Agricultura de precisión para alimentar al mundo

Agricultura de precisión para alimentar al mundo

El sector hortofrutícola español se presenta hasta el próximo jueves en Fruit Attraction como líder en producciones agrícolas de precisión, un modelo de agricultura inteligente para satisfacer la necesidad de producir un 60% más de alimentos optimizando recursos en un contexto de cambio climático


En 2030 se prevé que la población mundial llegue a los 8.500 millones de personas, lo que hará crecer la demanda de alimentos un 60% más, según datos de las Naciones Unidas.

Para alimentar a toda esta población, teniendo en cuenta que el mundo ha perdido casi la mitad de la tierra cultivable por persona en los últimos 50 años, tal y como afirma el Banco Mundial, es más necesaria que nunca la alianza entre tecnología y agricultura que se traduce en lo que ya se conoce como Agricultura de Precisión.

 Hasta el jueves 24 Fruit Attraction muestra el liderazgo tecnológico de las producciones hortofrutícolas españolas a más 90.000 visitantes de 130 países

España hoy por hoy está a la cabeza de la agricultura inteligente o de precisión tal y como ha quedado patente estos días en Fruit Attraction donde el sector hortofrutícola nacional se ha presentado como punta de lanza en innovación, eficiencia y optimización de recursos para unas producciones sostenibles y rentables.

Según la Federación Española de Productores y Exportadores de frutas y hortalizas (Fepex), organizadora del certamen, el sector hortofrutícola de España produce anualmente una media de 28 millones de toneladas en cerca de 800.000 hectáreas y el 60% de ese volumen se exporta.

En un contexto de cambio climático, en el que los recursos hídricos serán cada vez más escasos, los episodios de lluvias serán cada vez más torrenciales y el retraso de la entrada del frío modifica las temporadas de cosecha y cambia los flujos comerciales del mercado, una agricultura adaptada, inteligente y de precisión es imprescindible para mantener el liderazgo.

Para aumentar un 60% los niveles productivos sin dañar el medio ambiente, es fundamental el binomio agricultura/tecnología

El sector agrícola se ha basado siempre en la experiencia y es complejo introducir cambios significativos en el manejo tradicional de los cultivos, según Juanma Vázquez, responsable de Suez-Agriculture en la región levantina, es necesario superar la barrera generacional para que la agricultura de precisión se desarrolle en España en todo su potencial.

España tiene mucho futuro en el desarrollo de este sistema de producción inteligente porque “la capacidad de mejora es inmensa si somos capaces de optimizar el uso de los recursos. El clima que tenemos en España no es exportable y hay que hacer lo posible por aprovecharlo para que España siga a la cabeza como productor mundial de alimentos”.

La incorporación de la tecnología satelital y la digitalización al manejo agrícola para optimizar el uso del agua, los fertilizantes o la energía será lo que haga de la agricultura un modo rentable de vida que favorezca ese relevo generacional y siga atrayendo fondos de inversión que ven en la producción agraria una inversión refugio a medio y largo plazo, porque la alimentación va a ser clave en los próximos años, insiste Vázquez.

La agricultura de precisión consigue, cada vez con mayor exactitud, aportar información muy valiosa al productor sobre la microvariabilidad del terreno, con el objetivo de optimizar los procesos del campo.

La información generada actualmente por los satélites, los sensores y los drones para la agricultura de precisión, así como las imágenes y los datos geográficos, es fundamental para entender cuáles son los tratamientos más adecuados que se le debe dar a la tierra, los cultivos y las semillas.

Todos estos datos permiten al agricultor conocer con precisión el nivel de hidratación o la evolución de sus cultivos, con el objetivo de aplicar la cantidad exacta de recursos en el momento más conveniente y en el lugar más adecuado.

Vazquez afirma que la tecnología permite satisfacer el incremento de la demanda de alimentos prevista en las próximas décadas con la misma cantidad de terreno cultivable si elegimos variedades y cultivos adaptados al terreno y al clima y optimizamos los insumos ( agua, fertilizantes, agroquímicos y energía) para lograr mejores rendimientos y más rentabilidad para el productor.

En este sentido en España hay dos producciones que ofrecen un gran potencial de desarrollo donde la agricultura de precisión juega un papel esencial: el almendro y el olivar superintensivo.

Vázquez señala que el almendro a nivel mundial tiene mucho desarrollo porque la demanda es creciente y las previsiones apuntan a que será sostenida en el tiempo.
El mayor productor mundial de almendra es EEUU, seguido de Australia “que tienen limitado el crecimiento por clima agua y territorio. En España siendo un país con gran superficie la producción es corta porque tradicionalmente se ha destinado a almendro de secano con bajos rendimientos por lo que hay mucha posibilidad de crecimiento”.

En este sentido, hay que apostar por variedades más tardías, hay mucho desarrollo de investigaciones adaptadas a cada territorio en Cataluña, Aragón y Murcia, en función de las variedades de los suelos, la disponibilidad de agua y temperaturas.

En Albacete y Castilla La Mancha para evitar las heladas se ha apostado por las variedades penta y macaco que son más tardías, más resistentes a la sequía y más productivas.

En el tema del olivar superintensivo permite una optimización de costes respecto al tradicional con una elevada mecanización que rentabiliza el producto.
Una de las claves de la agricultura inteligente es la optima gestión de los recursos hídricos, “más allá de una buena infraestructura de regadío hay que saber que cada gota es necesaria y precisa en el momento de aportarla”.

Hay regiones de España donde falta concienciación a la hora de disponer de los recursos hídricos para riego porque al no tener un coste elevado no pesa en la cuenta de resultados de los productores mientras que en otras regiones como Murcia o Almería el agua es tan cara que se mira cada gota.

Uno de los grandes retos será encontrar sistemas de reutilización de agua y buscar nuevas fuentes de abastecimiento alternativas como las aguas regeneradas para lo que es necesario apostar por inversiones en el tratamiento e infraestructuturas de transporte desde las plantas depuradoras.

En resumen, si implementamos las técnicas características de la agricultura de precisión en nuestra finca, lograremos ahorrar en el consumo de agua, energía, fertilizantes y pesticidas, para aumentar la productividad y rendimiento de nuestro terreno, reduciendo el impacto medioambiental.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas