Reabre el comercio textil: el primer paso hacia la recuperación económica

Reabre el comercio textil: el primer paso hacia la recuperación económica

La crisis del coronavirus ha afectado gravemente al sector textil, que se enfrenta a enormes pérdidas. El comienzo de la fase uno supone un rayo de esperanza al permitir abrir este tipo de comercios bajo una serie de restricciones que son, por otro lado, “abusivas”


El futuro del sector textil parecía prometedor: a principios de año, un informe elaborado por IFEMA señaló que, tras cuatro años sin crecimiento, las ventas de moda retail en España aumentaron un 1,2% en 2019 con respecto al ejercicio anterior, alcanzado el 3% del PIB de nuestro país.

Con la llegada de la pandemia, y el posterior estado de alarma que obligó a cerrar los establecimientos textiles, desapareció cualquier esperanza de crecimiento. De hecho, el sector previó a principios de abril una caída en la facturación de hasta el 37% para el 2020, por no hablar de la pérdida de “cientos de miles de puestos de trabajo” que señaló Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil (Acotex), “si no se tomaban medidas de inmediato”.

Durante la fase 0, algunos comercios abrieron sus puertas siempre y cuando se pidiese cita previa y con altas condiciones de seguridad

Los primeros rayos de luz llegaron al sector a comienzos de esta semana. El arranque de la primera fase de la desescalada permitió a algunos comercios abrir sus puertas bajo unas determinadas condiciones, permitiendo así vender el stock acumulado.

Algunos comercios que no han podido abrir “con libertad” son los que se encuentran en los principales epicentros del llamado “turismo de compras”, situados en metrópolis como Madrid o Barcelona, que deberán esperar unos días para saber si, finalmente, pasan a la primera fase del desconfinamiento.

La seguridad es lo primero”, comenta Ulises Mérida, desde su tienda de la popular calle Almirante de Madrid, en la que ya tenía todo listo para abrir. Él, desde el 4 de mayo, atiende solo con cita previa, y seguirá siendo así hasta nuevo aviso.

Otros como Manuel García, responsable de García Madrid, esta nueva prórroga se la toma con buen humor: “Da igual una semana más o una semana menos, ¡la tienda ya la tengo limpia!”. Según explica, la moda ahora, a pesar de lo que “están pasando”, no es imprescindible.

Una situación distinta

En los territorios en fase uno, el gobierno ha dado luz verde para que se puedan reabrir los comercios textiles, bajo unas condiciones que, para algunos vendedores “han transformado la esencia de hacer compras”.

En primer lugar, “solo se permitirá la reapertura de locales y establecimientos minoristas con una superficie igual o inferior a 400 metros cuadrados”. En este sentido, desde Acotex explican que esa superficie hace referencia a la que está “dedicada exclusivamente a la atención al público”, por lo que no incluye otros espacios del local, como los almacenes.

Esta limitación por espacio excluye a aquellos negocios que se sitúan dentro los centros comerciales, que solo podrán abrir sus puertas a partir de la fase 2 de la desescalada, pero no a los que se encuentran en estos espacios, pero tienen una vía den entrada desde la calle

Esto ha indignado a las patronales y a los representantes de los centros comerciales, como El Corte Inglés, Ikea o Leroy Merlín, que explican “esta medida carece de sentido, y más cuando hay establecimientos que sí pueden abrir”.

textil
El sector textil es uno de los más afectados por la pandemia

“Los centros y parques comerciales son espacios gestionados por empresas profesionales dedicadas a asegurar las condiciones de seguridad e higiene necesarias en cada momento, tanto en su puesta en marcha como en su coordinación y control”, añaden.

Tras este primer filtro, el gobierno de España indica que los comercios no podrán abrir a menos que no superen el 30% del aforo total, garanticen una distancia mínima de dos metros entre clientes y establezcan un horario prioritario para aquellos mayores de 65 años.

Por otro lado, los comercios deberán realizarán, al menos dos veces al día, una limpieza y desinfección de las instalaciones con especial atención a las superficies de contacto más frecuentes como pomos de puertas o mostradores.

Ahondando en las medidas del gobierno, los comercios deberán poner a disposición de los clientes dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes y, además, deberán desinfectar y limpiar los probadores después de cada uso.

Acotex y otras patronales recogen esta información en distintos comunicados y, además, añaden otras más para preservar la seguridad en sus establecimientos. No obstante, en declaraciones a medios, Eduardo Zamácola, ha dejado claro que “las medidas impuestas para los comercios textiles son mucho más agresivas que para otros”.

Solo en Croacia se han tomado unas medidas similares. Ni en el sureste asiático ni en Europa se han tomado estas medidas. Las tiendas que han abierto están actuando con total normalidad cumpliendo solo con las reglas básicas de distanciamiento”, añade el presidente de Acotex.

Prohibida las rebajas

El inicio del desconfinamiento en París ha dejado para la posteridad impactantes imágenes en las calles, que se llenan de gente esperando para poder realizar sus primeras compras. En tiendas como Zara, decenas de personas se aglutinaban a las puertas desde las primeras horas de la mañana, ajenos a que el virus podría estar entre ellos.

Para evitar este tipo de aglomeraciones, el gobierno de España ha anunciado que “los establecimientos no podrán hacer uso de estrategias que las impulsen, como las rebajas”. No obstante, esta medida no se aplicará para los comercios online, donde sí se podrán hacer uso de este tipo de acciones.

Esto supone de nuevo un duro golpe para el ya maltratado sector textil, que esperaba deshacerse del stock sobrante mediante este tipo de estrategias.

“Es fundamental dotar de libertad al comercio para realizar las acciones que creen oportunas para poder superar la crisis en que nos vemos sumidos”, declara Eduardo Zamácola a través de un mensaje por Twitter.

De no hacerse así, añade, “es muy probable que muchos de los comercios no puedan volver a abrir sus puertas y tengan que cerrarlas definitivamente”.

La limpieza del producto

A diferencia de otros sectores, el textil presenta un problema que dificulta en gran medida la venta “normal”, ya que aquí existe la necesidad de probar los productos antes de comprarlos, pudiendo quedar contaminados en el caso de que seamos portadores del coronavirus.

Por este motivo, una de las recomendaciones que emite Acotex es “mantener siempre las prendas en perfectas condiciones de higiene”, aunque no libre de polémica:

“Tú vas al supermercado y puedes tocar los productos y volverlos a dejar. Ellos no tienen la obligación de limpiarlo, pero nosotros sí, cuando en una lata el virus puede durar hasta 7 días y en la ropa entre 24-48 horas”, comenta Eduardo Zamácola.

En cualquier caso, existen varios procedimientos para poder cumplir con esta normativa. El más utilizado es la desinfección a través de vapor ya que “permite eliminar los virus sin alterar la calidad de las prendas y en el menor tiempo posible”.

Otro método que está adquiriendo enorme popularidad estos días es el uso de ozono (O3) debido a su enorme poder oxidante y que se lleva empleando desde hace más 100 años para este tipo de cometidos.

No está demostrado que el ozono pueda eliminar el coronavirus. En la imagen, un ejemplo de generador de ozono

Empresas dedicadas a la limpieza mediante ozono aseguran que sus procedimientos pueden eliminar el virus en cualquier local. No obstante, los científicos advierten que aún no se ha demostrado que el poder desinfectante del ozono sea eficaz contra el coronavirus.

De hecho, la Asociación Internacional del Ozono (IOA, por sus siglas en ingles), emitió un comunicado advirtiendo de la “necesidad de seguir investigando al respecto” ya que “todavía no se han sacado unas conclusiones concisas con relación al poder del ozono para luchar contra el coronavirus”.

Por otro lado, tampoco se debe olvidar que el ozono, en altas cantidades, puede resultar perjudicial para la salud humana. Por ello, no está autorizado como un producto virucida por el gobierno de España.

En el caso de no elegir ninguna de estas alternativas, desde Acotex expresan que “lo mejor es dejar la ropa en cuarentena durante el tiempo estipulado”.

El rescate de Internet

Con los españoles confinados en casa, el único medio para realizar cualquier compra de forma segura fue Internet, que evitó que sectores como el textil experimentasen un batacazo aún mayor en sus perspectivas de negocio.

De hecho, el informe de moda online en España 2020, elabordo por Kantar, señala que, mientras el comercio tradicional retail en moda disminuyó, el online no paró de aumentar hasta situarse dos puntos porcentuales con respecto al ejercicio anterior.

“La moda en la red no ha parado de aumentar durante los últimos años: la gente se anima a comprar más por Internet, se visitan más tiendas de forma online y se adquieren más productos”, reza el informe.

Según Kantar, estos mismos datos se pueden extrapolar a otros sectores, como el alimentario, que experimentó durante el confinamiento un récord online de compras.

Por ello, expertos de Delloite estiman que, gracias al impulso de la pandemia, el ecommerce llegue a consolidarse dentro de seis meses.

El drama de los pequeños comercios

Para poder llevar a cabo todas las medidas que exige el gobierno, muchos pequeños empresarios se han situado en un callejón sin salida. El motivo es que, para reabrir sus negocios se ven obligados a desembolsar un dinero que, en muchas ocasiones, no tienen para garantizar la seguridad en sus productos.

Javier Reina vive cerca de su tienda Barquillo 42, en el barrio de Las Salesas, en Madrid, ha desembolsado casi 500 euros para adquirir una máquina de ozono y otra de rayos UV portátil. Él explica que lo hace porque ya hay gente “que está deseando comprar en su comercio”, pero, como explican desde Acotex, hay mucha gente que no se encuentra en esa situación:

“El pequeño negocio es quien más va a sufrir esta crisis y solo podrá salir adelante con el apoyo de los clientes”, subraya Eduardo Zamácola.

En este sentido, un estudio elaborado por la Confederación Española de Comercio (CEC) desprende que lel52,5 % del comercio minorista ha tenido que


Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies