por eso es un gran desafío para una nación joven emprender una misión como esta. Pero estamos preparados para asumir este desafío que ya ha transformado la capacidad de los Emiratos a nivel de ingeniería de sistemas espaciales, ciencia, investigación y que, sin duda, está teniendo un impacto positivo en la comunidad científica emiratí”, aclara Sharaf.

A modo de curiosidad, la misión tiene un fuerte simbolismo por su nombre y su llegada a la órbita de Marte, ya que coincidirá con el 50 aniversario de la fundación del país tras la unificación de siete emiratos de la península arábiga que subsistían de la pesca hasta el descubrimiento del petróleo.

Las otras sondas

La sonda Hope no será el único artefacto que viaje hacia Marte este año, sino que estará acompañado, aunque en tierra, por dos rovers que China y los Estados Unidos planean enviar también a finales de este mes, de acuerdo con el documento de metas del Grupo Asesor del Programa de Exploración de Marte (MEPAG) del 2020.

El MEPAG es un foro científico internacional en el que expertos de todo el mundo deciden los objetos y aspiraciones científicas que deben llevarse a cabo para promover el conocimiento de la humanidad sobre Marte.

Este año se deberían llevar a cabo cuatro misiones, aunque solo se podrán realizar las tres mencionadas anteriormente. La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) tuvo que posponer hasta el 2022 el lanzamiento de su rover como consecuencia de los retrasos producidos por la pandemia del coronavirus.

Mientras que los emiratíes estudiarán el clima, los estadounidenses harán lo pertinente con la geología del cráter Jerezo. En concreto, el rover se desplazará hasta el lecho del río ubicado en esa depresión para extraer y almacenar rocas que puedan ser traídas en un futuro hacia la Tierra.

“Será la primera etapa del primer viaje de ida y vuelta de la humanidad a Marte, trayendo de vuelta estas muestras que nos cuentan secretos sobre la vida misma”, narra Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la NASA.

Además de demostrar la posibilidad de la existencia de vida a través de las rocas, el rover Perseverance desplegará un helicóptero en el momento del aterrizaje que realizará el primer vuelo propulsado en otro mundo distinto al nuestro.

Helicóptero a bordo del rover de la NASA | Foto: NASA

Por su parte, la misión Tianwen-1 desarrollada por China, en el caso de tener éxito, será la primera misión de Marte en soltar una plataforma de aterrizaje, desplegar un rover y enviar una nave espacial a la órbita del planeta de una vez. La misión de todos estos artefactos será la misma: encontrar balsas subterráneas de agua.

Además, se trata del primer intento por parte del gigante asiático de aterrizar en otro planeta. Para esta ocasión ha elegido un sitio relativamente libre de peligros en Utopía Planitia, un vasto campo de roca volcánica, según la Sociedad Planetaria.

Aun no se sabe la fecha exacta de este lanzamiento, aunque se cree que está planeada para finales de este mes, del mismo modo que la misión de su homólogo americano.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas