La ONU pide ayudar a los países pobres en la lucha contra el COVID-19

La ONU pide ayudar a los países pobres en la lucha contra el COVID-19

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, reclama más solidaridad y un mayor financiamiento para los países más vulnerables del mundo y anuncia la creación de un Fondo de Respuesta para ayudar a superar la crisis del coronavirus


El coronavirus es la crisis “más difícil” a la que se enfrenta el mundo desde la II Guerra Mundial. Así de tajante ha sido este miércoles el secretario general de la ONU, António Guterres, en un mensaje televisado dirigido a los líderes mundiales. Naciones Unidas quiere apelar a la responsabilidad compartida y a la solidaridad mundial para hacer frente al impacto de la pandemia, sobre todo en los países más pobres, que son los que más riesgo corren en términos humanos y económicos con este virus.

“Esta no es una crisis financiera, es una crisis humana“, ha dicho categóricamente Guterres al referirse a los efectos socioeconómicos del coronavirus COVID-19. El líder de la ONU ha presentado un informe que describe la magnitud del problema, la gravedad de los casos y la desarticulación económica y social que provoca el virus, cuyo avance alcanza ya a 700.000 personas contagiadas y más de 33.000 muertas en 204 países, áreas y territorios.

“El COVID-19 es la máxima prueba que hemos encarado juntos desde la formación de la ONU. Esta crisis humana requiere una acción coordinada, decisiva, incluyente e innovadora de las economías líderes y demanda un enorme apoyo financiero y técnico a los países y poblaciones más pobres y vulnerables del mundo”, ha afirmado el secreterio general, destacando que aún no hay una estrategia coordinada entre los países.

El informe de la ONU se ha divulgado poco después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciara que la economía mundial ha entrado en una etapa de recesión tan aguda o peor que la de 2009 que siguió a la crisis financiera global. “Este es el momento de la verdad”, ha declarado Guterres durante la presentación virtual del informe. “El género humano está en juego.”

Para Naciones Unidas, el panorama cuando salgamos de esta crisis nos presentará dos opciones: volver al orden mundial de antes de la pandemia o lidiar decididamente con los problemas que nos hacen innecesariamente vulnerables. El objetivo es el de lograr que la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible se convierta en el camino a seguir para construir sociedades más equitativas para todos.

Fondo de Respuesta

El documento presentado este miércoles incluye un plan de respuesta de gran escala, orquestado y multilateral que necesitaría recursos equivalentes al menos al 10% de producto interno bruto mundial. Según esa estrategia, el sistema de la ONU, liderado por la Organización Mundial de la Salud, en este caso, asistiría a los Gobiernos y socios en el proceso de respuesta y recuperación mediante su red de oficinas en los países.

Para implementar el plan, Guterres ha anunciado el establecimiento del Fondo de Respuesta y Recuperación COVID-19, que ayudaría a financiar tres objetivos: atajar la emergencia de salud, enfocarse en el impacto social y la respuesta económica para la recuperación y ayudar a los países a lograr una recuperación con capacidades fortalecidas. Los requerimientos del Fondo se proyectan en mil millones de dólares para los primeros nueve meses y serán revisados según evolucionen las necesidades como resultado de la pandemia.

El titular de la ONU ha recordado que los paquetes de movilización de recursos creados hasta ahora fueron hechos por y para países desarrollados. Para Guterres, esas naciones pueden afrontar la crisis por sí solas y algunas ya lo están haciendo; no obstante, se deben incrementar masivamente los recursos disponibles para el mundo en desarrollo. “Debemos hacer lo mismo a nivel global”, ha puntualizado.

Para ello, la ONU considera que se debe expandir la capacidad del FMI y de otras instituciones financieras internacionales mediante la emisión de derechos especiales de giro para la rápida inyección de recursos a los países que los necesiten. Otra posibilidad es la de favorecer intercambios entre bancos centrales para brindar liquidez a las economías emergentes e incluso buscar nuevas alternativas, como nuevos instrumentos financieros que permitan salir a flote a los países más afectados.

“El alivio de la carga de las deudas debe ser otra prioridad, incluyendo exenciones inmediatas para el pago de intereses durante 2020”, ha apostillado Guterres, que cree que es fundamental que los países desarrollados asistan inmediatamente a los menos desarrollados para que apuntalen sus sistemas de salud y su capacidad de respuesta para detener la transmisión del coronavirus. “Recordemos que somos tan fuertes como el sistema de salud más débil de nuestro mundo interconectado”, ha enfatizado.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Nuestras Historias del Día
Otras noticias destacadas

Añade tu comentario

Necesitas estar loggeado para comentar el post.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies