Del MMS a las vacunas con microchips: conspiranoia en tiempos de coronavirus

Del MMS a las vacunas con microchips: conspiranoia en tiempos de coronavirus

Del MMS a las vacunas con microchips: conspiranoia en tiempos de coronavirus

Nuestra colaboradora Cecil Monroe explica algunos de los puntos polémicos en torno al tratamiento del coronavirus, como la pseudoterapia basada en una forma modificada de lejía, conocida como MMS


Cecil Monroe | Especial para El Ágora
Madrid | 26 junio, 2020


“El coronavirus: ¿natural o creado en laboratorio?, me preguntó un amigo cuando estábamos ya encerrados por el fastidioso confinamiento.

La pregunta es, evidentemente, retórica. Los mismos científicos son incapaces de ponerse de acuerdo respecto al origen del virus. Pero como suele ocurrir en estos casos, su pregunta venía con respuesta incorporada: somos víctimas de una conspiración de las élites mundiales para manipular y someter a la población. Cuando mi amigo me comentó que su información la obtenía en el entorno sectario de los grupos que promueven el MMS (Solución Mineral Milagrosa, por sus siglas en inglés), un mundo donde sus habitantes ven, con terror, poderosas sociedades conspiratorias, dictadura mundial, planes eugenésicos, vacunas con microchips para controlar a la humanidad, curas milagrosas, geoingeniería, y un largo etcétera. Entonces empecé a pensar que mi amigo no se encontraba en su mejor momento.

Mi preocupación por él se agravó cuando me comentó que además de tomar él mismo el MMS, también se lo administraba a su hijo de seis años y a su pareja. De hecho, me animó insistentemente a buscar el producto online y me advirtió que los sitios donde se promovía o vendía el MMS estaban siendo cerrados por la censura de los gobiernos que responden, a su vez, a los intereses de las poderosas industrias farmacéuticas.

Junto a toda la publicidad gratuita que le hizo al MMS, mi amigo me comentó que había conocido informaciones muy graves sobre la Organización Mundial de la Salud (OMS), relacionadas con la pandemia, y me advirtió del peligro de vacunarnos contra el coronavirus. Según su entorno conspiranoico, con la vacuna nos introducirían un microchip o nanobot de control, ideado y promovido por Bill Gates y sus amigos.

“El defensor de la sustancia MMS para la cura del coronavirus también aboga por exopolítica, que versa sobre las relaciones diplomáticas entre los seres humanos y los extraterrestres”

En este punto estaba claro que mi amigo había sido abducido por una secta. No había posibilidad de persuasión racional. O con ellos, o contra ellos -mi amigo incluido-. Así pues, con el propósito de desvelar los intereses ocultos detrás de la campaña de victimismo, manipulación y conspiranoia que se parapeta detrás del negocio del MMS, me adentro en esta excursión por el espinoso y sombrío bosque “conspiranoico” para entender por qué millones de personas en el mundo, incluidas celebridades con un prestigio ganado y cuya opinión se viraliza en minutos, se apuntan de modo sectario a teorías que, desde lejos, tienen cara de estafa.

 

Nuevo Orden Mundial

El pasado 9 de junio, Miguel Bosé publicaba un precario hilo en su cuenta de Twitter donde denunciaba los peligros que una vacuna podría suponer para la salud y la libertad de las personas, teniendo en cuenta que -según los argumentos de los sectarios conspiranoicos- la vacuna incluiría un microchip de control de la población. Esto sería parte de un perverso plan de Bill Gates para someter a la población mundial.

El cantante Miguel Bosé, a quien apoyaron figuras públicas como Enrique Bunbury, Carmen París y José Luis Mendoza, de la Universidad Católica de Murcia, se abonan a las teorías de la conspiración”

Este hilo, como si hubiera sido escrito con pólvora, incendió las redes e hizo saltar a la luz del debate social un fenómeno que, observando aspectos muy diversos, converge en un punto inquietante: la teoría sobre una Gran Conspiración para establecer un sistema de control y dominación mundial que los conspiranoicos llaman Nuevo Orden Mundial (NWO, por sus siglas en inglés).

Miguel Bosé -a quien apoyaron figuras públicas como Enrique Bunbury, Carmen París y José Luis Mendoza (Universidad Católica de Murcia)-, finaliza el tuit con una sentencia contundente: “YO DIGO NO A LA VACUNA, NO AL 5G, NO A LA ALIANZA ESPAÑA/BILL GATES. #YoSoyLaResistencia”.

¿Qué es el Nuevo Orden Mundial?

La teoría sobre el Nuevo Orden Mundial plantea la pretensión de dominio de una élite -en cuyo centro estaría Bill Gates, junto a la Fundación Rockefeller, George Soros, y la Organización Mundial de la Salud (OMS)-.

¿Por qué querrían estas personas controlar el mundo?

El poder, el maldito poder que todo lo corrompe, diría cualquier conspiranoico, y continuaría arguyendo que nos quieren convertir en cobayas, ponernos ese famoso chip como si fuéramos perros y lograr que vivamos como esclavos bajo sus órdenes.

Pero ¿cómo lograr convertir a millones de personas en corderitos? Aquí es donde los conspiranoicos se sacan el as de debajo de la manga: con el Covid-19.

No, no con el virus, sino con el invento del virus -no es lo mismo- y que, según ellos, no existe y es sólo una farsa para conseguir el maquiavélico plan de dominación. Para los teóricos de la conspiración, la enfermedad que ha provocado la muerte a casi 500.000 personas es un invento de esa cúpula multimillonaria junto a instituciones como la OMS y los gobiernos, para poder ejercer un poder global tomando como excusa el control de la pandemia.

La negación de la existencia del coronavirus se ha vuelto algo tan irracional que encontramos afirmaciones como esta: “La gente se ha muerto siempre de gripe y mucha más cantidad que la que se está muriendo ahora por coronavirus. Detrás de todo esto hay otros intereses y por eso es una farsa […]  esto está orquestado por las empresas multinacionales de vacunas y medicamentos”. Sorprendentemente, estas no son las palabras de una abuelita campesina y sin estudios, sino de un político y médico argentino (Redacción, 2020). Hasta este punto está secuestrada la inteligencia en estos grupos.

“Está claro que la pandemia ha creado un terreno fértil y labrado para estas teorías absurdas y sin sustento”

Está claro que la pandemia ha creado un terreno fértil y labrado para estas teorías absurdas y sin sustento. El material, tan abundante como disparatado, se encuentra lo mismo en redes sociales, como en biblioteca y hemeroteca online, páginas webs, blogs, artículos, libros de los líderes conspiranoicos, etcétera.

Un tuitero resumió las teorías más conocidas en este tuit:

“A ver si me queda claro. El coronavirus es un invento de Bill Gates creado en Wuhan y soltado por Pablo Iglesias en la manifestación del 8-M para controlar a la población mundial mediante una vacuna fabricada con fetos abortados y nanobots que se activan con el 5G. ¿Es eso, no?”

Excepto por lo de Pablo Iglesias y el 8-M, yo diría que  se acerca bastante a lo que dicen los conpiranoicos.

Para no perderme en la madeja obsesiva de las distintas vertientes conspiranoicas, lo organizo por temas.

Nuevo Orden Mundial y coronavirus

Bill Gates habría participado en la síntesis del SARS-CoV-2 “cultivado en laboratorio” (VERIFICA RTVE, 2020). Gates, junto a George Soros, la Rockefeller Foundation y otros “malvados” al estilo, habrían generado la pandemia y luego utilizado a la OMS (a la cual financian, en buena medida) en un plan siniestro para controlar a la humanidad por medio de unos microchips o nanobots capaces de monitorizarnos todo el tiempo y que inocularían a la población mundial a través de la vacuna anti Covid-19. Y como todos sabemos que información es poder, teniéndonos controlados ya tendrían la mitad de trabajo hecho. La otra parte, lo de dominarnos como a borregos, lo lograrían con las torres 5G.

“A ver si me queda claro. El coronavirus es un invento de Bill Gates creado en Wuhan y soltado por Pablo Iglesias en la manifestación del 8-M para controlar a la población mundial mediante una vacuna fabricada con fetos abortados y nanobots que se activan con el 5G. ¿Es eso, no?”

5G y coronavirus

Aquí hay afirmaciones contradictorias de los conspiranoicos.

Unos dicen que la Covid-19 es el efecto de las torres 5G, que se introdujeron por primera vez en 2019.

Otros, citan de nuevo al supervillano de Microsoft, el señor Gates, obsesionado con la endemoniada vacuna de los microchips, quien utilizaría la energía 5G para controlarnos, una vez que ya tengamos los nanobots implantados.

Y están los que antes de la llegada del virus ya protestaban contra la implantación del 5G por considerarlo cancerígeno.

La misma OMS declaró “las tecnologías inalámbricas como cancerígeno de nivel 2B” (Flores, 2020). Para que se entienda, el nivel 2B significa baja probabilidad cancerígena. Según la Asociación Española Contra el Cáncer, productos como el café, los pepinillos en vinagre o el aloe vera entran dentro de esta clasificación. Pero para los conspiranoicos, esto es parte del complot de la OMS con Bill Gates y aliados.

ID2020

Hasta aquí, es innegable que el centro de los ataques de los conspiranoicos es Bill Gates, satanizado, literalmente, hasta el punto de que un tuitero publicaba una foto de su mujer, Melinda, señalando un colgante con una supuesta cruz invertida, y el comentario era “son satánicos”.

Pues además de sus oscuros pactos mefistofélicos, Gates ha cometido el pecado -para los conspiranoicos- de crear programas y fundaciones filantrópicas que se dedican a temas de salud pública, vacunación y programas de identificación.

“Los sistemas de identificación son arcaicos, inseguros, carecen de protección de privacidad adecuada y para más de 1.000 millones de personas son inaccesibles […] Los socios de la Alianza comparten la creencia de que la identidad es un derecho humano y que los individuos deben tener ‘propiedad’ sobre su propia identidad.” Esta es una declaración publicada en el Manifiesto de la Alianza ID2020, o Alianza Digital por la Identidad.

La Alianza es una coalición de organizaciones públicas y privadas nacida en 2016 para avanzar en uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas: “Proporcionar acceso a una identidad legal para todos”, según el sitio. Sus socios son Microsoft (se unió en 2018 como socio fundador) Gavi (Alianza de vacunas), la Fundación Rockefeller (que proporcionó a ID2020 fondos iniciales en 2017), IDEO.org (firma internacional de diseño y consultoría que se unió en se unió en 2018) y Accenture (una empresa global de consultoría de gestión y servicios profesionales y socio fundador de la Alianza desde 2017).

Una alianza de este tipo, donde participan las familias y organizaciones más ricas del planeta, no es extraño que genere suspicacias. ¿Por qué gente con un patrimonio que puede suponer el PIB de cualquier país en vías de desarrollo está “construyendo un nuevo modelo global para el diseño, financiamiento e implementación de soluciones y tecnologías de identificación digital”? ¿Qué intereses subyacen en un propósito aparentemente filantrópico? Los pobres nunca creemos que los ricos hagan algo desinteresado. Si a esta suspicacia se añade la entrada en escena del nuevo coronavirus que ha puesto en vilo al mundo entero con grandes poblaciones confinadas, la entrada de una posible recesión económica en muchos países de Europa y América -fundamentalmente-, la muerte de miles de personas mayores de 60 años, y la búsqueda desesperada de una vacuna, obtenemos un material que ningún guionista hollywoodense, en sus sueños más húmedos, habría imaginado.

En alianza con Gavi y el gobierno de Bangladésh, ID2020 lanzó en septiembre de 2019 un programa de identificación digital que aprovecha la vacunación infantil para darle una identidad digital a los niños a través del registro de sus huellas dactilares.

Tal vez los teóricos de la conspiración imaginan este mismo escenario a partir de la Covid-19, pero con todas las personas y en todos los países y que, en lugar de huellas dactilares, se nos identifique con un microchip. Y de forma obligatoria.

¿Cómo funcionaría? Lo mostramos gráficamente

En un acto de generosidad, vamos a otorgarles, por un instante, un mínimo de credibilidad  a las teorías conspiranoicas. Tendríamos que Bill Gates ha creado (en el peor de los casos) o utilizado (en el mejor de ellos) el SARS-CoV-2 para, a través de organizaciones que él dirige o con las que colabora, como Gavi o ID2020, llegar a concretar una vacuna legítima y puede que hasta obligatoria, que contendría un microchip o nanobot, el cual tendría la misión de grabar toda nuestra información personal, la cual sería utilizada por estos magnates (Gates, Soros, Rockefeller, gobiernos, etc.) y de ese modo controlarnos a todos y cada uno de nosotros, lo cual proveería a estos perversos personajes de un poder ilimitado nunca antes visto.

Eso, sin contar con que, de paso, eliminan el problema de la superpoblación en el mundo y del envejecimiento poblacional con el Covid-19 que, a estas alturas ya nos hemos perdido en aquello de si es real o es el coronacuento, como lo han bautizado los de la secta. Ellos mencionan la agenda eugenésica del Nuevo Orden Mundial: “Es mediante este tipo de organizaciones [OMS] por la cual se articula la agenda eugenésica del nuevo orden mundial”. O sea, que entre los objetivos diabólicos de la élite, está aplicar leyes biológicas al perfeccionamiento de la especie humana. Algo así como el nazismo, digamos.

Por último, circula por estos grupos el nombre de una especie de antídoto para todo, el elixir milagroso, ese que pregonaban los saltimbanquis desde sus carromatos en las ferias medievales, el famoso bálsamo de Fierabrás. Este curaría o prevendría la Covid-19. Aunque como ya hemos dicho que los conspiranoicos niegan la existencia del virus, no sería “curable”.

MMS cura milagrosa o estafa prodigiosa

Los líderes de la conspiranoia denuncian la censura contra sus publicaciones y sobre la ausencia de sus noticias o materiales en los medios de comunicación. Su argumento: que todas las televisiones y demás medios de comunicación están comprados por los poderes oscuros que rigen el mundo tras bambalinas (entre, los que ya sabemos, están Gates y Soros).

Pero, en serio, ¿quién puede culpar a los censores de retirar publicaciones que afirman que el virus que está matando a miles de personas en el mundo es una mentira o una manipulación psicológica? O permitir la venta legal de una sustancia que se ilegalizó en España en 2010 porque no cuenta con ningún tipo de estudio, control o aval científico o técnico que verifiquen los resultados de su acción.

¿Cómo es posible que estos mercenarios de la salud afirmen que el MMS puede curar el autismo, cuando el autismo no es una enfermedad? ¿Cómo es posible que el MMS lo cure todo, de igual manera, con la misma fórmula y en dosis similares? He leído opiniones de conspiranoicos que dicen que el MMS puede curarlo todo porque mata los patógenos del organismo y como el origen de todas las enfermedades es una parasitosis, la solución milagrosa lo soluciona.

¿Qué es el MMS?

El MMS consta de dos componentes: el clorito sódico (NaClO2), diluido en agua a un 28%, al que se añade un ácido débil (ácido cítrico, vinagre, limón). Esta sustancia se utiliza como desinfectante de algunos productos, como blanqueador en procesos textiles y en la potabilización del agua a nivel industrial. Tal maravilla fue descubierta por Jim Humble cuyo currículo -avalado por él mismo- es tan rocambolesco como su invento. Según datos aportados por Humble en una entrevista de Project Camelot, él trabajó estableciendo ensayos con bombas atómicas y con misiles balísticos intercontinentales (ICBM). Trabajó, además, en la generación de energía a partir de plasma, en el cableado de la primera máquina controlada por computadora en Estados Unidos por Hughes Aircraft Co., y reparó el cableado del vehículo lunar. Y todo esto, dice, siendo ingeniero aeroespacial autodidacta sin titulación.

Pero el fin de esta carrera autodidacta del vendedor de humo, terminó con el fin de la Guerra Fría y la “muerte de la industria aeroespacial”, según sus palabras. Fue entonces cuando se interesó por la extracción de oro porque -siempre según sus palabras- “creía que podría hacerse rico con ello”. Fue en 1996 en una de sus búsquedas prospectivas por la selva de Guayana cuando este buen samaritano dio de bruces con el MMS.

Narra Humble, que él y su equipo contrajeron la malaria y, en un intento de potabilizar el agua, utilizaron clorito sódico diluido al 3,5%. Horas después de haber ingerido la solución, testimonia Humble, tanto él como su equipo se encontraban en excelente condición física. Y entonces comienza a trabajar con el MMS.

En mi opinión, Humble no encontró oro, y se dedicó a vender lo primero que tenía a mano, el clorito sódico. Sólo le faltaba crear un relato lo suficientemente creíble para captar clientes.

¿Cómo actúa el MMS?

Ya sabemos que el MMS es clorito sódico (NaClO2), diluido en agua a un 28%, y un ácido débil (ácido cítrico, vinagre, limón). Ambas sustancias se mezclan en las proporciones indicadas por el vendedor y puede aplicarse de diferentes formas, aunque la más difundida es en forma de bebida, como medicamento.

Dice Humble de su descubrimiento y el modo en que actúa sobre el organismo: “Una vez que la sustancia está dentro del organismo, se libera en el estómago y viaja a través de la sangre por todo el cuerpo, buscando selectivamente el terreno ácido para reaccionar, destruyendo bacterias, desnaturalizando virus y oxidando parásitos y hongos patógenos. Al ser neutralizados, estos microorganismos se expulsan por la piel, riñones o colon. Cumplida su misión, el dióxido de cloro se elimina en forma de agua y sal común, sin dejar rastro”.

“La desesperación de los abducidos por esas sectas conspiraniocas debe ser siginificativa, porque en la figura de Humble se ve de modo bastante transparente el perfil del estafador”

Con su título de autodidacta arreglador de cohetes, fabricante de misiles y buscador de oro, este señor estaba seguramente igual de cualificado para crear una cura milagrosa con una sustancia abundante en la naturaleza y barata. Y todo con la única intención de ayudar a los demás de manera desinteresada.

La desesperación de los abducidos por esas sectas conspiraniocas debe ser siginificativa, porque en la figura de Humble se ve de modo bastante transparente el perfil del estafador.

Como si no bastara con estas hazañas, Humble también se autoproclama autor de 30 libros. El entrañable filántropo afirma: “Muchos de mis libros han producido más de un millón de dólares en beneficios, no para mí, sino para aquellos que los publicaron”. Valga  aclarar que, la mayor parte de esos libros no tuvieron editor, sino que se vendían por correo. De modo que cuando Humble habla de beneficios para “aquellos que los publicaron” se refiere a sí mismo en tercera persona.

El historial de legalidad (o debería escribir ilegalidad) del MMS es largo y empieza con la prohibición del uso médico del MMS en Estados Unidos a partir de una denuncia por la carencia de estudios que avalaran el producto, como por las evidencias de los posibles riesgos de su consumo (no regulado) entre los que se encuentran reacciones como náuseas, dolores abdominales, vómitos, diarreas y alteraciones sanguíneas.

Muchos científicos, investigadores, médicos y terapeutas advierten de que puede ser dañino para el cuerpo humano y que reacciones más graves pueden llegar a provocar secuelas crónicas o incluso, la muerte. Humble enfrentó problemas legales para continuar con el MMS en Estados Unidos y se trasladó a México, donde reside actualmente.

Pero el negocio global que había creado seguiría creciendo, que oportunistas y estafadores nunca faltan. Desde los comienzos de la venta de MMS y sus derivados (26 euros la botella, venta DVDs traducidos a siete idiomas donde Humble promete enseñar a curar 95 enfermedades, etc.), el negocio ha crecido, se ha diversificado y, en esta parte del Atlántico, contamos con dos discípulos de Humble que continúan con esta labor desinteresada y que, actualmente, promueven y comercializan el MMS: Andreas Ludwing Kalcker (licenciado en Economía y doctor en Biofísica de la Salud Alternativa, según su propio currículum -siempre pisando los pasos a su predecesor Humble en aquello de no estar titulado-) y el agricultor catalán Josep Pàmies.

Para tener una idea completa del personaje, vale mencionar que Kalcker afirma, entre otros muchos desatinos, que los egipcios no hicieron las pirámides y asegura que se puede obtener energía gratuita de la nada. Tiene además estrecha relación con una creencia marginal llamada exopolítica, que versa sobre las relaciones diplomáticas entre los seres humanos y los extraterrestres.

Kalcker se anuncia, además, como fundador de una ONG llamada Earth Help Project y desde 2010 visita frecuentemente España para promover su producto y sus libros, y es evidente que encontró en España un público dispuesto a comprar su humo. En octubre de 2012, Kalcker fue detenido por la Guardia Civil junto a un matrimonio holandés por un supuesto delito contra la salud pública, mientras impartía en Ibiza otra de sus charlas para promocionar y vender el MMS.

El Colegio Oficial de Médicos de Alicante (COMA) decidió cancelar un acto convocado por Kalcker en un hotel de la ciudad. Y Kalcker, todo un experto en vivir de la ingenuidad ajena y situarse al margen de la ley, hizo de la censura virtud y achacó a las grandes farmaceúticas y los “oscuros poderes” -como el de Bill Gates- la culpa de que una y otra vez quitaran sus posts o prohibieran sus conferencias. Así se suma el carro del MMS al resto de las teorías conspiranoicas, a las que muñe eficazmente.

Todo lo que necesitaban para validar su fraude ante sus víctimas era un enemigo poderoso (¡populismo!) con posibilidad para censurar el producto. Quienes compran la estafa son personas física o emocionalmente vulnerables, necesitadas de una cura física o de seguridad ante acontecimientos que causan una conmoción profunda, como es la pandemia, o de encontrar sentido a la vida. Es por esto que las prácticas de estos farsantes son aún más deleznables. Porque utilizan a estas personas para enriquecerse sin ningún escrúpulo por el daño que pueden estar haciendo a la salud física o mental de esta gente.

En enero de 2018 el colegio de médicos de Barcelona (COMB), pidió la prohibición del congreso en el que iba a participar Kalcker junto con otros conferenciantes bajo el título Un mundo sin cáncer. Lo que tu médico no te está contando.

En una Alerta  de medicamentos ilegales, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), publicó sobre el MMS:  “Este producto se presenta dotado de propiedades terapéuticas y preventivas de enfermedades de todo tipo: infecciosas, tumorales, degenerativas…, por lo que le corresponde la consideración legal de medicamento según se define en el artículo 8.a de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, sin embargo el citado producto no ha sido objeto de evaluación y autorización previa a su comercialización por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, como consta en el Real Decreto 520/1999, de 26 de marzo, por el que se aprueba el Estatuto de la Agencia Española del Medicamento y el artículo 9.1 de la Ley 29/2006, de 26 de julio, siendo su presencia en el mercado ilegal. Además, este producto, cuando se consume siguiendo las instrucciones dadas por las citadas páginas, produce efectos adversos que pueden ser graves […] su consumo directo en esas condiciones puede producir dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, intoxicaciones, fallo renal y metahemoglobinemia.”

Existen muchos testimonios de personas que, por ignorancia o desesperación consumieron o administraron a sus familiares el llamado MMS, lo cual les provocó un problema de salud. Aunque algunos se conocen, otros no se saben ni se sabrán porque quienes han administrado el producto a un niño o a un anciano y este ha sufrido algún percance de salud, no se atreve a mencionarlo luego por temor a perder la custodia legal de este familiar. Otros casos también son preocupantes. Los enfermos de cáncer, por ejemplo, que dejan de tratarse con quimioterapia en la confianza de que el MMS los va a curar.

“Una cosa sí está comprobada por la ciencia y la experiencia: leer y pensar son curas eficaces contra la ignorancia y la ingenuidad”

El MMS ha encontrado en las teorías conspiranoicas el terreno perfecto donde anegar su mercado. Después de las prohibiciones, ellos tenían que argumentar el fracaso científico de la sustancia.  Esa razón es, según los conspiranoicos, el poder de las farmacéuticas y de los creadores del Nuevo Orden Mundial que “aborrecerían” una solución para casi todos los males de la salud humana. “Nos quieren enfermos”, claman unos. “Nos quieren aborregados”, salta otro.

“Bill Gates quiere dominar al mundo, y su filantropía es falsa porque tiene intereses detrás”, afirman.

Es posible contar cuánto dinero (y hablamos de millones, y no pocos) ha aportado Gates para diversas causas humanitarias. Ojo, que no digo que no tenga intereses de tipo material o cualquier otro, sólo constato el hecho de que ha aportado cientos de millones de dólares a proyectos benéficos o filantrópicos. Igual que es un hecho que Humble, Kalcker y Pàmies venden -ilegalmente, además- su producto “bueno y bonito” pero nada barato, teniendo en cuenta que ellos mismos dicen que se trata de una sustancia muy accesible. Hay quienes les llaman pseudocientíficos o pseudoterapeutas. Pero ni la palabra ciencia ni el término terapeuta merecen figurar al lado de timadores consumados como estos, vulgares estafadores comunes que trafican con el dolor y la desesperación ajenos.

Una cosa sí está comprobada por la ciencia y la experiencia: leer y pensar son curas eficaces contra la ignorancia y la ingenuidad.

Epílogo

Pasado el estado de alarma, no he vuelto a hablar con mi amigo.

Después de este estudio y de conocer lo que subyace detrás del MMS y las teorías conspiranoicas, me gustaría poder hablarle, como lo hemos hecho toda la vida, sin autocensurar nuestras palabras. Pero siento que será difícil.

El excesivo y permanente estado de desconfianza de los participantes en esta cruzada conspiranoica, los dota de una especie de parapeto contra toda razón y lógica que avale lo contrario a sus creencias. Se definen, de este modo y por su intolerancia, en un pensamiento sectario y, por tanto, cerrado a cualquier otro argumento que no sea el suyo.

Como, políticamente, estos soldados en contra del nuevo orden mundial no militan, es muy fácil para cualquier partido afiliarse a estas pseudoteorías con el fin de obtener un rédito político.

Otros estafadores y trileros también harán pasto en sus tierras de ingenuidad, ignorancia, aprensión o desesperación.

Me gustaría poder decirle a mi amigo que haga un ejercicio, el ejercicio de la razón, y, aún más, el ejercicio de la honestidad. La honestidad consigo mismo y con sus seres queridos, a quienes está involucrando, tal vez sin intención, pero con una gran responsabilidad, en un mundo oscuro, no por sus teorías, sino por la oscuridad del miedo, de la ignorancia y de la inseguridad permanente de vivir en un mundo que trama acciones terribles contra ellos.

Como diría Sócrates: “El conocimiento nos hará libres”.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies