La OMS alerta del aumento de los riesgos climáticos para la salud

La OMS alerta del aumento de los riesgos climáticos para la salud

La Organización Mundial de la Salud advierte de que los riesgos climáticos para la salud de las personas están creciendo, pero faltan fondos específicos, sobre todo en países pobres o en vías de desarrollo, para hacer frente al desafío


Enfermedades pulmonares ligadas a la polución. Virus y bacterias tropicales que aparecen en zonas templadas donde nunca antes se vieron. Afecciones ligadas al mal tratamiento o la escasez de aguas. El cambio climático tiene un fuerte impacto en la salud mundial que a veces se invisibiliza. Por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado en la COP25 un informe en el que alerta de que los riesgos climáticos para la salud están creciendo, pero siguen faltando fondos específicos, sobre todo en países en vías de desarrollo, para hacer frente al desafío.

OMS
Presentación del informe sobre salud y cambio climático de la OMS, en Madrid.

El nuevo informe presentado en Madrid se basa en datos de 101 países encuestados por la OMS a lo largo de 2018. Y saca la siguiente conclusión: los países priorizan cada vez más el cambio climático y la salud, y la mitad de los países encuestados han desarrollado una estrategia o plan nacional de salud y cambio climático. Pero, “de manera preocupante”, solo alrededor del 38% tiene financiamiento para implementar ese plan estratégico, y menos del 10% tiene los suficientes recursos para crearlo por completo.

Es decir, lo que era una consecuencia poco conocida de la crisis climática empieza ahora a entrar en las agendas de los gobiernos, pero de manera claramente insuficiente. “Los efectos del cambio climático sobre la salud ya están aquí, no es una cuestión especulativa. Hay casi 7 millones de muertes al año que están directamente relacionadas con la polución del aire“, ha explicado el científico de la OMS Diarmid Campbell-Lendrum, que ha liderado la elaboración del estudio.

“El cambio climático no solo va a provocar que las generaciones futuras paguen la factura de nuestra falta de políticas específicas, es que la gente está pagando ese precio ahora con su salud“, ha asegurado el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. “Es un imperativo moral que los países tengan los recursos que necesitan para actuar contra el cambio climático y salvaguardar la salud de sus habitantes, ahora y en el futuro”.

Malaria, dengue y cólera

El informe explica que los riesgos de salud relacionados con el clima más comunes son el estrés físico y mental por calor o frío excesivo, las lesiones o muerte por eventos climáticos extremos y la falta de alimentos o agua. Pero también alerta de que las enfermedades transmitidas por vectores, como el cólera, el dengue o la malaria, se están extendiendo e incluso saliendo de su zona tropical de influencia gracias al calentamiento global.

En la encuesta se asegura también que los países en vías de desarrollo, que son normalmente los que más sufren las consecuencias del cambio climático, tienen también dificultades para acceder a financiamiento climático internacional para proteger la salud de su población. Más del 75% de los países informó de que existía una falta de información sobre cómo acceder al financiamiento climático, más del 60% alegó una falta de conexión de los actores de la salud con los procesos de financiamiento climático, y más del 50% reveló una falta de capacidad para preparar propuestas.

Los autores del informe lamentan que, a pesar de que el sector de la salud se encuentra entre los cinco sectores más frecuentemente descritos como vulnerables al cambio climático, esto no ha resultado en el nivel necesario de implementación y apoyo de políticas relacionadas. “Hay que, sobre todo, mejorar la conexión intersectorial e interministerial. Sin coordinación entre los responsables de la salud público y los líderes de la industria y los transportes, será muy difícil avanazar”, ha asegurado Campbell-Lendrum.

Además, estudios previos han demostrado que cumplir con los objetivos del Acuerdo de París podría salvar más de un millón de vidas al año en todo el mundo, simplemente reduciendo la polución del aire.

“Para que el Acuerdo de París sea de verdad efectivo y proteja la salud de las personas, todos los niveles de gobierno deben priorizar la construcción de un sistema de salud que sea resilente al cambio climático, y un número creciente de gobiernos nacionales se dirigen claramente en esa dirección”, ha explicado María Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS.

“Si se incluyera la salud de manera sistemática en las contribuciones nacionales (NDC), en los planes nacionales de adaptación y en las promesas de financiación climática, el Acuerdo de París podría convertirse en el acuerdo internacional de salud más sólido del siglo“, ha apuntado Neira.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas