Mujeres y niñas, imprescindibles para la Ingeniería del mañana

Mujeres y niñas, imprescindibles para la Ingeniería del mañana

Cada 23 de junio se conmemora el Día de la Mujer en la Ingeniería para poner en evidencia el trabajo que hay por delante para conseguir la igualdad de género en esta carrera y fomentar las vocaciones técnicas y científicas entre las niñas, las ingenieras del futuro


Tanto la ciencia como la igualdad de género son vitales para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos en la Agenda 2030. En las últimas décadas, la comunidad mundial se ha esforzado por inspirar e involucrar a mujeres y niñas en la ciencia. Sin embargo, siguen estando excluidas de participar plenamente en la ciencia, sobre todo en las ingenierías.

Cada 23 de mayo se celebra el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería, una fecha ideada por la Women’s Engineering Society en 2014 con el objetivo de elevar el perfil de la mujer en la ingeniería. La asociación y la Unesco buscan con la efeméride poner en valor al sector para animar a las niñas a buscar oportunidades en esta carrera de cara al futuro.

En los próximos años, los empleos con alta cualificación crecerán en un 25% y la paridad en el ámbito científico-técnico será determinante para garantizar el correcto funcionamiento del mercado laboral, lo que pone de relieve la necesidad de trabajar ya en los estereotipos de género en la tecnología.

Numerosos estudios demuestran que el liderazgo científico inclusivo en el que las mujeres están igualmente representadas se adapta mejor a las necesidades de la sociedad moderna. Además, valorar la diversidad y las múltiples perspectivas despierta la creatividad y la innovación. Ambas características son sellos distintivos en el ámbito de las ingenierías.

Ante los enormes retos que se plantean a la humanidad en este siglo, en los que la ciencia y la ingeniería en particular, tienen mucho que decir, es imprescindible aprovechar la inteligencia y las capacidades de las mujeres y las niñas, el potencial de la mitad de la población. Por ello el futuro de la ingeniería y sus logros pasará por la incorporación de las jóvenes en condiciones de igualdad a este desafío.

Las iniciativas para dar impulso a las carreras STEM (siglas en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) entre las niñas son importantes, pues es un techo de cristal que parece resistirse dentro de la igualdad de género y paridad.

Las cifras no mienten, en cuanto a las STEM (incluidas todas las ingenierías), aún queda mucho por hacer: la última encuesta realizada a nivel global por la web especializada GenderInSITE (Género en Ciencia, Innovación, Tecnología e Ingeniería), la Asociación Interacadémica (IAP) y el Consejo Internacional de Ciencias (ISC) en 2020 encontró que la ingeniería es la segunda profesión STEM con menos participación femenina (10%). La peor posicionada fue ciencias matemáticas con 8% y en la que más profesionales mujeres hay es en ciencias biológicas con un 28%.

Los retos para las ingenieras

Según el reporte de GenderInSITE, que tomó en cuenta las opiniones de las científicas e ingenieras que ya ejercen, las mujeres suelen recibir becas de investigación más pequeñas que sus colegas masculinos. Esto es pese a que representan el 33,3 % de todos los investigadores en distintas disciplinas STEM.

Las investigadoras en promedio también tienden a tener carreras más cortas y peor pagadas. Su trabajo está subrepresentado en revistas de alto perfil y, a menudo, se pasan por alto para los ascensos dentro de las empresas.

GenderInSITE informó que uno de los hallazgos más sorprendentes del estudio fue que solo seis academias nacionales de ciencias de las 72 que participaron en la misma encuesta de 2015, llevaron a cabo las recomendaciones emitidas en ese primer informe. Más aún: solo el 16% de estas organizaciones informaron que tenían un presupuesto para actividades relacionadas con la igualdad de género. Es decir, no se están implementando suficientes esfuerzos dentro del mismo mundo profesional de las STEM para lograr la paridad.

La clave son las niñas

La Unesco, en su informe de 2017 sobre el tema, elude a distintas razones por las que las mujeres no eligen estudiar ingeniería o cualquiera de las carreras STEM. Desde los estereotipos sobre qué tipo de trabajo «pueden» o «deben» hacer las mujeres desde la infancia; las actitudes patriarcales en las industrias y academia o incluso la falta de apoyo (becas y fomentos). La argumentación de los organismos internacionales al respecto está fundamentada por los datos.

El informe de GenderInSITE establece varias recomendaciones para promover la representación e igualdad de género en las STEM a nivel mundial. Estas incluyen desarrollar y mantener un repositorio central de políticas y acciones relacionadas con el género, así como trabajar intensamente con asociaciones disciplinarias donde se necesita mejorar la representación de las mujeres. ¿Por qué? Porque lo que mejor funciona con los niños y niñas es tener un modelo a seguir. La fascinación por ser futbolista o youtuber –ambas carreras aparecen en los primeros puestos respectivamente– puede ser explicado porque para los más jóvenes la fama es sinónimo de éxito. Quizá ello se puede extrapolar a las ingenierías, y por ello días como el 23 de junio son importantes: las niñas deben ponerle cara al éxito no solo con influencers, también con modelos a seguir de mujeres en las ingenierías y otras STEM.

En un estudio realizado por Adecco Group, una compañía de recursos humanos, en 2021 solo el 3,8% de las niñas españolas tiene interés en estudiar alguna ingeniería. La encuesta realizada a 1.800 niños y niñas en el país arrojó que el porcentaje de varones con interés en estudiar ingenierías es de 4,7%. Cabe recalcar que el interés de las niñas por la informática u otras STEM, ni siquiera indexó debido al poco interés. En contraste, el 4% de los niños quiere ser informático.

Estas encuesta de intenciones se ve reflejada en la realidad reportada más recientemente: la presencia de las mujeres en las carreras técnicas sigue siendo limitada. En España las mujeres representan solo el 10% de los matriculados en Formación Profesional de grado superior de informática, el 13% cuando hablamos del grado universitario (que en los años 80 alcanzaba el 30%) y el 25% en las carreras de ingeniería.

Visto en un contexto global y europeo, España es de los países mejor situados. Según los últimos datos al respecto, publicados por Eurostat, en 2021 España se posiciona como uno de los países de la Unión Europea con mayor paridad de género entre los profesionales de los ámbitos de la ciencia y la ingeniería, contando con un 49,3% de presencia femenina.

La búsqueda de igualdad de género es importante por numerosas y sólidas razones. Además de estar consagrada en los Derechos Humanos, desde el punto de vista económico es vital que los países inviertan en toda su población, hombres y mujeres, y aprovechen plenamente sus capacidades. Es imprescindible que las mujeres y las niñas, la mitad de la población, sean partícipes de este desafío en el que necesitamos de la ayuda de todas y todos para asegurar el futuro de la humanidad.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas