La ESA suspende la misión conjunta con Rusia para explorar Marte

La ESA suspende la misión conjunta con Rusia para explorar Marte

La Agencia Espacial Europea decide suspender la cooperación con Roscosmos, su homóloga rusa, para la misión del rover ExoMars. La misión tiene como objetivo buscar indicios de agua y vida en Marte


La Agencia Espacial Europea (ESA) ha decidido suspender la cooperación en curso con Roscosmos, su homóloga rusa, en la misión del rover ExoMars con un lanzamiento previsto para este año. El Consejo de gobierno de la ESA, reunido en París estos 16 y 17 de marzo, evaluó la situación derivada de la guerra en Ucrania en relación a esta misión y reconoció mediante un comunicado la «imposibilidad actual de llevar a cabo la cooperación en curso con Roscosmos». En consecuencia, ordenó al Director General de la ESA, Josef Aschbacher, que tome las medidas apropiadas para suspender las actividades de cooperación y autorizarle a llevar a cabo un estudio industrial acelerado «para definir mejor las opciones disponibles para implementar la misión del rover ExoMars». Por su parte, la dirección de Roscosmos aseguró que Rusia sigue con sus planes y enviará su propia expedición para explorar Marte.

Amalia rover Marte
El rover gemelo de Rosalind, Amalia, con el que se realizan pruebas de funcionamiento en el laboratorio. | Foto: ESA

ExoMars 2022 tenía previsto usar al rover europeo Rosalind Franklin y la plataforma de superficie de Roscosmos, Kazachok. El objetivo era tomar y estudiar muestras del suelo de Marte. Tenía previsto aterrizar en la región Oxia Planum, situada al norte del ecuador de ese planeta y que tiene depósitos sedimentarios gruesos y arcillosos. Según la ESA, estos podrían corresponder a lagunas o depósitos marinos. Su lanzamiento estaba previsto para julio de 2020, pero la pandemia del covid- 19 obligó a retrasar la misión conjunta a septiembre de este año, con la llegada al Planeta Rojo prevista para junio de 2023. La misión tiene como objetivo fundamental buscar evidencia de vida en Marte, tanto pasada como presente.

«Si bien reconoce el impacto en la exploración científica del espacio, la ESA está totalmente alineada con las sanciones impuestas a Rusia por sus Estados miembros», explicó la agencia en un comunicado. Dado que solo hay condiciones propicias para el lanzamiento cada 26 meses, si se llegara a retomar la colaboración a tiempo el año 2024 sería la fecha más próxima, pero la ESA vio poco probable esa hipótesis y admitió que 2026, con otros socios, aparece como la siguiente posibilidad más factible. «Pero incluso esa fecha será un reto. Habrá nuevas decisiones y financiación necesarias y todo eso es algo que se tiene que discutir», señaló el director general.

La agencia espacial estadounidense (NASA) ya ha mostrado su interés en apoyar la misión, pero la ESA debe evaluar ahora qué puede hacerse a nivel europeo y en qué ámbitos podría necesitar cooperación. En la última década ha invertido unos 1.000 millones de euros en ese proyecto: «No es dinero perdido. La industria ha aprendido mucho», precisó Aschbacher en una conferencia de prensa en la que se dejó claro que cuando Exomars pueda lanzarse, sus resultados seguirán siendo útiles porque no hay otra misión similar que pueda adelantarse.

Otras misiones espaciales suspendidas

En la misma línea, tras la decisión de Roscosmos de retirar su personal del puerto espacial europeo en la Guayana Francesa, todas las misiones programadas para el lanzamiento de Soyuz se suspendieron. Estos se refieren esencialmente a cuatro misiones institucionales para las que la ESA es la entidad de adquisición de servicios de lanzamiento (Galileo M10, Galileo M11, Euclid y EarthCare) y un lanzamiento institucional adicional.

En consecuencia, el director general de la ESA ha iniciado una evaluación sobre posibles servicios de lanzamiento alternativos para estas misiones, que incluirá una revisión de los primeros vuelos de explotación del Ariane 6. Se enviará a los Estados miembros un manifiesto de lanzamiento sólido para las necesidades de lanzamiento de las misiones de la ESA, incluidas las naves espaciales originalmente planificadas para el lanzamiento por Soyuz desde Kourou.

Por su lado, el Programa de la Estación Espacial Internacional (EEI) continúa operando nominalmente. El objetivo principal es continuar con las operaciones seguras de la EEI, incluido el mantenimiento de la seguridad de la tripulación.  La EEI está participada por la ESA, Roscosmos, la agencia NASA, la agencia japonesa JAXA y la canadiense CSA.

Sobre la base de un primer análisis de los impactos técnicos y programáticos en todas las demás actividades afectadas por la guerra en Ucrania, el director general tiene la intención de convocar una sesión extraordinaria del Consejo en las próximas semanas para presentar propuestas específicas para la decisión de los Estados miembros.

La respuesta rusa

El ruso Dmitri Rogozin, director de Roscosmos, no dio marcha atrás en el objetivo de explorar Marte, a pesar de la decisión europea. «Hemos perdido varios años, pero haremos una réplica de nuestro módulo de descenso, lo equiparemos con un cohete portador Angar y desde el nuevo cosmódromo Voschoni realizaremos por nuestra cuenta esa expedición científica», dijo en su canal de Telegram.
Rogozin acusó a los europeos de servilismo ante Estados Unidos, mientras que el jefe de la oficina de prensa de Roscosmos, Dmitri Strugovets, consideró que «es una pena que los colegas de la ESA pongan su postura antirrusa por encima de objetivos comunes de la humanidad de estudiar el universo».
La ESA había admitido este viernes que, aunque reconoce el impacto en la exploración científica del espacio, «como organización intergubernamental con el mandato de desarrollar e implementar programas espaciales respetando plenamente los valores europeos» (…) se alinea «totalmente» con las sanciones impuestas a Rusia por sus Estados miembros.
Exomars no es el único afectado colateral como consecuencia del conflicto. La decisión de Roscosmos de retirar a su personal del centro espacial europeo, en la Guayana Francesa, ha obligado a interrumpir todas las misiones que iban a despegar con un cohete ruso Soyuz y a buscar también alternativas.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas