Así se enfrentan al coronavirus los pueblos indígenas - EL ÁGORA DIARIO

Así se enfrentan al coronavirus los pueblos indígenas

Desde la Amazonia a las zonas polares, millones de personas pertenecen a comunidades indígenas, donde también está llegando el coronavirus. Aunque las medidas de prevención son las mismas que las del resto de la población, no es fácil lavarse las manos en zonas con escasez de recursos. Su sistema inmunitario, con menor variabilidad genética debido a su aislamiento endémico, puede ser clave en la lucha contra el virus


En todo el mundo, más de 476 millones de personas pertenecen a poblaciones indígenas lo que supone alrededor del 6% de la población mundial, según datos de la Organización Internacional del Trabajo. En la región de Asia y el Pacífico es donde vive la mayor proporción de estos pueblos (70,5%), seguida de África (16,3%) América Latina y el Caribe (11,5%).

¿Cómo están viviendo la pandemia del coronavirus? Las Naciones Unidas alertan de que la COVID-19 supone una grave amenaza para la salud de los pueblos indígenas de todo el mundo.  Estas comunidades ya tienen un acceso deficiente a la atención médica, tasas más altas de enfermedades y falta de acceso a servicios esenciales como agua y jabón.

“Instamos a los Estados miembros y a la comunidad internacional a incluir las necesidades y prioridades específicas de los pueblos indígenas para abordar el brote global de COVID-19”, pedía Anne Nuorgam, presidenta del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas.

El gobierno australiano está aumentando el acceso a la telemedicina y dando otros servicios de apoyo para las comunidades indígenas

En el caso de Australia, un portavoz de la Agencia Nacional Indígena Australiana explica a El Ágora que los aborígenes australianos y los isleños del Estrecho de Torres (que son los dos grupos indígenas del país) “se están protegiendo de la misma manera que el resto de australianos”. Estoy incluye tener una buena higiene, cumplir un distanciamiento físico, limitar los viajes a actividades esenciales y aislarse cuando se indique.

Sin embargo, para los pueblos que viven en áreas remotas hay un nivel más de protección al establecer que las personas que realicen actividades no esenciales no podrán acceder a esas zonas hasta que no hayan pasado un período previo de aislamiento de 14 días.

“El gobierno australiano también está aumentando el acceso a la telemedicina y otros servicios de apoyo para que las poblaciones puedan permanecer en sus casas”, señala el portavoz de la agencia australiana. Aquí se incluye un apoyo financiero específico para estas familias y comunidades.

SOS desde la Amazonia brasileña

En la amazonia brasileña la situación es muy diferente. En un artículo publicado en la revista Science, los investigadores Lucas Ferrante y Philip M. Fearnside denuncian que la COVID-19 supone una amenaza para estas comunidades ya que el gobierno federal de Brasil “ha marginado y descuidado a los pueblos indígenas, incluso aunque sus derechos están garantizados por la ley o por acuerdos internacionales”.

Como cuenta Ferrante a El Ágora, el pasado 14 de abril los ministros de Justicia y de Derechos Humanos de Brasil anunciaron medidas para proteger a estos pueblos, entre ellas, suspender el acceso a las áreas indígenas. “Sin embargo, debido a la falta de políticas públicas por parte del gobierno federal, las tierras indígenas siguen siendo ocupadas por invasores de tierras, okupas y mineros de oro ilegales”, alega el investigador del Instituto Nacional de Investigación de la Amazonia (INPA).  

Los pueblos indígenas de la Amazonia que ahora se enfrentan al coronavirus viven en constante amenaza por la invasión de sus tierras | Foto: World Bank
Los pueblos indígenas de la Amazonia que ahora se enfrentan al coronavirus viven en constante amenaza por la invasión de sus tierras | Foto: World Bank

Para combatir el coronavirus, Ferrante pide al gobierno brasileño que evite la invasión de tierras indígenas y consulte a estas comunidades sobre los grandes proyectos de infraestructuras planificados en esas áreas, ya que podrían convertirse en vectores del virus.

Antes de que se desatara la pandemia, el fotoperiodista brasileño Sebastião Salgado denunciaba a El Ágora la situación que está viviendo la Amazonia. “Está en un proceso acelerado de destrucción, con un gobierno que no respeta los bosques, que no respeta los pueblos indígenas”, recalcaba en su visita a Madrid con motivo de la Cumbre del Clima.

Respecto a la actual crisis sanitaria, como señalan los científicos en su artículo de Science, proteger a los pueblos indígenas de la COVID-19, reconociendo su mayor riesgo y actuando en consecuencia, no solo protegerá la salud pública de todos los brasileños, sino que también salvaguardará la sostenibilidad de la Amazonia.

La vida en grupo de los inuit

Sin abandonar el continente americano, otra comunidad indígena que se está enfrentando a la pandemia desde tierras árticas es la de los inuit. Según informan a El Ágora fuentes del Consejo Circumpolar Inuit de Canadá (ICC) en 2016 vivían en el país alrededor de 65.000 personas pertenecientes a esta diversa comunidad.

Como ocurre con los pueblos indígenas australianos, los inuit están usando los mismos métodos que el resto de la población para protegerse del coronavirus: distanciamiento social, lavado frecuente de manos, quedarse en casa y usar mascarillas cuando sea necesario.

“Las organizaciones inuit de todo Inuit Nunangat (la patria inuit canadiense) han emitido mensajes en inuktut (un lenguaje de estas comunidades), utilizando páginas web y plataformas de redes sociales”, afirman desde el ICC, que también ha publicado algunos de estos mensajes en sus redes sociales.

Las tradiciones culturales de los inuit, como vivir en grupos, dificultan las medidas de prevención frente a la COVID-19 | Foto: Ansgar Walk
Las tradiciones culturales de los inuit, como vivir en grupos, dificultan las medidas de prevención frente a la COVID-19 | Foto: Ansgar Walk

En cuanto a las medidas para prevenir la propagación del virus, los inuit han cerrado centros educativos, restringido los viajes y trabajan desde sus hogares. No obstante, el transporte aéreo es el único medico de conexión con el exterior para muchas comunidades, por donde reciben alimentos o viaja el personal médico, y por eso no se ha cerrado.

Lo que preocupa a las autoridades es que en una misma vivienda, no muy grande, habitan bastantes personas del núcleo familiar. “Estamos acostumbrados a vivir juntos en grupos. El distanciamiento social es un concepto extraño y nuestras experiencias con este tipo de recomendaciones fueron desencadenadas por enfermedades devastadoras como la tuberculosis, el sarampión y la poliomielitis. Por eso debemos adaptarnos”, subraya Dalee Sambo, presidenta del ICC, en un comunicado.

El papel del sistema inmunitario

Debido a su aislamiento, ¿las comunidades indígenas son más vulnerables a sufrir enfermedades que el resto de la población? Aquí entran en juego los genes y el sistema inmunitario.

“Tener diferentes versiones de los genes es relevante en muchas enfermedades, en todas las genéticas. Igualmente, tener diferentes versiones de los genes HLA –del sistema inmunitario– se ha comprobado que puede ayudar a superar una determinada infección o, por el contrario, a sucumbir durante la epidemia”, indica a El Ágora Alfredo Corell, vocal de la Sociedad Española de Inmunología y profesor de Inmunología en la Universidad de Valladolid.

El inmunólogo recuerda que los españoles que colonizaron América llevaron con ellos virus y bacterias que diezmaron a las poblaciones indígenas, cuyos organismos jamás se habían enfrentado a estos microorganismos.

El coronavirus SARS-CoV-2 aparece en color amarillo entre células (color rosa) de un cultivo de laboratorio | Foto: NIH-NIAID
El coronavirus SARS-CoV-2 aparece en color amarillo entre células (color rosa) de un cultivo de laboratorio | Foto: NIH-NIAID

“La defensa frente a las infecciones depende de la genética de nuestro sistema inmunitario y hay diferentes variantes en algunas poblaciones, sobre todo en aquellas en las que no ha habido mucha mezcla genética con otras. Los indígenas están habitualmente en estos grupos poblacionales poco mezclados genéticamente”, resalta el experto.

Un reciente estudio publicado en la revista Journal of Virology muestra que la variabilidad genética en el sistema inmunitario puede afectar a la hora de padecer o no la COVID-19 y también puede influir en su gravedad. Los científicos analizaron los mencionados genes HLA, que participan en la respuesta de nuestro organismo ante los patógenos.

“Las diferencias genéticas en HLA marcan claramente el punto de partida de una población. Son relevantes en la respuesta a la infección por este coronavirus pero no serían la única variable”, incide Corell. De hecho, como hemos visto, más allá de los genes, en esta pandemia son muy importantes las medidas preventivas, como el lavado de manos y la distancia social. Todo un reto en el que las comunidades indígenas no deben quedarse atrás.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies