Una app ayudará a gestionar las viñas frente cambio climático

Una app ayudará a gestionar las viñas frente cambio climático

Un proyecto europeo ha desarrollado una aplicación para ayudar a las bodegas a gestionar mejor las viñas para hacer frente al cambio climático, permitiendo a los agricultores minimizar así los costes y los riesgos


El cambio climático, con un aumento de las temperaturas, incremento de lluvias fuertes y sequías extremas, repercute tanto en los niveles de producción como en la calidad de la uva y, por lo tanto, de los vinos y cavas. Teniendo en cuenta que la industria vinícola supone un 4,93% del PIB de España, estamos hablando de un problema que podría tener importantes consecuencias en la economía y la sociedad. Para intentar solventarlo, el proyecto europeo VIVA (2014-2020), en el que participa el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), ha desarrollado una aplicación para ayudar a las bodegas a gestionar mejor las viñas para hacer frente al cambio climático.

El proyecto, que está a punto de finalizar después de cuatro años de testeo con éxito del aplicativo, está coordinado por la empresa Meteosim, especializada en servicios meteorológicos y ambientales, y entre otros socios están la empresa Codorníu y el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), además de socios de Francia, Italia, Portugal y Reino Unido.

“El aumento de las temperaturas provoca que la uva madure muy rápido desde un punto de vista fisiológico y eso incrementa la cantidad de azúcares que contiene. Pero fenológicamente el fruto está todavía muy verde y le faltan gustos y aromas, que son, precisamente, los parámetros que definen un buen vino”, explica Joan Girona, investigador del IRTA que ha liderado este proyecto europeo. Según Girona, el aplicativo que han desarrollado “permite al agricultor tomar mejores decisiones” a la hora de gestionar las incertidumbres climáticas, y minimizar así los costes y los riesgos a través de la mejora del manejo de la producción.

En el programa, que funciona en ordenadores y dispositivos móviles, el agricultor introduce información de manera regular y puede prever, con las condiciones meteorológicas a medio plazo, cuáles serán las necesidades reales de la viña, para avanzarse y tomar mejores decisiones, como por ejemplo gestionar más eficientemente el riego, el clareo de uvas, podas selectivas en verano u organizar la cosecha para que esté a punto para un día en concreto.

El programa es capaz, entre otras cosas, de establecer qué cantidad de riego y de fertilizantes hacen falta con determinadas condiciones y de hacer una estimación de la producción que se obtendrá en función del momento en que se pode. Además, alerta al productor ante posibles acontecimientos que pueden comportar complicaciones.



Se adhiere a los criterios de transparencia de

Archivado en:
Otras noticias destacadas