La UE y EEUU aprovechan la COP para ampliar su alianza por el metano

La UE y EEUU aprovechan la COP para ampliar su alianza por el metano

La Unión Europea y Estados Unidos han ampliado este martes en la COP26 su alianza para reducir esta década un 30% las emisiones de metano con la adhesión de más de un centenar de países, aunque todavía faltan por sumarse grandes emisores como India, China y Rusia


El metano es responsable de alrededor del 30% del aumento global de temperaturas hasta la fecha. Una responsabilidad que hasta ahora no se ha visto plasmada en la lucha climática internacional, que se ha centrado mucho más en el dióxido de carbono y sus efectos. Sin embargo, en los últimos años, las emisiones de este gas y su acumulación atmosférica han crecido más rápidamente que ninguna otra, una tendencia peligrosa porque, a pesar de tener una vida más corta de alrededor de una década, el metano posee un poder calorífico 20 veces superior al del CO2. La acción climática en torno al metano es por tanto un complemento esencial para la descarbonización de la economía global, razón por la que Estados Unidos y la Unión Europea lanzaron el pasado septiembre una alianza para reducir este gas que este martes ha cristalizado en la Cumbre del Clima COP26 de Glasgow con la adhesión de más de un centenar de países. 

El objetivo está claro: reducir esta década un 30% las emisiones de metano, lo que permitiría limitar el aumento de las temperaturas en 0,2 ºC para 2050 y evitar 200.000 muertes prematuras, cientos de miles de ingresos hospitalarios de emergencia por asma y la pérdida de 20 millones de toneladas de cosechas al año, según los padrinos de la propuesta. «En torno al 30 % del calentamiento global desde la Revolución Industrial se debe a las emisiones de metano, pero es uno de los gases que podemos cortar más rápido. Y haciéndolo se ralentizará inmediatamente el cambio climático», ha explicado en la presentación de la iniciativa la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El metano (CH4) proviene principalmente de los vertederos, del sector ganadero y del sector energético, y es ese último área de actividad la que presenta «sin duda más potencial de reducción», según ha apuntado Von der Leyen en un acto especial durante la COP26 que se celebra estos días en la localidad británica de Glasgow. Sobre todo, si se logra sumar a toda la comunidad internacional a bordo, un reto que parecía complicado hace unos meses que cada vez parece más cercano. De hecho, el presidente estadounidense, Joe Biden, ha recordado que cuando se anunció la iniciativa el pasado septiembre solo la UE y nueve países se habían sumado a ella, mientras que ahora la coalición supera el centenar con socios como Colombia, Togo, Vietnam, Brasil, Canadá, Ecuador, Micronesia, Chile, Indonesia o Marruecos.

metano
El metano contribuye al 30% del calentamiento global.

Esto significa que, incluso teniendo en cuenta la ausencia de los tres grandes emisores que más arrastran los pies en materia de lucha climática, Rusia, la India y China, los países firmantes representan alrededor del 70% de las emisiones de ese gas. «Lo que hagamos entre ahora y 2030 va a tener un impacto significativo en que podamos o no cumplir nuestros compromisos a largo plazo», dijo Biden, quien confió en que se pueda ir «más allá» de esa reducción esperada del 30 % de las emisiones de CH4, que Estados Unidos tratará de reducir en su sector agrícola y en sus gasoductos.

Además, el pacto busca no solo reducir la cantidad de metano que se libera a la atmósfera, sino también desarrollar «mejores metodologías de inventario disponibles para cuantificar las emisiones de metano», lo que explica que los datos sobre el impacto y el origen de ese gas bailan ligeramente según la fuente que se consulte.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas