Copernicus presenta una herramienta que revolucionará la lucha climática

Copernicus presenta una herramienta que revolucionará la lucha climática

El Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) ha anunciado durante la COP26 que está trabajando en una novedosa herramienta con la que se podrá monitorizar las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono y de metano casi en tiempo real y de forma individualizada


En virtud del Acuerdo de París del 2015, 192 países del mundo se comprometieron a reducir e informar sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero de manera transparente y coherente. Si bien en la actualidad se siguen pautas estrictas para ese fin, el programa Copernicus explica que aun hay brechas que no permite realizar esta labor de manera precisa, como los cálculos de emisiones de las ciudades.

Por este motivo, los científicos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copernicus (CAMS) han anunciado durante la COP26 que en estos momentos se encuentran trabajando en una nueva herramienta que permitiría estimar y medir las emisiones de dióxido de carbono y metano de fuentes antropogénicas “con una precisión y un detalle sin precedentes”, y prácticamente en tiempo real.

Richard Engelen, subdirector del CAMS, ha adelantado en la presentación en la COP26 que este nuevo servicio permitirá monitorizar todo el planeta en tan solo unos pocos días, e incluso localizar fuentes aisladas de dióxido de carbono y metano, como centrales eléctricas y plantas de producción de combustibles fósiles. También podrá proporcionar datos detallados a nivel regional para evaluar los cambios en las emisiones con respecto a los objetivos locales de reducción.

“Desde el comienzo de la revolución industrial, hemos visto que los niveles de dióxido de carbono aumentan más rápido que nunca, y existe una urgencia cada vez mayor de tomar medidas reales para lograr reducciones de emisiones muy significativas. Al proporcionar datos precisos y de alta calidad sobre las emisiones antropogénicas, podemos ayudar a los responsables políticos con este enorme desafío”, ha señalado el subdirector del CAMS.

Cabe destacar que el proyecto no es exclusivo de Copernicus, ya que este servicio, que se implanta a través del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM) trabaja en colaboración con otros organismos y expertos como la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT) para proporcionar esta herramienta, que se presenta como “la primera capacidad europea de apoyo a la monitorización y verificación de las emisiones antropogénicas de CO2 (CO2MVS)”.

La nueva capacidad de CO2MVS proporcionará información única sobre las emisiones antropogénicas para respaldar los procesos informados de toma de decisiones y políticas | Foto: Copernicus

De hecho, estas dos últimas organizaciones se encuentran sumergidos en el desarrollo de la constelación de satélites dedicados a medir las concentraciones de dióxido de carbono y metano en la atmósfera “con una combinación sin precedentes de cobertura, detalle y precisión”. CAMS, en este sentido, se encargaría de asimilar toda la información para que poder cuantificar de forma rutinaria las emisiones antropogénicas de CO2.

Según han detallado en la presentación, el prototipo está previsto que se lance en 2026, a tiempo para el segundo Inventario Global (GST) de las emisiones de gases de efecto invernadero de los países que participan en el Acuerdo de París y que se concluirá en 2028. El primero de esos inventarios finalizará en el 2023.

“El balance tiene como objetivo evaluar el progreso colectivo del mundo hacia el logro del propósito del acuerdo de París y sus objetivos a largo plazo. Los datos de CAMS, especialmente una vez que el CO2MVS alcance el estado operativo, ayudarán a los países, así como a las autoridades regionales y locales, con sus obligaciones de presentación de informes, pero lo que es más importante, con una mejor comprensión del impacto de sus acciones de mitigación”, han señalado desde Copernicus.

De momento, para el primer inventario mundial, el CAMS colabora con varios proyectos de investigación de apoyo financiados por la UE, como CoCO2 y VERIFY, para ofrecer prototipos de productos.

En concreto, Verify ha realizado la primera síntesis anual europea, que incluye las estimaciones de CO2 de combustibles fósiles y de las tierras gestionadas por todos los sectores notificados a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Por su parte, CoCO2 ha facilitado el uso de datos del CAMS para crear series temporales de flujos de CO2 para el sector AFOLU.

Engelen ha señalado que ahora comienza la segunda fase de siete años del programa Copernicus y destacó la «ilusión» por lanzar el servicio CO2MVS con la colaboración de sus socios y poder mejorar la eficacia de las mediciones de CO2 como nunca antes lo habían hecho.

«Nuestro trabajo seguirá respaldando la toma de decisiones mediante datos de calidad que, por primera vez, permiten cuantificar y precisar las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero. Copernicus está especializado en convertir la ciencia en servicios y nos centraremos totalmente en ofrecer una capacidad de monitorización del CO2 basada en la observación para ayudar al mundo en su lucha contra el cambio climático», ha defendido.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas