Nueva Delhi declara la emergencia sanitaria por contaminación del aire

Nueva Delhi declara la emergencia sanitaria por contaminación del aire

El nivel de partículas finas en suspensión en la capital india supera 25 veces el límite de seguridad de la OMS. El Ayuntamiento ha cerrado colegios y ha solicitado a la población que permanezca en casa. Las quemas agrícolas de otoño, los fuegos artificiales de la fiesta del Diwali y el tráfico rodado han generado la emergencia sanitaria


Una nube de humo se ha instalado sobre la capital de India, provocando problemas de salud a los habitantes y obligando a las autoridades locales a declarar la emergencia sanitaria. Los niveles de polución han llegado a estar 25 veces por encima de los que la Organización Mundial de la Salud (OMS)considera recomendable.

El Ayuntamiento de Nueva Delhi, una urbe cuya área metropolitana reúne a 14 millones de personas,  ha ordenado el cierre de miles de centros educativos hasta el 5 de noviembre por el repunte de la contaminación. También ha recomendado a la población permanecer en casa y ha limitado el tráfico de vehículos.

La decisión se tomó después de que la megaurbe alcanzara por tercer día consecutivo niveles máximos de partículas tóxicas en el ambiente.

Trafico en Nueva Delhi durante la emergencia sanitaria declarada por el Ayuntamiento por la mala calidad del aire. | Foto: Efe

El alcalde, Arvind Kejriwal, ha confirmado la orden después de que la contaminación alcanzase cotas dañinas para la salud. El Gobierno de la ciudad también limitará la conducción de vehículos privados en función de sus matrículas.

Fuego y meteorología

Las causas de esta crisis son variadas, pero tienen que ver con la actividad humana. Por esta época, los agricultores suelen quemar los restos de la cosecha anterior y preparar el terreno para la siembre, lo que origina grandes nubes de humo. Las condiciones atmosféricas son estables y con pocos vientos, por lo que el humo permanece durante largo tiempo.

Además, India acaba de celebrar la fiesta del Diwali, donde es habitual que cada familia lance cohetes y fuegos artificiales, lo que empeora la calidad del aire. La población siguió adelante con la costumbre, a pesar de que las autoridades habían pedido que no se empleara pirotecnia en esta fiestas.

El organismo que vigila la polución había avisado poco antes de que se trataba de una “emergencia de salud pública” y había alertado de los “impactos adversos” para los ciudadanos, “especialmente los niños”, según un documento recogido por la agencia ANI.

Los índices que miden los niveles de partículas finas en suspensión en el aire han alcanzado 500 partes por millón (PPM) en varias partes de la ciudad y han llegado a picos de 600 ppm en el caso de las partículas inferiores a 2,5 micras (PM2.5) , las más dañinas para la salud.

La recomendación de la OMS es que los niveles no pasen por encima de las 25 ppm en 24 horas, lo que supone que los niveles que sufren los habitantes de Nueva Dehli han llegado a estar 25 veces por encima.

Las llamadas partículas finas son aquellas inferiores a 30 micras, es decir la milésima parte de un milímetro. Son mucho más finas que un cabello humano y tienen la capacidad de entrar en los pulmones sin que el sistema respiratorio pueda filtrarlas. Una vez dentro, se incrustan en los alveolos pulmonares ocasionando diversas patologías.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies