Aena, la primera empresa del mundo que rendirá cuentas climáticas

Aena, la primera empresa del mundo que rendirá cuentas climáticas

La presión del gerente de fondos de cobertura Chris Hohn, que tiene una participación importante en la empresa, va a convertir a Aena, la gestora de los aeropuertos españoles, en la primera compañía que rinde cuentas climáticas a sus accionistas en una reunión anual


Aena, la empresa pública española que gestiona los aeropuertos de interés general en España, da un paso más en su apuesta por la sostenibilidad. Si hace algo más de un año la compañía se adhería a la iniciativa NetZero2050, por la que adquería el compromiso de alcanzar la neutralidad climática en sus instalaciones para 2050, ahora se convertirá en la primera empresa del mundo que someterá al control de sus accionistas de manera anual sus planes de reducción de emisiones. Todo gracias a la presión del multimillonario británico Chris Hohn, que controla parte de Aena a través de un fondo de cobertura, y el apoyo del Ministerio de Transportes, Movilidad Sostenible y Agenda Urbana, que posee el 51% de los títulos de la compañía.

“Estoy muy convencido de la solidez del plan climático de Aena y su ambición. También estoy convencido de que es un plan manejable”, ha explicado Maurici Lucena, consejero delegado de la empresa pública, que asegura que “no habrá ningún compromiso entre la protección del clima y la rentabilidad general”. Sin embargo, este hito no habría sido posible, según ha adelantado el Financial Times, sin la presión de Hohn, que a través de su fondo TCI, ha estado en desacuerdo con el operador del aeropuerto durante un año sobre el hecho de que su respuesta al calentamiento global no fuera sometida a la decisión de los accionistas.

No ha sido hasta este jueves que Aena ha aceptado sus demandas, subrayando la feroz presión a la que están sometidas las empresas para responder a las preocupaciones de los inversores sobre el cambio climático. “Somos muy conscientes de la creciente importancia de este problema [cambio climático] en todas partes, pero particularmente en el sector del transporte aéreo“, ha asegurado Lucena.

Lo cierto es que cada vez más inversores institucionales tanto privados como públicos están pidiendo a las empresas respuestas concretas al cambio climático, impulsados en parte por el temor de que aquellas empresas que tarden en reaccionar puedan verse gravemente afectadas por la transición a una economía con menos emisiones de carbono. En los últimos años, los inversores han presentado resoluciones pidiendo a las empresas que establezcan planes para la transición a una economía con bajas emisiones de carbono, algo que Aena ya había elaborado como parte de su estrategia para alcanzar la neutralidad de carbono.

Pero para Hohn, un filántropo que en los últimos años ha centrado su atención en el calentamiento global, esto no era suficiente, por lo que presionó para garantizar que los inversores tuvieran la oportunidad de votar anualmente sobre cómo la empresa estaba respondiendo al cambio climático. “Este mecanismo de responsabilidad es esencial para garantizar que las empresas se tomen en serio el problema del clima y sean transparentes y responsables ante los accionistas de sus planes climáticos”, ha explicado el británico al Financial Times.

Energía de fuentes renovables

Según su nuevo plan, Aena, que supervisa aeropuertos de relevancia internacional de Madrid-Barajas, El Prat y Palma de Mallorca, generará toda su energía a partir de fuentes renovables de aquí a 2026 e irá creando sumideros de carbono para compensar otras formas de contaminación. Un plan muy ambicioso si se tiene en cuenta que la compañía se ha visto muy afectada por la pandemia y ha registrado una pérdida neta de 171 millones de euros en la primera mitad de 2020.

En cualquier caso, la resolución de Hohn ahora se someterá a votación en la reunión anual del grupo a finales de este mes, donde se espera que se apruebe gracias a la propiedad mayoritaria del Estado español, que se ha mostrado a favor de la decisión, y al respaldo de la dirección. Además, esta acción pionera ha sido también aconsejado por Institutional Shareholder Services, el mayor asesor de accionistas del mundo, que había pedido a los inversores que respaldaran la propuesta de Hohn, argumentando que “mejoraría la transparencia de Aena en sus acciones medioambientales” y que “no era demasiado onerosa para la empresa”.

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, también ha celebrado la decisión de Aena mediante un tuit en el que ha calificado esta estrategia de “gran paso adelante” que permitirá reforzar el llamado a una mayor “transparencia, compromiso y responsabilidad” de actores públicos en privados inherente a la lucha contra el cambio climático.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas