Bruselas lanza un fondo europeo para salvar los empleos del sur

Bruselas lanza un fondo europeo para salvar los empleos del sur

La Comisión Europea anuncia subsidios al empleo comunitarios para los países más afectados por la crisis del coronavirus, sobre todo España e Italia, que podría llegar a los 100.000 millones y se financiará con garantías conjuntas de todos los miembros de la UE


Tras las críticas recibidas por la falta de solidaridad de la Unión Europea en la crisis del coronavirus, Bruselas por fin se decide a contraatacar. Y lo hace anunciando un ambicioso paquete de ayudas al empleo que va principalmente destinado a los países más afectados por la pandemia: España e Italia. La Comisión Europea ha lanzado una iniciativa para proporcionar subsidios públicos respaldados por el conjunto de la Unión Europea. El objetivo no es otro que ayudar al mantenimiento del empleo en los países más afectados por el coronavirus, a través de la financiación de sistemas como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

“Los europeos estamos sufriendo la mayor tragedia humana dentro de nuestra Unión desde las dos guerras mundiales. Los primeros y más duramente golpeados son Italia y España, y estamos de luto con ellos. Europa viene ahora en su ayuda con una iniciativa llamada SURE“, ha asegurado en un mensaje virtual la comisaria europea, Ursula von der Leyen. Eso sí, el proyecto, que en inglés significa “seguro”, esta aún por desvelar: no se sabe cómo se financiará, cual será su volumen o qué requisitos concretos tendrán que cumplir los países para recibir ayudas.

Según apunta el veterano Financial Times, el monto de las ayudas podría llegar a los 100.000 millones de euros. Y von der Leyen ya ha adelantado cual será su meta: tratar de frenar, en la medida de lo posible, la destrucción de puestos de trabajo durante el tiempo que duren las medidas de confinamiento destinadas a ralentizar el avance de la pandemia. En cualquier caso, se espera que no haya ningún impedimento a que la iniciativa sea adoptada y presentada este jueves en Bruselas, aunque todavía se esté trabajando sobre ella.

Pero lo más importante para la Comisión es que esta medida ayude a calmar los ánimos de los socios del sur, soliviantados tras el fracaso de la reunión del Eurogrupo donde un frente liderado por Alemania y Holanda descartó por completo la posibilidad de crear eurobonos. “La iniciativa está destinada a ayudar a Italia, España y otros países que han sido duramente golpeados. Y esto se hará gracias a la solidaridad de otros Estados miembros”, ha asegurado von der Leyen en un vídeo publicado en varios idiomas, incluido el español, en la red social Twitter.

Sostener los ERTE

Bruselas plantea en concreto que los países pongan en marcha sistemas de trabajo temporal, una medida que ya se ha planteado ampliamente en Italia y España. A partir de ahí, se le otorgaría a las empresas subsidios públicos europeos que les permitirían mantener empleados a sus trabajadores y seguir pagándoles el salario aunque su actividad se haya reducido por la pandemia.

Para que esta suspensión temporal no se traduzca simplemente “en tiempo libre”, von der Leyen ha sugerido que los trabajadores podrían realizar cursos de formación o encontrar formas de ayudar a su comunidad. En cualquier caso, la Comisión considera que el solo hecho de que la mayoría de los trabajadores sigan cobrando sus salarios y puedan por tanto seguir pagando el alquiler o haciendo compras tendría de por sí un impacto positivo en la economía.


El sistema se inspira del esquema alemán de Kurzarbeit, que consiste en una reducción de la jornada laboral pero con garantías de empleo, y cuyo equivalente en España serían los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). “Ayudará a los países más afectados y está garantizado por todos los Estados miembros“, ha asegurado von der Leyen, sin precisar si las ayudas saldrán de los remanentes del actual presupuesto europeo, ya que aún no hay uno nuevo, de la emisión de bonos o de otra fuente de financiación.

La iniciativa responde a las demandas de España y otros países para que la Comisión acelerase su propuesta para crear un sistema de seguro de desempleo a nivel comunitario, que en principio iba a presentar a finales de este año. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha obligado a anticiparlo y podría allanar también el camino para su aceptación en Bruselas, ya que la idea genera menos reticencias en Alemania, así como en otros Estados del norte, que la propuesta para emitir deuda mutualizada, los famosos “eurobonos” o “coronabonos”.

Alternativa al fondo de rescate

La iniciativa SURE también supone un menor estigma que el que los países afectados tengan que recurrir al Fondo de Rescate de la eurozona, un dinero que en principio está previsto para auxilios financieros como el que recibió Grecia en sucesivas ocasiones tras la crisis de deuda que sufrieron recientemente, sobre todo en 2012. Es decir, su utilización evoca el recuerdo de los países rescatados durante la crisis financiera, por lo que la sugerencia había soliviantado al primer ministro italiano, Giuseppe Conte, que se niega a utilizar un instrumento pensado para crisis de deuda.

El Eurogrupo podría debatir está iniacitiva SURE en su reunión del próximo 7 de abril, en la que se espera que los ministros de Economía y Finanzas adopten más medidas para paliar el impacto económico de una pandemia que llevará a la recesión a la UE y la eurozona este mismo año y tendrá un importante impacto sobre el empleo.

En cualquier caso, Bruselas considera “crucial” un dispositivo de este tipo “para que se reactive la maquinaria económica europea cuanto antes”. “Hemos aprendido las lecciones de la crisis financiera de 2008”, ha asegurado Von der Leyen, que ha recordado que los Estados miembros que ya tenían este instrumento, en particular Alemania, pudieron “ayudar a millones de personas a conservar sus empleos y a las empresas a salir de la crisis financiera con sus empleados“.

Pero no parece que esta iniciativa vaya a hacer desaparecer la petición de fondo de los eurobonos. Sin ir más lejos, este miércoles, el ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, ha vuelto a pedir este miércoles en una entrevista al Financial Times que países como Holanda y Alemania reconsideren la emisión de deuda conjunta para costear los gastos de la crisis del coronavirus. El político francés cree que bastaría con “una emisión puntual” limitada a cinco o diez años y centrada en la recuperación económica.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas