Los calamares se adaptan mejor de lo esperado a los mares plagados de CO2 - EL ÁGORA DIARIO

Los calamares se adaptan mejor de lo esperado a los mares plagados de CO2

Un estudio señala que algunas especies de calamares pueden adaptarse a entornos con elevadas tasas de dióxido de carbono y acidificación del agua, a pesar de ser seres vivos que precisan de un elevado y constante suministro de oxígeno en su día a día


Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera han sobrepasado las 400 partes por millón (ppm), el nivel más alto que haya existido durante los últimos 800.000 años. Un aumento que también está afectando a los océanos debido a queestos se encuentra en un equilibrio aproximado de gas con la atmósfera. En consecuencia, “las especies marinas están empezando a sufrir efectos adversos, sobre todo a la hora de adquirir oxígeno”. Sin embargo, existen unas que, en vez de sufrir las consecuencias del aumento de CO2, y la correspondiente acidificación del agua, están saliendo beneficiadas. Esta son los calamares.

Así lo ha sugerido un estudio en el que un equipo de científicos ha analizado la reacción de los calamares a entornos contaminados por dióxido de carbono y con tasas de acidificación más elevadas de lo habitual.

En un principio, estos expertos habían pensado que los calamares no podrían adaptarse a entornos contaminados debido a diversas características biológicas. “Los calamares han desarrollado adaptaciones locomotoras que, aunque muy útiles para escapar o cazar, requieren una alta tasa de oxígeno”, han detallado en el documento. “Esto está provocando que muchos calamares tengan que vivir periódicamente en el umbral de su limitación de oxígeno, a lo que hay que añadir que su sangre es muy sensible a los cambios del PH”, han continuado.

Las concentraciones de dióxido de carbono superarán los 900 ppm en la atmósfera terrestre, por lo que algunas especies, incluidas las marinas, se verán afectados

A causa de esta aparente fragilidad, los científicos decidieron estudiarlos. Para ello, escogieron varias especies de calamares que habitan la zona de Townsville, Australia, y los introdujeron en un recinto de 8.000 litros de agua con sistemas de recirculación que permitían alterar el nivel de PH y CO2.

A pesar de la premisa, los científicos se llevaron una sorpresa al analizar sus observaciones: “Encontramos que las especies de calamares que hemos analizado, tras una exposición prolongada a un elevado nivel de CO2, se adaptaron perfectamente al medio, por lo que es posible que no sufran consecuencias respiratorias para final de este siglo, donde la atmósfera podrá alcanzar hasta las 900 ppm”, han señalado en el estudio.

“Además de la adaptación respiratoria, los calamares podrán sacar ventaja del aumento de CO2 en el agua, por ejemplo, durante la caza de especies que vean mermado su rendimiento”, han agregado.

Por otro lado, los expertos se han aventurado a explicar que, como las especies de cefalópodos analizadas son distintas, es muy posible que una amplia gama pueda tener la capacidad aeróbica para hacer frente a un océano cada vez más rico en CO2. No obstante, han querido transmitir prudencia y destacar que “es necesario investigar más sobre este asunto. “En estudios anteriores se han observado efectos negativos en algunas especies de cefalópodos, por lo que es necesario seguir estudiando el caso”.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Entradas destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies