coronavirus emisiones atmósfera

El coronavirus baja la polución en China

La NASA muestra imágenes de satélite que prueban el descenso de emisiones de óxidos de nitrógeno que ha experimentado China desde la crisis del coronavirus. El parón de actividad industrial tiene un inesperado efecto en el medio ambiente y la atmósfera


A pesar de las malas noticias que supone la expansión del COVID-19, la epidemia podría tener un efecto positivo inesperado en forma de reducción de emisiones. Las agencias espaciales norteamericana (NASA) y europea (ESA) han observado desde finales de enero una “significativa” caída de los niveles de dióxido de nitrógeno en el espacio aéreo chino, como consecuencia del brote de coronavirus.

Es decir, las medidas de cuarentena y paralización de los desplazamientos tomadas por el Gobierno chino para frenar el número de contagios y muertes está suponiendo una menor contaminación y una mejora en los niveles de polución.

Los  óxidos de nitrógeno se forman principalmente por la combustión de hidrocarburos. Una fuente de emisión principal son los motores de explosión del parque motorizado, especialmente los que usan como combustible el  diesel. El NO2 también se forma por la quema de hidrocarburos para la generación eléctrica. China, en este sentido, es especialmente dependiente de la quema de carbón, una fuente muy contaminante, para la generación de electricidad.

coronavirus
Los niveles de polución por óxidos de nitrógeno en China entre el mes de enero y febrero. | NASA

No existen de momento  gráficas para las emisiones de CO2, principal gas de efecto invernadero, pero la asociación entre NO2 y dióxido de carbono está clara en la literatura científica y es evidente la relación entre la la disminución de un gas y de otro, por lo que de suponer que la aportación de China al calentamiento global, vía CO2, también ha disminuido en estas semanas.

La NASA ha publicado varios mapas donde se comparan los niveles de polución entre el 1 y el 20 de enero y entre el 10 y el 25 de febrero. También han compartido imágenes aéreas tomadas por satélites e instrumentos de las agencias espaciales donde también se comparan los niveles de polución en Wuhan entre enero y febrero de 2019 y los de 2020. En todas ellas, la diferencia salta claramente a la vista.

“Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico”, ha afirmado Fei Liu, investigadora de calidad del aire en el centro de vuelo espacial Goddard de la NASA.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
COP 25
COP 25
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies