Los museos celebran su día mientras preparan la desescalada

Los museos celebran su día mientras preparan la desescalada

Muchos centros públicos y privados celebran este lunes por primera vez a puerta cerrada el Día Internacional de los Museos, aunque estos establecimientos se encuentran ya inmersos en una desescalada que les permite abrir con aforo reducido y medidas de seguridad


Largas colas y una completa programación de actividades. Esas dos premisas siempre habían sido una constante en el Día Internacional de los Museos, pero este lunes no se dará ninguna. Y tampoco en un futuro cercano: la pandemia de coronavirus va a cambiar temporalmente toda la experiencia cultural. Entre tanto, los museos celebran por primera vez a puerta cerrada esta jornada mientras planifican cómo adaptar sus instalaciones a la nueva realidad.

Tanto la fase 1 como la nueva fase 0 de la desescalada permiten la reapertura de los museos con un 33% del aforo, por lo que estos importantes centros culturales podrán ir abriendo en todo el territorio nacional al aliviarse las medidas de confinamiento, aunque muchos trabajan todavía en los planes de apertura. De los grandes centros de arte españoles, solo el Centro Botín, en Santander, y el IVAM, en Valencia, van a celebrar abiertos este amargo aniversario. Otros grandes referentes ubicados en Madrid, Barcelona o el País Vasco, regiones mucho mas afectadas por el virus, no saben cuando reabrirán.

Pero en las pocas aperturas que ha habido hasta el momento ya se pueden observar los pequeños cambios que serán necesarios para que volvamos a disfrutar de los museos. En el Centro Botín, se han eliminado los folletos y prácticamente todo lo que pueda ser tocado, para evitar cualquier contagio. También se ha creado un circuito único de visita que tiene una sola entrada y la salida, con marcas en el suelo que alertan de las nuevas distancias entre visitantes para disfrutar de las obras.

Por ahora, en diferentes capitales provinciales se plantean aperturas similares para esta semana, pero las grandes pinacotecas situadas en Madrid, Barcelona y Euskadi tendrán que esperar. Museos como El Prado, el Reina Sofía o el Thyssen no tienen previsto abrir sus puertas hasta el próximo mes de junio, a pesar de que las medidas de alivio en la Fase 0 en la que permanecerá Madrid prevé la apertura de museos con un aforo máximo de un tercio y que las bibliotecas puedan reanudar los préstamos. Una situación similar hay en Bilbao, donde el Guggenheim ha retrasado su apertura a comienzos de junio, o en Barcelona, donde el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) habla de reabrir a mediados del mes que viene.

En cualquier caso, también la Dirección General de Bellas Artes, dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte, ha prolongado hasta el lunes 25 de mayo el cierre de sus museos y archivos estatales, la mayoría de los cuales están situados en la capital. Fuentes del Ministerio de Cultura y Deporte han señalado a Europa Press que estos 16 museos están “preparando la reapertura, haciendo acopio de materiales y disponiéndolo todo para hacer una apertura, cuando sea posible, con todas las garantías para la seguridad en la visita del público“, y han apuntado que se está trabajando para que los tres museos que se encuentran en territorios en Fase 1 (Cantabria, Extremadura y Murcia) puedan abrir “cuanto antes”.

Guía del ministerio

Para lograr la máxima coordinación posible, el Ministerio de Cultura y Deporte ha redactado un documento para gestionar la ‘desescalada’ en los museos. Se trata de un marco de referencia común para afrontar con garantías una posible reapertura en el contexto de la crisis desatada por el coronavirus. El documento de planificación, diseñado en conjunto con las direcciones de los museos, se ha distribuido a las consejerías de Cultura de las comunidades autónomas, así como a otras instituciones y organismos del sector.

El documento recoge las normas de seguridad generales que van a ser tan importantes en la apertura programada de tantas instalaciones de cultura y ocio. Por supuesto, será indispensable mantener la distancia de seguridad de dos metros entre personas, pero también dotar de protecciones individuales y estructurales para los trabajadores y usuarios, desinfectar los espacios y sobre todo limitar el aforo a un tercio de la capacidad total de cada pinacoteca.

Lo que parece evidente es que esta reapertura progresiva y limitada será solo un parche. Se acabó el museo de masas, al menos por ahora. El propio documento de desescalada del ministerio reconoce la “previsible” caída de público pese a que se den todas las “garantías para una visita segura”, y plantea una campaña de promoción de entrada gratuita en los primeros meses de reapertura. Por ahora, el cierre ha supuesto pérdidas millonarias para los grandes centros -el Prado ingresa una media de 1,6 millones de euros al mes solo por venta de entradas y prestación de otros servicios-, y pone en riesgo de supervivencia a los más pequeños.

Y el futuro, con la caída generalizada del turismo, se muestra, si cabe, más incierto. El sector se nutre en buena medida de los visitantes extranjeros: solo en el Triángulo del Arte madrileño, formado por el Prado, Thyssen y Reina Sofía, el 60% de los visitantes es -o era-, extranjero. Y un buen número de los procedentes de Madrid y alrededores son grupos de escolares y jubilados.

En el manifiesto que han elaborado con motivo de la jornada, el ICOM (Consejo Internacional de Museos) reivindica el papel de estas instalaciones en situaciones de crisis como la actual y pide recursos para evitar cierres o la reducción de su actividad. “La crisis ha producido cierto cambio de paradigma en la relación de los museos con la sociedad”, apuntan, por lo que es necesario que la anunciada caída de visitantes e ingresos haga al sector reflexionar sobre sus propuestas, el público al que se dirigen y la rentabilidad social de los mismos.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas