Recrean una fotosíntesis artificial para transformar CO2 en combustibles - EL ÁGORA DIARIO

Recrean una fotosíntesis artificial para transformar CO2 en combustibles

La fotosíntesis artificial transforma el dióxido de carbono en combustibles licuables gracias a un estudio realizado por los químicos de la Universidad de Illions. Este tipo de combustible es más fácil de transportar, más seguro y económico y puede suponer una alternativa ventajosa a otros compuestos


Un grupo de químicos de la Universidad de Illinois ha producido con éxito combustibles utilizando agua, dióxido de carbono y luz visible a través de la fotosíntesis artificial. El proyecto consiste en convertir el dióxido de carbono en moléculas más complejas como el propano. Esto supone que la tecnología está más cerca de poder usar el exceso de CO2 para almacenar energía solar, en forma de enlaces químicos y usarla cuando el sol no brilla y en momentos de máxima demanda energética.

Gráfico cortesía de Sungju Yu, Jain Lab en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign

“El objetivo aquí es producir hidrocarburos licuables complejos a partir del exceso de CO2 y otros recursos sostenibles, como la luz solar“, afirma el químico Prashant Jain, coautor del estudio publicado en la revista Nature Communications. “Los combustibles líquidos son ideales porque son más fáciles de transportar, más seguros y más económicos que el gas y debido a que están hechos de moléculas de cadena larga, contienen más enlaces, lo que significa que acumulan energía más densamente“.

Las plantas utilizan la luz solar para impulsar las reacciones químicas entre el agua y el CO2 para crear y almacenar energía solar en forma de glucosa, empleando la clorofila para aprovechar la luz y propiciar la reacción química. En este estudio, los investigadores desarrollaron un proceso artificial que utiliza la misma luz verde del espectro visible utilizado por las plantas durante la fotosíntesis natural para convertir el CO2 y el agua en combustible.

Nanopartículas de oro

En sus pruebas de laboratorio, los investigadores utilizaron catalizadores metálicos para sustituir a la clorofila. Estos catalizadores sirvieron para absorber la luz verde y transferir los electrones y protones necesarios para las reacciones químicas entre el CO2 y el agua. En concreto, emplearon nanopartículas de oro, que funcionan muy bien como catalizadores porque sus superficies interactúan favorablemente con las moléculas de CO2. Además, son muy eficientes para absorber la luz y no se degradan como otros metales.

La prometedora investigación de los químicos de Illinois, abre nuevas vías de investigación para conseguir tener en un futuro nuevas fuentes de energía verde. En todo caso, afirman, aún queda mucho por estudiar para saber si esta línea experimental puede hacerse a gran escala y de forma económicamente viable.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Entradas destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies